Obligación de comunicar de las empresas éticas

“Hágalo Ud. bien y hágalo saber” es un principio de las relaciones públicas. Esta idea fue el título de HACERLO BIEN Y HACERLO SABER de FEDERICO REVILLA que estudiamos todos los que nos dedicamos a esto desde la universidad. Aunque fue escrito en 1992 (el año grande de España), sigue estando muy vigente. Él entendió las relaciones con los grupos de interés (los stakeholders que llamamos ahora para darle el toquecillo vanguardista) como parte de un todo en la empresa. Hay que hacer las cosas bien y hay que contarlo, no por autobombo, ni por reputación (que también) sino porque contarlo, en sí mismo es una muestra de generosidad y un ejemplo para los demás.

En 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Con metas específicas para cada uno de los 17 objetivos que deben alcanzarse en los próximos 15 años, hay uno concreto que nos toca muy de frente a los profesionales del marketing, la comunicación, las relaciones públicas, y debemos convencer a nuestros CEOs para que le den la importancia que tiene.

Me estoy refiriendo al Objetivo 17: Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible. Los ODS solo se pueden conseguir con asociaciones sólidas y cooperación. Es necesario establecer asociaciones inclusivas (a nivel mundial, regional, nacional y local) sobre principios y valores, así como sobre una visión y unos objetivos compartidos que se centren primero en las personas y el planeta.

Una propuesta alternativa de economía (y por la que nosotros tan orgullosamente nos gestionamos y guiamos en Art Marketing) es la Economía del Bien Común. Propuesto por Christian Felber en 2010, defiende un sistema económico alternativo fundado en la dignidad humana, la solidaridad, la cooperación, la responsabilidad ecológica, etc. En su Matriz del Bien Común para las empresas se habla mucho, muchísimo, de la transparencia, como el principio vertebral de cada una de los valores perseguidos. Transparencia y participación democrática con los proveedores, con los propietarios y bancos, con los trabajadores, con los clientes y otras empresas y, por supuesto, con el entorno social.

¿Y qué otra cosa es la transparencia sino comunicación?

Por eso no concibo que cualquier organización diga de sí misma que está haciendo RSC, o que está haciendo su Informe de información no financiera y que no integre en el proceso a un equipo de comunicación que esté comprometido, no solo con el hecho en sí, sino con la forma de contarlo para hacer que otras organizaciones se apunten. No hay mejor forma de contagiar que un buen ejemplo.

A lo largo de mi carrera me he encontrado con empresas que lo estaban haciendo francamente bien en algún aspecto de su gestión, pero ni se planteaban que fuera un logro, y mucho menos contarlo. No por recelo, sino por pudor. Porque pensaban que, como dice la biblia, “no dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha”. (San Mateo, capítulo 6, versículo 3) significaba que no se puede comunicar las buenas obras para que no parezca que se alardea o presume.

Sin embargo, como profesional del marketing y como individuo comprometido, mi planteamiento es otro. Por supuesto que las cosas que hace bien una empresa no se pueden restregar por la cara a nadie para luego exigir lealtad (o ventas), porque en esa “transacción” hay una búsqueda implícita de orgullo y sometimiento del otro. Pero en un mundo en el que las malas noticias son las únicas que se difunden, ¡qué bien haría contar lo positivo, y que los medios e influencers, de toda índole, se hicieran portavoces y “contaminadores” de buenas prácticas para inspirar a los demás!.

Cuando una organización lo hace bien en algún aspecto, debería contarlo y ser reconocida por eso. No se trata de que por tener una buena obra no haya compromiso de mejorar, ni que dejemos de empujar o denunciar lo que hacen mal. Pero tendríamos una sociedad mucho más saludable si aprendiéramos con los buenos ejemplos y no con las vergüenzas de los demás.

Por cierto, te recomiendo el libro.

Autora: Beatriz de Andrés, CEO y fundadora de Art Marketing y creadora del coworking WoMee

Consume para ser feliz

Algo más que comprar y vender

Las nuevas necesidades de los consumidores, los novedosos formatos de comercio, la acelerada construcción de centros comerciales, la evolución demográfica, la conservación y recuperación del patrimonio comercial, la gentrificación de los cascos históricos…, todo esto, y más, nos fuerza, como Campo de Energía de Cádiz de la Economía del Bien Común, a realizar un detallado estudio que visualice ante la sociedad esta cuestión y se convierta en una propuesta concreta que formule soluciones basadas siempre en los principios del bien común. Propuesta, solución y bien común, que podría extenderse perfectamente a otros territorios con problemas muy parecidos.

Los modernos formatos de comercio parecen, además de diferentes, destructores, pervertidores y la ruina para cualquier otra propuesta comercial conocida hasta la fecha. Y es que, si nuestro escaso peculio lo dejamos en cualquier macro comercio de capital ajeno a nuestro territorio o en el producto barato y refulgente que nos ofrece la venta on line, sin tener una producción económica que permita la entrada de dinero, llegará un día, más pronto que tarde, en que veamos nuestro bolsillo vacío. ¿Qué haremos entonces? Porque la cosa parece clara: para poder gastar hay que ganarlo antes, ¿verdad? ¿O vamos a poner toda nuestra confianza en los subsidios eternos y en la engañosa propuesta de una renta básica?

Libro entero en PDF (266 páginas).

José Álvarez Portillo

 

Propuestas por una sociedad justa post-Covid

La desigualdad existe. Es innegable y aumenta peligrosamente, en la actualidad, el sistema capitalista justifica la acumulación de riqueza en pocas manos con el argumento de que ésta irrigará en un futuro riqueza y bienestar al resto de la sociedad. La realidad, sin embargo, es otra bien diferente, está provocando pobreza, desconfianza, violencia social y guerras por el control de los recursos.

Por otro lado, la llegada de la crisis provocada por el Covid-19, está generando nuevas desigualdades (véase el caso de Elon Musk que ha incrementado su patrimonio en 70.000 millones de dólares), que requieren actuaciones excepcionales para evitar un colapso total , y de paso conseguir una sociedad más justa.

La desigualdad actual no se fundamenta en ninguna verdad empírica que la justifique, por el contrario, se observa que el crecimiento de la desigualdad en el pasado reciente están provocando recesión y crisis, ¿qué justificación tiene que en una grave situación económica como la actual, unos pocos mil-millonarios(1) estén incrementado exponencialmente su riqueza?. Si se es racional en el juicio, ninguna. La realidad no engaña, 2.100 personas en todo el mundo acaparan el 12% de su riqueza; un especulador financiero -que no aporta valor alguno a la sociedad- gana cientos, cuando no miles, de millones; tu lugar de nacimiento condiciona lo que puedas alcanzar en tu vida a nivel educativo, social, económico,…, eso sí que es una verdad empírica, y no admite dudas.

Una sociedad fuerte, cohesionada y con un proyecto común, necesita creer en lo que hace, ver un mínimo de justicia social donde la desigualdad-justa sea asumible por todos, para ello tenemos suficientes hechos que demuestran que la sola actuación del “Mercado” no es suficiente, y se necesita un efecto corrector de dichas ineficiencias, mediante la aplicación de políticas de todo tipo, entre ellas las fiscales, que corrijan la irresponsable e injusta deriva actual. Ya los clásicos, como Adam Smith, advertían contra la tendencia natural del mercado a concentrarse en monopolios y oligopolios, que lo único que pretenden es extraer rentas y riqueza para unos pocos.

Las siguientes medidas tienen como objetivo principal, pero no único, abrir un debate para conseguir una sociedad más justa, que evite que las desigualdades sigan avanzando, para ello sirva de referencia lo que algunos autores entienden como “sociedad justa”: Una sociedad justa es la que permite a todos sus miembros acceder a los bienes fundamentales de la manera más amplia posible. Entre estos bienes fundamentales se encuentra la educación, la salud, el derecho al voto y, en general, la participación plena de todos en las diversas formas de vida social, cultural, económica, cívica y política. La sociedad justa organiza las relaciones socioeconómicas, las relaciones de propiedad y la distribución de la renta y la riqueza, con una meta, que los miembros menos favorecidos puedan disfrutar de las mejores condiciones de vida posible. Una sociedad justa no implica uniformidad ni igualdad absoluta.(2)

La crisis que ya está provocando la pandemia del Covid-19, requiere ahora soluciones inmediatas y adecuadas que eviten mayores problemas en el futuro, fundamentadas en valores sociales y éticos compartidos, aunque posiblemente con formas diferentes de acometerlas, las siguientes medidas (deberían ser parte de la solución que necesitamos), que se apoyan en propuestas de tipo general realizadas desde diferentes organizaciones y personas, y adaptadas a la situación actual, ponen el foco en medidas fiscales que permitan unos recursos extra para combatir la crisis, pero con una alta progresividad que afecte de forma importante a un mínimo de la sociedad, para que, esta vez sí, sus efectos no recaigan sobre las partes más débiles como sucedió en la última crisis de 2008.

La propuesta, entendemos, proveerá los recursos suficientes para atender las necesidades descritas, y por otro lado afectará a un mínimo de la población, según Gestha (3) en 2017 a no más del 0,7% de una forma importante. Anexamos el gráfico-1 para mostrar la realidad de quienes detentan la riqueza en España, y que servirá de base a la propuesta.

La primera medida es un impuesto de Sucesiones-Donaciones altamente progresivo, que contempla para su cálculo todo tipo de riqueza: inmobiliaria, mobiliaria, capital, activos financieros, …, deduciendo las deudas de cada activo; arrancaría con un 5% para la mayoría de los contribuyentes y subiría por tramos progresivamente hasta el 90%, socialmente no tiene ningún sentido acaparar la mayoría de la riqueza por una parte ínfima de la sociedad. A continuación mostramos la Tabla-1 con todos los tramos y una simulación de diferentes casos del impuesto.

La segunda medida es un impuesto anual sobre la riqueza altamente progresivo (con el mismo criterio que el anterior para calcular las bases), donde estarían exentos los patrimonios menores de 100.000 €, y los tramos hasta 300.000 € estarían mínimamente gravados, por lo que su repercusión afectaría solamente a los patrimonios más altos. Tabla-2

Las medidas anteriores hacen recaer el esfuerzo fiscal sobre los que más riqueza, para uso privado, han generado en periodos anteriores, ya que entendemos que son los beneficiarios de la desigualdad generada por el sistema económico, y que sin el adecuado contrapeso por parte de los poderes públicos (les) ha permitido dicha acumulación.

Con la misma filosofía proponemos una nueva fiscalidad progresiva sobre la renta (Tabla-3), repercutiendo la mayoría del esfuerzo sobre los ingresos más altos, contemplando todo tipo de ingresos: trabajo, financiero, capital, etc. (El % denominado “Media total”, es la media del impuesto en el tramo máximo propuesto)

A continuación mostramos la Tabla-4 con una comparativa de la fiscalidad sobre el IRPF aprobada para el año 2021, donde se ha calculado el impuesto sobre ingresos brutos, mediante una calculadora del periódico 5 Días para el año 2020 y adaptando únicamente el impuesto para las rentas mayores de 300.000€ que cambian en el año 2021. (Cálculos realizados para CyL, declarante soltero sin hijos)

Como puede observarse los valores son prácticamente iguales en los tramos bajos, tienen una ligera subida hasta los 100.000€ y donde realmente tiene una subida significativa es en los tramos altos. El objetivo es doble, por un lado ayudar en la recaudación fiscal, lo cual permitirá avanzar en un Estado del Bienestar con dotaciones adecuadas en los aspectos sociales (Dependencia, Sanidad, Educación,…), los cuales son los que verdaderamente vertebran las sociedades, y por otro lado hacer poco atractivo las desigualdades salariales por encima de 100 veces el salario medio, y con ello se frenen las desigualdades actuales, las cuales no se sustentan en ninguna verdad empírica.

Esta misma reflexión se hace extensiva a los dos primeros impuestos, Sucesiones-Donaciones y Patrimonio, que también afectan de forma importante a una parte mínima de la sociedad, según Gestha alrededor de un 0,7%, permitiendo un estado social con dotaciones suficientes para cubrir sus obligaciones, y por otro lado servir como contrapeso a la gran desigualdad que el mercado sin freno alguno provoca.

Estas medidas se encuadran en un plan completo de fiscalidad altamente progresiva, que permitirán una sociedad fuerte, con sus desigualdades justas, y donde la mayoría se sienta integrada dentro de un proyecto común. La situación de colapso económico que vivimos ahora, la mayor de la historia en los últimos cincuenta años, nos obliga a dar prioridades, y una de ellas es dar respuesta a la mayoría de las personas para cubrir sus necesidades de Dependencia, Sanidad, Educación…, y de ese modo acometer el futuro con esperanza.

Sirva como reflexión final que propuestas similares a las anteriores (sobre todo en los tramos más altos), se implementaron en los países de nuestro entorno cultural y económico tras la segunda guerra mundial, ¿qué sucedió?, ¿se hundió la economía?, la repuesta es clara y contundente: ¡La economía y la sociedad disfrutaron de los años de mayor desarrollo que se conocen en la historia de la humanidad!.

Apéndice:

  1. ¿Esta sera un acción única?. No existe una única propuesta que responda adecuadamente para todo lugar y tiempo. Hay que unir coherentemente la política presupuestaria (en que gastamos), con la tributaría (reparto solidario de las cargas) y la monetaria (flujo de financiación de los desfases entre ingresos y gastos). En paralelo se irán desarrollando propuestas sobre: Paraísos fiscales. Vigilancia en la malversación de recursos públicos. Fiscalidad diferenciada para las empresas , evaluada a través de herramientas como el Balance del Bien Común. Impuestos/tasas medioambientales. Vigilancia en el uso de los impuestos por las distintas administraciones públicas. Có-gobernanza en las empresas a partir de un tamaño. Tasas Tobin y Google. Desmontar los monopolios-oligopolios o como mínimo ponerles limitaciones. Importancia de lo público en la gestión de los medios esenciales (salud, educación, recursos naturales, agua, energía,…).

  2. ¿Cuánto aportara la propuesta a las arcas del estado?. No nos ha resultado fácil dar respuesta a esta pregunta, por la dificultad de acceder a datos fiables y consolidados, para el IRPF hemos usado los datos estadísticos facilitados por la Agencia Tributaria para el IRPF-2019 (86.983 millones €) y se ha ponderado para el peso recaudatorio de los deciles 9-10 son una subida propuesta del 27% y del decil 8 con una subida propuesta del 15%, el valor resultante se sitúa cercano a los 13.000 millones de euros de recaudación extra por el nuevo IRPF propuesto. Manteniendo similar la presión recaudatoria sobre los restantes deciles (rentas bajas y medias).

    Sobre el Impuesto a la riqueza, según los datos de 2018 de la Agencia Tributaria, la base imponible de los patrimonios mayores de 300.000 euros, fue: 378.231 millones de euros, que a un tipo medio propuesto (y balanceado según peso) para dichos patrimonios, de un 6%, implica una recaudación de 22.700 millones de euros, como lo recaudado en dicho periodo fueron 1.121 millones de euros, esto supondría un ingreso extra para las arcas del estado de más de 21.000 millones de euros, afectando de forma irrelevante a los patrimonios menores de trescientos mil euros.

    Referente al impuesto de Sucesiones-Donaciones, el cual es la mejor herramienta para erradicar la desigualdad hereditaria, nos es imposible realizar un estudio con un mínimo de rigor, dado que está descentralizado en las comunidades autónomas su gestión, y haber innumerables exenciones diferentes de una comunidad a otra. El importe recaudado que ronda sobre los 2.500 millones de euros los últimos ejercicios, lo que si está claro que es un importe puramente testimonial, y con la propuesta que realizamos podemos indicar que aparte de redistribuir la riqueza, el cual es su principal objetivo, sus posibilidades recaudatorias se multiplicarían como mínimo por diez veces la cantidad actual, también como en los casos anteriores recayendo sobre los tramos de mayor riqueza heredara, afectando de forma importante a no más de un 1% de la población.

  3. ¿Se va a colaborar con otras organizaciones?. Esto es un objetivo fundamental para llegar de lleno a la sociedad, cada organización EBC a nivel local desarrollará las fórmulas de como realizarlo, colaborando con plataformas/organizaciones como: Manifiesto2020, Reas, ATTAC, Plataforma por un fiscalidad justa, etc.

  4. ¿Es una propuesta partidista?. NO, es una iniciativa que emana de la sociedad civil, con propuestas de equidad y justicia social, ahora tan necesarias para salir de la crisis post-covid; los partidos políticos se posicionaran a posteriori, apoyándola o no.

  5. ¿Es solamente una propuesta económica?. No necesariamente, aunque realice grandes cambios en la fiscalidad, su objetivo final es un cambio social que permita, entre otros asuntos, revertir la desigualdad, verdadero freno al desarrollo.

  6. ¿Es asumible por la sociedad española?. Por supuesto que si, partamos de una realidad como es la fiscalidad que actualmente tenemos con la zona euro, seis puntos menor, y si es con respecto a nuestros vecinos franceses es mucho mayor, sobre once puntos; pero fundamentalmente por que estos cambios fiscales afectarán de forma importante al 1% de los que más tienen, de forma ligera al siguiente 9%, y de forma práctica no afectarán al 90% restante.

  7. ¿Es una propuesta realista?. Desde luego que si, solo hace falta voluntad política en este sentido por parte de los legisladores españoles, ya que la UE que suele ser el vigilante en temas fiscales en este caso poco podrá oponerse, es una propuesta de convergencia global de la masa total recaudada acorde con otros países de nuestro entorno europeo, pero balanceando de forma clara la carga fiscal hacia los que más tienen, sobre ese aspecto no hay legislación europea que vaya en contra.

  8. ¿Hay una visión concreta de como se generan las desigualdades?. En el fondo de nuestro debate está el tema de las desigualdades y en ver cual sería la forma más aceptable, desde la perspectiva de la EBC, para que estas disminuyeran y nos orientáramos así hacia el Bien Común. Por tanto de forma esquemática demos una mirada a los mecanismos que generan dichas desigualdades:

    1. Distribución de la renta a nivel de producción y servicios, dentro de las empresas de todo tipo.

    2. Re-distribución de la renta a nivel parlamentario y gubernamental: Servicios sociales, Sistema fiscal, etc.

    3. Re-distribución de la renta a nivel internacional: Unión Europea, Tratados internacionales, OMC, etc.

  1. Resumen de propuestas generales de la EBC:

    1. Decálogo de “Una España enfocada en el Bien Común”, donde se realizan propuestas sobre: Transparencia y Participación. Lucha contra el fraude fiscal y los paraísos fiscales. Etc.

    2. Documento idea y 20 puntos por una Economía del Bien Común. Donde se ve el posicionamiento de la EBC sobre los impuestos directos (punto 8), la co-gobernanza empresarial, etc.

    3. Fiscalidad diferencia a las empresas según el cumplimiento del Balance del Bien Común.

Juan Manuel Martín Martín
Economía del Bien Común (EBC), Grupo local Valladolid – Plataforma “Manifiesto2020, por una sociedad justa”

 

 

Apoyos y/o colaboraciones:

Fernando Moreno Bernal – Grupo local EBC Cádiz , Presidente Territorial EBC Andalucía
José Luis Sánchez – Alcalde de Miranda de Azán (primer municipio de la Economía del Bien Común) – Activista de la EBC
Luis Avilés – Grupo local EBC Madrid – Vocal de organización EBC
Alberto Llucian – Economía del Bien Común Valencia
Javier Alcaide – Grupo local EBC Málaga
José Luis Meri – Economía del Bien Común Valencia
Debla Orihuela – Grupo local EBC Murcia – Presidenta de la AFEF-EBC
Josep María Carbo – L’Economia del Bé Comú Girona
Andrés Moya – Grupo Local EBC Madrid – Nodo Comunicación EBC
Francisco Álvarez Molina – La bolsa y la vida – Embajador de la Economía del Bien Común

Bibliografía y referencias:

(1) https://juantorreslopez.com/el-problema-no-es-que-sean-ricos-sino-riquisimos-ineficientes-y-a-costa-de-los-demas/
(2) Capitalismo e Ideología “Tomas Piketty”
(3) Gestha = Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda
Economía del Bien Común “Christian Felber”
Capitalismo Progresista “Joseph E.Stiglitz”
Postcapitalismo, hacia un nuevo futuro “Paul Mason”
La tiranía del mérito “Michael J. Sandel”
La economía desenmascarada “Manfred Max-Neef”
La sociedad postcapitalista “Peter F. Drucker”
Es estado emprendedor “Mariana Mazzucato”

XIV JORNADAS ANDALUZAS DE ENSEÑANZA DE ECONOMÍA

Los días 12 y 13 de febrero de 2021 a través del Aula Virtual de Formación del Profesorado de la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía y dirigidas al profesorado de enseñanza secundaria se celebran las Jornadas Andaluzas de enseñanza de Economía.

Las sociedades contemporáneas están experimentando fuertes transformaciones. El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación, la robotización y el papel de las empresas globales han afectado a aspectos como la producción, el empleo, el medio ambiente o la distribución de la renta y la riqueza en todo el planeta. Este nuevo marco ha requerido que las empresas revisen sus modalidades de organización. Además, el sector público también tiene que evaluar la viabilidad de las políticas económicas tradicionales para gestionar entornos tan extremadamente dinámicos.

Como consecuencia, las instituciones empresariales y gubernamentales, así como el resto de las organizaciones sociales, vienen configurando nuevas estrategias de actuación y diseñando modalidades de organización e instrumentos de intervención también novedosos. Aspiran así a lograr sus objetivos gestionando este nuevo contexto. Su agenda incluye temas tan relevantes como el desarrollo sostenible, la necesidad de adaptar las políticas públicas para que sean eficientes y eficaces en esta nueva economía o el diseño de estructuras organizativas que permitan que el capital humano desarrolle todo su potencial en este contexto.

La primera parte de estas Jornadas contribuirá a que el profesorado de Economía disponga de visiones científicas actualizadas sobre los análisis que los expertos en estos ámbitos realizan en el mundo académico.

La segunda se dedicará a la Didáctica de la Economía. Este año se centra en dos aspectos principales: los recursos y las metodologías propuestos desde el enfoque de la pedagogía crítica para impulsar la educación para el desarrollo, y las herramientas para gestionar la procrastinación durante los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Como en las ediciones anteriores, a la conclusión de las Jornadas tendrá lugar la celebración del XVI Encuentro Anual de Docentes de Economía en Secundaria con el fin de fomentar el desarrollo profesional y didáctico del colectivo

Se trata de una actividad homologada por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía para los docentes de todas las provincias andaluzas. Dadas las circunstancias extraordinarias, se realizarán a través del Aula Virtual de Formación del Profesorado de la Consejería de Educación y Deportes, a la que se accede con el nombre y clave de usuario de la aplicación Séneca. La inscripción puede realizarse también a través de Séneca o de la web del CEP (Código 212922GE067) .

El profesorado de la enseñanza privada o de comunidades autónomas diferentes de la andaluza sin acceso al sistema Séneca podrá formalizar su inscripción enviando apellidos, nombre, DNI y centro de destino o situación laboral a través del apartado «Contacto» de esta misma web. Recibirán confirmación de su participación mediante correo electrónico.

http://www.aades.es/xiv-jornadas-andaluzas-de-ensenanza-de-la-economia-en-secundaria/3459

Wall Street se desploma

Imaginemos la situación siguiente:

1.- Juan es propietario de 1.000 acciones de la empresa X cuya cotización está rondando los 100 euros estos últimos tiempos
2.- Luis, que trabaja para un fondo de inversión, le dice a Juan: “Te propongo que me prestes tus acciones, que te devolveré dentro de tres meses, y te pagaré un 5% por acción, tomando como referencia la cotización de 100 euros, es decir (1000 x 100 x 5) / 100 = 5.000 euros.
3.- A Juan no le parece mal, podrá recuperar sus acciones tres meses después teniendo una rentabilidad asegurada muy atractiva a corto plazo.
4.- Luis pone en venta rápidamente las 1.000 acciones a 90 euros y espera pacientemente.
5.- Aparecen noticias en las que se dicen que la empresa X empieza a tener problemas porque no ha sabido actualizar su estrategia  comercial
6.- Poco a poco van llegando órdenes de venta cuyo precio es cada vez más bajo.
7.- Luis vende así las acciones a 90 euros… 1000 x 90 = 90.000 euros.
8.- Las ordenes de venta siguen llegando hasta alcanzar una cotización de 50 euros tres meses después.
9.- Luis compra 1.000 acciones a 50 euros (1000 x 50 = 50.000 euros) y devuelve las acciones a Juan pagándole lo pactado, es decir 5.000 euros.
10.- Resumen de la operación:

  • Luis vendió las acciones por un valor de 90.000 euros
  • Luis recompró las acciones por un valor de 50.000 euros
  • Luis pagó a Juan 5.000 euros
  • Luis ganó en tres meses 35.000 euros (90.000 – (50.000 +5.000)) sin haber sido propietario de las acciones

Imaginemos que este tipo de operación la realizan varios fondos de inversión con préstamos de acciones de la empresa X, y que llegan al mercado bursátil centenas y centenas de órdenes de venta de acciones con precios cada vez más bajos… ¿Qué ocurriría? … Creo que está claro, el precio de la acción se derrumbaría y dichos fondos ganarían muchísimo dinero, sabiendo que los periodos de préstamo de acciones pueden ser variables, y que tanto los precios iniciales a los que los fondos vendieron las acciones, como los precios a los que las recompraron, son variables. Cuanto más alto vendieron y más barato recompraron… más beneficios.

Pues dejemos de imaginar porque este tipo de operativa existe en los mercados financieros y reciben el nombre de operaciones “a corto”, sabiendo que a los fondos que las practican se les denomina “fondos bajistas”. En principio los organismos supervisores de las bolsas (en España la CNMV) no están muy de acuerdo con este tipo de operaciones, pero, al parecer, se siguen haciendo… vaya usted a saber por qué… y es lo que ha ocurrido en Wall Street estos últimos tiempos, siendo portada de todos los medios de comunicación mundiales. Dicho esto, las portadas de los medios no han sido exactamente para denunciar este tipo de práctica bajista de los fondos, no, las portadas han sido debidas al hecho de que, con la empresa Gamestop, a los fondos de inversión “bajistas” les ha salido el “tiro por la culata” … y eso “no está bien” …

En efecto, debido a las prácticas descritas con el ejemplo de Luis y Juan, el precio de la empresa Gamestop bajó de 55 dólares a 2,57 dólares en varios años, pero los fondos bajistas no contaban con la reacción de millones de pequeños inversores que, reagrupados en una red social conocida como Reddit, y utilizando conjuntamente una aplicación que se llama “Robinhood”, empezaron a pasar ordenes de compra a mansalva, lo que ha hecho que el precio de la acción de Gamestop haya subido hasta los 300 dólares.

Si el mecanismo descrito al inicio de estas líneas se ha comprendido es también fácil comprender que, si la apuesta a la baja del precio de las acciones, que es lo que empujan los “fondos bajistas” porque les genera pingües beneficios , no da resultado, y que lo que ocurre es que el precio de la acción sube… los fondos de inversión pierden grandes cantidades de dinero… y eso es exactamente lo que ha ocurrido en Wall Street con Gamestop.

L@s que hayáis podido seguir este tema en los medios de comunicación ya lo sabéis, pero informo a l@s que no lo hayáis seguido que lo que “se respira” en general en los medios es una crítica a “RobinHood” y a “Reddit” ¿Cómo se puede poner Wall Street “patas arriba”? ¿Nos damos cuenta del impacto negativo que este fenómeno tiene para el sector financiero, las bolsas y las empresas?… espero que se entienda la ironía de estas dos últimas interrogaciones…

Vivir para ver. Según lo difundido por los medios de comunicación la culpa de lo ocurrido no la tienen aquellos que utilizan mecanismos de tahúres para hincharse de ganar dinero, la culpa la tienen aquellos que reaccionan contra los tahúres… y así va el mundo. El hecho es que, ante esta reacción de los inversores minoristas que utilizan la aplicación “Robinhood”, y las consecuentes pérdidas multimillonarias de los “fondos bajistas”, los intermediarios financieros autorizados a pasar órdenes de compraventa en la Bolsa de Nueva York (llamados “brokers”) se pusieron de acuerdo para no tramitar las órdenes de compra de acciones enviadas desde “Robinhood” … Los mismo “brokers” no han impedido a los “fondos bajistas” haber intentado ganar mucho dinero con sus órdenes de venta a la baja… Pues eso…

Me parece oportuno también hacer saber, para l@s que no lo sepan, que las bolsas mundiales pertenecen a los grandes fondos de inversión. En particular la Bolsa española ha sido comprada últimamente por SIX, un fondo de inversión sueco. En función de esta realidad ¿Es posible llegar a la conclusión que los fondos de inversión, sean “bajistas” o no, dominan las bolsas, y todo lo que pueda molestar sus negocios debe ser prohibido, como lo ocurrido en Wall Street con los inversores minoristas?  Lo que a algun@s puede sorprender es la reacción de una gran mayoría de medios de comunicación, pero ¿A quienes pertenecen dichos medios?… Dejo la pregunta en el aire.

Dicho todo lo anterior no deseo que mis propósitos se interpreten como una defensa férrea de lo que han hecho los inversores minoristas con la aplicación “Robinhood” utilizando la red social “Reddit”, dado que pueden existir intereses ocultos que desconozco pero, lo que queda claro es que las bolsas se han convertido en casinos con ruletas trucadas, que los propietarios del casino no admiten que hayan jugadores que, utilizando las reglas del juego, les hagan perder dinero … y que, si los propietarios de los casinos no ganasen dinero… no existirían los casinos.

Todo esto me hace pensar en lo que está ocurriendo con las vacunas del Covid. En la dualidad “salvar vidas-ganar dinero” los ganadores son los que se están hinchando de ganar dinero vendiendo las vacunas al mejor postor. ¿Qué hacen los gobiernos para que una vez por todas las vacunas se conviertan en patrimonio de la humanidad? NADA… como los supervisores de los mercados financieros ante operaciones exclusivamente especulativas que no aportan nada, ni a las empresas y aún menos a la sociedad.

Buenas noches, buena suerte, Salud y Bien Común

Paco Álvarez

La Bolsa y la Vida

LOGICA: OTRO RUINOSO MAMOTRETO PARA INTENTAR RELANZAR EL FRACASADO PROYECTO DE LAS ALETAS

 

Una vez más, la Junta de Andalucía, se obstina en intentar convertir un apreciado y valioso Parque Natural, el de la Bahía de Cádiz, en otro Polígono Industrial ¡cómo si en la Bahía de Cádiz, lamentablemente, no contara con cementerios industriales abandonados que albergan estériles e infructuosos proyectos!

Dos sentencias condenatorias del Tribunal Supremo hicieron inviable el proyecto del macropolígono industrial en Las Aletas (Puerto Real), al invadir dominio público marítimo terrestre con actividades incompatibles. Esta fracasada y desafortunada intentona, ha conducido a “reinventar” el frustrado Proyecto, respetando esta vez el suelo protegido y ampliándolo con terrenos portuarios, polígonos industriales (Trocadero) y Zona Franca de Cádiz.

¿Tiene alguna lógica redundante el proyecto llamado Lógica? Ninguna, sólo el inexplicable empecinamiento en un modelo industrial periclitado y que no ha logrado sacar al tejido industrial de la Bahía de Cádiz del estancamiento y el desempleo.

Arrastramos tres proyectos de reindustrialización para la Bahía de Cádiz totalmente fracasados (la “Red Logística” camina en la misma línea):

  • Plan Reindus; promovido por el Ministerio de Industria (2008-2012). Más de 70 millones de euros de inversión, que fueron a parar a empresas que no existen o que no invirtieron en la Bahía de Cádiz.

  • Plan Bahía Competitiva, promovido por la Junta de Andalucía (2008), con un abanico de empresas fallidas o fraudulentas: Cádiz Solar, Visteon, Plasticur, Redelsur en Delphi…

  • Proyecto Bahía de Cádiz, promovido por la Diputación Provincial (2014), para la “identificación de oportunidades de ámbito tecnológico y de innovación para la reindustrialización de la Bahía”. 1,5 millones de los fondos FEDER y 400.000 euros de la Diputación para que Tecnalia, la EOI, Tecnotur y la Fueca no hayan sido capaces de vislumbrar esas “oportunidades” de desarrollo tecnológico. En cambio, la sociedad civil y sindical de Cádiz, apoyados por tres partidos políticos gaditanos y con la ayuda de más de 100 profesionales de la Comarca, si fueron capaces de elaborar un gratuito estudio, donde se ofrecían 123 Propuestas de creación de Empleo para la Bahía. A los que la Diputación, Junta de Andalucía y Gobierno Central, hicieron caso omiso.

En los proyectos que hemos podido analizar, presentados bajo el cobijo financiero del Plan Next Generation EU, hay también continuismo en muchas de las alternativas denunciadas, basadas más en gasto que en inversión productiva y sostenible.

LOGICA se dirige en la misma dirección. Es el reconocimiento implícito al propio fracaso de una entidad, el Consorcio Las Aletas, ahora en vías de disolución, que sin rendir cuentas ante nadie, sin rectificar lo que supuso un erróneo punto de partida, insiste una vez más en ofrecer una respuesta arcaica, ineficaz, caduca e inadecuada para abordar el cada día más urgente e inaplazable desafío: desarrollar una alternativa a este singular espacio y aprovechable recurso endógeno, basada en la sostenibilidad ambiental, social y económica, capaz de ofrecer un futuro diferente a las poblaciones que lo habitan, hoy sumidas en la precariedad, la desigualdad el desempleo y la pobreza.

Revestidas de ostentosas denominaciones, como laboratorio de inversión, parque tecnológico, plataforma logística…se insiste en unas propuestas estériles disfrazadas de competitividad, crecimiento y tecnología. Es clamorosa la falta de ambición, acierto y compromiso de todas las administraciones para cambiar la realidad socioeconómica de la Bahía de Cádiz. Es más de lo mismo, representará otra oportunidad perdida.

LOGICA, plantea insistir en los mismos y evidentes errores y fracasos de nuestra historia industrial reciente, vender, como innovación, una mera coordinación entre diferentes instituciones e instrumentos de gestión de las administraciones estatales y autonómicas: Ministerio de Hacienda, Junta de Andalucía, Autoridad Portuaria, Agencia Idea, Zona Franca, Red Logística de Andalucía…

El aprovechamiento de nuestros recursos endógenos y naturales, como son la recuperación de salinas artesanales, acuicultura extensiva de esteros, marisqueo social sostenible, pesca artesanal sostenible, cría de bivalvos, turismo de naturaleza, parque temático, investigación del patrimonio histórico y vitalización del patrimonio cultural, todas ellas compatibles con la protección como Dominio Público Marítimo Terrestre, quedan ignoradas. Y el compromiso del anterior Consorcio Las Aletas de “estudiar las medidas de protección ambiental más adecuadas para las marismas del rio San Pedro, incluyendo la posible ampliación del Parque Natural de la Bahía de Cádiz”, ni se menciona. Asimismo, el proyecto LOGICA mantiene expulsada a la sociedad civil de su diseño, participación, gestión y control.

La futura plataforma LOGICA, representa una iniciativa inútil, despilfarradora y que legará secuelas gravosas para nuestra Bahía. Se volverá a dilapidar dinero público bajo los intereses del modelo productivo neoliberal, al servicio del negocio y del lucro de sus agentes promotores, prolongando durante más años este sistema económico injusto, extractor de rentas y recursos y generador de desigualdad, precariedad, pobreza y deterioro medioambiental. Los gobiernos central y autonómico tienen el poder, pero no la razón. La sociedad civil puede y debe hacer que la parálisis y el estancamiento cambien.

Daniel López, Pedro Castilla y Juan Manuel Barrios

Colectivo LARS (Las Aletas Real y Sostenible)

21 de diciembre de 2020

Bien Común frente al Gran Reinicio del Foro Económico Mundial

El pasado 3 de junio de 2020 Klaus Schwab, Fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, presentó el lemai de la próxima conferencia a celebrar en enero de 2021. En su artículo, “Ahora es el momento de un gran reinicio”ii, parte del reconocimiento de la triple crisis sanitaria, económica/medioambiental y social que genera ansiedad y miedo generalizado en el mundo entero. Para enfrentarla, dice, es necesario cooperación y solidaridad internacional para conseguir el objetivo de “un gran reinicio del capitalismo” sobre la base de una profunda renovación económica y social basada sobre la educación, contratos sociales, condiciones laborales y un nuevo capitalismo verde “de las partes interesadas”, conseguido a través de la colaboración público/privada. La agenda de este gran reinicio tiene tres componentes esenciales:

1.-) Orientar los mercados a mejorar la distribución social mediante la coordinación fiscal y tributaria, nuevos acuerdos comerciales y la creación de las condiciones para la “economía de las partes interesadas”. La famosa Responsabilidad Social Corporativa.

2.-) Inversiones orientadas a objetivos comunes de igualdad y sostenibilidad. Utilizar los Fondos Públicos para promover infraestructura urbana verde e incentivar a las empresas a la utilización de “métricas medioambientales, sociales y de gobernanza”.

3.-) Aprovechar la Cuarta Revolución Industrial “en pos del bien público” para hacer frente a desafíos sanitarios, sociales y medioambientales.

Concluye con la oportunidad que representa la pandemia del covid19 para reimaginar y reiniciar nuestro mundo forjando un futuro más sano, más equitativo y más próspero.

Vivimos en un mundo fracturado y desacopladoiii. El momento histórico de la bifurcación en medio del caos, donde emergen nuevas interrelaciones como la reciente Asociación Económica Integral Regional (RECP)iv firmada el pasado 15 de noviembre por 15 países liderada por China. Con sectores económicos entero en quiebra técnicav. Donde el liderazgo de países occidentales ha desaparecido, visualizado en el fracaso del último G20 y el abandono de Trump de la conferencia para ir a jugar al golfvi. Donde las consecuencias del deterioro medioambiental avanzan sin controlvii, marcando la contradicción principal de nuestro tiempoviii, a la que cualquier alternativa de futuro tiene que enfrentar y responder. Donde se requiere de la nueva utopíaix que aglutine la fuerza social necesaria para el nuevo horizonte de la Humanidad, compatible con los límites físicos del planeta y la justicia social.

En este momento crítico las tensiones entre las élites globalistasx, cuyo portavoz público es el propio Foro Económico Mundial (FEM) y las élites continentalistas, cuyo máximo exponente es Donald Trump que seguirá siendo presidente de EE UU hasta el próximo 20 de enero, se acrecientanxi. Además, el Gran Reinicio propuesto implica la remodelación del poder entre transnacionales, sectores económicos y zonas geográficas, por lo que la tensión intra-oligárquica es máxima, y puede abocar a decisiones temerarias de consecuencias incalculables, como la que estuvo a punto de tomar Trump de atacar abiertamente a Iránxii o la que se tomó de asesinar al científico nuclear iraníxiii. El futuro de la Humanidad está en juego, y pende de un hilo.

Es en este contexto en el que hay que analizar este nuevo intento de transformar este capitalismo agonizante, para poder seguir con la reproducción ampliada de capital, mientras avanzamos hacia el abismoxiv. Este lema de reiniciar el capitalismo suena muy parecido al de Sarkozy en 2009 de “refundar el capitalismo”, mientras se extendía las consecuencias de la gran crisis financiera de 2008, habiendo llegado a 2020 sin haber cambiado nada. Nos prometieron acabar con los paraísos fiscales y establecer el impuesto a las transacciones financieras (ITF) demandas que ATTAC había mundializado, y diez años después aún lo esperamos. El propio Klaus Schwabxv reconoce que su mayor preocupación es el riesgo de estallido de una crisis social, el mismo de Sarkozy hace diez años.

En toda innovación social se transitan cuatro fases: primero la propuesta es ignorada; segundo la propuesta es ridiculizada por utópica e irrealizable; tercero se asume en parte intentando administrarla para neutralizar sus aspectos más disruptivos e inasumibles por el viejo régimen en declive (que es la fase donde nos encontramos con respecto a la EBC, igual que hace diez años con las reivindicaciones de ATTAC) y, por fin, cuarta se asume su perentoria necesidad y se instalan. Cada fase señala un estado distinto de correlación de fuerzas entre clases sociales.

La Asociación para el fomento de la Economía del Bien Común ha cumplido diez años desarrollando la herramienta y metodología para orientar los mercados a mejorar la distribución social y la creación de las condiciones para la “economía de las partes interesadas”, significando un paso de mayor compromiso y eficacia en el desarrollo de la Responsabilidad Social Corporativa. La Matriz del Bien Común de la empresa es la herramienta más completa para implantar en su seno la utilización de “métricas medioambientales, sociales y de gobernanza”. Así mismo, la herramienta de la Ciudad del Bien Común, desarrollada por un equipo multidisciplinar del grupo local de EBC Cádiz coordinado por el arquitecto Fernando Visedo Manzanares, es la metodología que implanta la métrica necesaria, utilizando técnicas de Big Data, no solo para la infraestructura urbana verde sino para el conjunto de los objetivos del desarrollo sostenible 2030. Que se debata el tema en el Foro Económico Mundial nos debe alegrar y estimular para seguir trabajando, porque nos demuestra lo correcto y bien encaminado de nuestros esfuerzos, sin que nos creamos que ya está conseguido. Debemos vigilar la coherencia de los actos, sin dejarlas en meras declaraciones bien intencionadas, y la exigencia de la transformación hasta el final. La Comisión Europea al aprobar los estándares GRI dejó fuera la Matriz del Bien Común, y Klaus Schwab habla sólo de “infraestructuras urbanas verdes” dirigidas claramente a la economía circular. El pleno desarrollo de la Economía del Bien Común es incompatible con la economía especulativa, el crecimiento infinito y la falta de democracia, inherentes hasta ahora al poder corporativo de las transnacionales.

Procesos cíclicos. El tiempo en la ciencia de la Vida.

La dimensión temporal une lo estructural con lo organizacional. Las estructuras y organizaciones económicas, sociales y políticas corresponden siempre a un determinado corte temporal dentro de la historia evolutiva de la Humanidad. La complejidad de la vida y la sociedad humana es su complejidad organizacional. Se superponen y luchan dos tiempos diferentes con sentido contrario. El tiempo de un sistema histórico que agoniza y el tiempo del nuevo sistema que surge desde su interior. Y el tiempo del nuevo sistema es poli temporal. Es decir, en cada ámbito territorial tiene su propio ritmo. Dependerá de la fuerza y capacidad organizativa para vencer las resistencias, lo que determinará su implantación en esa sociedad y lugar concreto.

Todo en el Universo está en movimiento continuo e interrelacionado. Incluso nosotros mismos como individuos estamos en continuo movimiento interno, y no sólo los electrones de los átomos que nos conforman, también cada uno de los sistemas de nuestra anatomía fluye sin parar, sin que perdamos nuestra consciencia de estabilidad y unidad. En las sociedades, la economía y la política ocurre igual. Cuando Marx incorpora la palabra “dialéctica” o “histórico” está reconociendo el movimiento continuo y el efecto tiempo como elemento esencial en todo proceso de transformación, porque todo movimiento tiene lugar dentro de un tiempo determinado.

Existen tres clases de ciclos económicos distintos en el seno del sistema capitalista: el financiero, corto de una duración media de 40 meses (Kitchin), medio, del que suelen hablar en medios políticos y prensa económica, de 6 a 8 años (Juglar), y largo, vinculado con cambios tecnológicos importantes, de 50 a 60 años (Kondratieff). Estos tres ciclos se superponen: en una onda larga se producen 6 o 7 medios, y en cada uno de estos se producen 2 o 3 pequeños. Estos ciclos económicos conllevan a su vez ciclos sociales de miedo/inseguridad o euforia social generalizadas. Pendiente de un estudio en profundidad, podemos observar así mismo que cada 250 años, más o menos, se produce una profunda transformaciónxvi. La sociedad se reestructura a sí misma: cambia su visión del mundo, sus valores hegemónicos, su estructura política, social y económica, sus artes e instituciones claves. En estos momentos estamos viviendo la transformación al postcapitalismo.

Hay ciclos de 6-8 años de acción-reacción social y política. En 1973 la oligarquía internacional reacciona a la revolución progresista del ciclo anterior comenzada en 1966-68 frustrándola con la financiarización de la economía y el neoliberalismo ideológico y político; así se repite en 1980, 1987, 1994, 2001, 2008 en una espiral continua de acción-reacción que avanza a través del tiempo. En 2014/5 comenzó el último ciclo de reacción conservadora a la consolidación del mundo multipolar de los BRICS, cuestionamiento del petrodólar y deslegitimación ideológica, con grandes movilizaciones sociales, fruto del anterior ciclo marcado por la crisis de 2007-8. En este nuevo ciclo que finaliza con el resurgir de las movilizaciones mundiales por el clima y la Vida, por la igualdad y la dignidad, y por procesos constituyentes hacia la ciudadanía universal y la democracia participativa, debemos planificar los objetivos a corto, medio y largo plazo, conscientes del impulso que recibiremos de la ciudadanía mundial cada vez más consciente de los retos y desafíos que enfrentamos como Humanidad. Es la hora, es el momento del Bien Común y de la EBC.

El Bien Común de la Humanidad es nuestra utopía. Implica la instauración del Estado del Bienestar a nivel mundial, sostenido por una fiscalidad armonizada que regule el movimiento de capital internacional y elimine los procesos de especulación financiera; la ciudadanía universal como nuevo Poder soberano que acabe definitivamente con las hambrunas, guerras, esclavitud y migraciones clandestinas, y permita enfrentar los efectos negativos del cambio climático con un mínimo de eficacia.

Estos ciclos en el tiempo son tendencias globales, como la órbita de la Tierra en torno al Sol, pero tiene singularidades en cada espacio territorial, de la misma forma que es verano en una parte del planeta e invierno en otra. El factor consciencia y voluntad es determinante en el devenir de los acontecimientos y en el buen fin del proceso.

Singularidades en el espacio/tiempo de esta gran transformación.

En los próximos 2-4 años se vislumbran negras perspectivasxvii. La crisis sanitaria sin terminar de superar; la económica/medioambiental y social en incremento, acelerada por la financiera, que puede llevar aparejada la desaparición del dinero metálico y Bancos centrales, dando paso a monedas digitales directamente controladas por las grandes transnacionales tecnológicas, como uno de los elementos esenciales del gran reinicio. De esta forma se le terminaría de sustraer el control del dinero a los Estados-nación y a las democracias actuales, poniéndolas de rodillas ante el poder omnívoro de las corporaciones. Y tensiones militares de incalculables consecuencias.

En los últimos cuarenta años de neoliberalismo y financiarización de la economía unas élites oligárquicas internacionales cada vez más reducidas, hasta llegar a 2.153 personasxviii según el último informe de Intermón Oxfam, han mantenido el control alimentando dos corrientes: por una parte, la economía de mercado basada en un modelo con bancos privados e intereses positivos que hace pagar por el capital a los que hacen uso de él y, consecuentemente, les hace fluir los capitales financieros a sus manos, provocando la desigualdad en el seno de una sociedad de consumo irracional; y, por otra, una geopolítica internacional que radicaliza los aspectos disgregadores, étnicos y locales de las religiones, alimentando un fundamentalismo de todas las religiones basado en una lectura literal y vaciada de su común universal que divide y enfrenta a una parte de la humanidad contra las otras.

En los últimos años se han generalizado los intereses negativos como forma de salvar a los propios bancos y grandes corporaciones a expensas de unos Bancos Centrales que monopolizan y privatizan el poder soberano de emitir monedas de la ciudadanía. Por otro vemos la demanda de la ciudadanía universalxix por diferentes pueblos y etnias. Y vemos como los máximos dirigentes religiosos se manifiestan por lo que les une y no por lo que los enfrentaxx Estos dos aspectos son incompatibles con el sistema capitalista a medio y largo plazo. Definen la gravedad de la situación en la que se encuentran los planificadores de la seguridad del sistema. Y explican la radicalidad de los ataques conservadores en el seno de las iglesias contra sus propios líderes religiosos que osan señalar este camino de unidad y fraternidad.

Que triunfe el proyecto de las élites globalistas manteniendo el enfrentamiento entre civilizaciones o, por el contrario, avancemos hacia la unificación de una única humanidad que permita el gobierno y la gestión racional de los asuntos comunes en el planeta Tierra, depende de la ciudadanía y de los actores políticos de diferentes ámbitos territoriales sobre los que se apoya la geopolítica internacional, que a su vez podemos identificar con siete civilizaciones, cuyo núcleo duro son sus religiones.

El mundo anglosajón: EE. UU., al que unimos Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, que identificamos con el cristianismo anglicano y los cristianos fundamentalistas norteamericanos. Las cuatro grandes corporaciones tecnológicas que lideran las élites globalistas (GAFA) tienen su sede en EE UU, así mismo, tienen sede las grandes farmacéuticas y grandes empresas militares en el conjunto de los países anglosajones, pero como territorios se encuentran en declive desde su liderazgo anterior por la competitividad y consolidación de empresas chinas y el desplazamiento del eje al pacífico y Asia. El gobierno de Trump deja como legado la polarización social, alejamiento de aliados mundiales y falta de liderazgo internacional e interno. El primer gran reto de Joe Biden es intentar recuperarlo. Gran Bretaña está en una situación similar tras el Brexit y la posible pérdida de su poder financiero en este gran reinicio. A ambos les queda el poder militar, pero ya cuestionado ante las posibles innovaciones realizadas en este campo por China y Rusia. Además, el dólar está perdiendo posiciones como moneda de intercambio mundialxxi y, con ello, la capacidad de financiar su complejo militar-industrial a través del déficit.

Chinaxxii, al que identificamos con el marxismo/confucionismo. Su situación también es difícil y contradictoria; necesita del resto del mundo para vender sus productos y tiene una gran desigualdad interior; mantener su actual situación de bonanza pasa por hacerse independiente del exterior y desarrollar políticas de bienestar social y equilibrio interior rechazando decididamente los valores del capitalismo agonizante que muere; dice tener asegurado el futuro y ser autosuficiente, pero aún no lo es porque ve muchas amenazas en su futuro con fuertes pérdidas en sus reservas financieras con la caída del valor del dólar y es consciente de que debe emplear mucha prudencia ya que le espera un periodo económicamente difícil; debe cuidarse de los que intentan corromperla por que encierra una gran amenaza para su futuro; debe priorizar los asuntos internos hasta su momento, ya que deberá jugar un importante papel en la construcción del nuevo mundo que nace, fundamentalmente por la importancia de su población sobre el total de la humanidad; las dificultades que generará la difícil situación económica que viene le exige tener muy clara la visión de su papel en la crisis para no dejar pasar las valiosas y únicas ocasiones que se presentaran; deben ser más tolerante con las religiones que no suponen ninguna amenaza real para ellos. China debe superar muchos obstáculos y tiene muchas dificultades. Sin embargo, tiene un liderazgo nítido con el Partido Comunista Chino y Xi Jinping. Planifica a medio y largo plazo liderando la construcción de las nuevas interrelaciones con la política de La Franja y la Ruta, así como el reciente RECP. Se avecinan grandes cambios para los que debe prepararse, controlándose y siendo prudente, siendo frío en la toma de sus decisiones por que tiene una gran responsabilidad para el futuro de la humanidad. Su ciudadanía debería ser consciente de la importancia y de las obligaciones que tienen en este momento histórico y vigilar que un exceso de prudencia o de astucia de sus dirigentes les termine perjudicando. Sin China el proyecto del Gran Reinicio de las élites globalistas no tiene futuro, pero se encuentran con el Partido Comunista Chino y la fuerte personalidad de Xi Jinping que no pueden manejar libremente. En cómo se resuelva esta tensión se juega gran parte del futuro de la Humanidad.

Unión Europea, ya sin Gran Bretaña aliada incondicional de EE. UU., que identificamos con el cristianismo católico y protestante. Tiene una posición cómoda pero sin poder real y deseos de cambio para una toma de decisiones más operativa luchando por poder tener una identidad propia en el futuro; actualmente una situación económica envidiada por el resto del mundo, pero muy amenazada por la crisis sanitaria y financiera internacional y el cambio de correlación de fuerzas que esta conlleva; para enfrentarla necesita dotarse de los mecanismos de decisión e instrumentos autónomos de defensa del Tratado de Lisboa pero no tiene el valor de oponerse a los que impiden que desarrolle su unidad política y su propio modelo social, requisito imprescindible para que salga adelante; mantiene una política neoliberal desde la antidemocrática Comisión Europea y, aunque tiene capacidad de hacerse oír en el mundo, colabora con la política de miedo generalizado, la geopolítica de la fragmentación y enfrentamiento basado en el fundamentalismo religioso, y no admite que la crisis financiera y económica internacional la ha debilitado para el futuro; debe comprender el necesario cambio de nuestro tiempo, no dejarse engañar y comenzar a desarrollar la nueva política económica de y para la Vida, la Economía del Bien Común, en cooperación con el resto del mundo; el fatalismo no le ayudará a enfrentarse con los efectos de la actual crisis pero si emprende este necesario cambio le hará recuperar el impulso europeo y el apoyo del resto del mundo. La ciudadanía europea debe denunciar con fuerza y abiertamente que la miseria consecuente con estas políticas está provocando el alejamiento y frustración de los que confiaban en el sueño europeo, de dentro y fuera de la UE, y que la posibilidad de mejora y bienestar que se anunciaba será imposible de conseguir por el camino actual.

Rusia, que identificamos con el cristianismo ortodoxo. Está en una situación extraña y contradictoria ya que se siente superior, pero es ingenuo su deseo de grandeza con las perspectivas de futuro que tiene en la actual crisis sanitaria, económica/medioambiental y financiera internacional que tan sólo le traerá frustraciones y más responsabilidad; teniendo la capacidad de hacerse oír se deja deslumbrar por el modelo occidental del capitalismo agonizante, por lo que está perdiendo las ocasiones de mejorar la situación interna de su ciudadanía y, además, mantiene a sus verdaderos enemigos en su interior, necesita más bienestar social interno y nuevos valores acordes con la nueva época. La población sufre y seguirá sufriendo un largo periodo de preocupaciones económicas que supone una grave crisis interior que debe abrir el camino de la transformación hacia el nuevo modelo. El liderazgo de Putin es fuerte pero excesivamente personal. La alianza con China le fortalece, pero es consciente de su dependencia a esta. Su poder militar es su baza más importante y juega un papel clave en la consolidación del multilateralismo. Está en una situación peligrosa ya que las actuales tensiones internacionales le señalan como directo protagonista en una posible conflagración militar.

Israel, que identificamos con el judaísmo en su versión fundamentalista y radical sionista. Basa su política en combatir su inseguridad reclamando la ayuda de todos presentándose como víctima y acreedor de una deuda de toda la humanidad con ella; la verdad es que es su ambición la que perjudica a su ciudadanía y le provoca esta gran inseguridad, ya que nunca logrará sus objetivos de paz con la actual política; es incapaz de actuar abiertamente y reconocer la injusticia, iniquidad y responsabilidad de sus acciones, y se presenta como aislado y marginado pero en realidad es quién mueve los hilos de la geopolítica mundial a través del control y dirección del Grupo Bilderberg; en realidad no sabe lo que verdaderamente quiere y sus acciones no pueden tener ningún futuro a medio y largo plazo, teniendo que sufrir la inseguridad y la soledad internacional; la crisis que provocará el deseado por ellos ataque a Irán provocará una gran crisis interna en Israel que deben aprovechar para aislar a los radicales sionistas, la única posibilidad para un futuro en paz. La ciudadanía israelí debe denunciar que el sionismo es el verdadero provocador de las acciones bélicas y el que acaba con los deseos de reconciliación y las posibilidades de paz, que están realizando crímenes contra la humanidad y que son los que toman realmente las decisiones a través de sus lobbies, control de la banca internacional occidental y del Grupo Bilderberg de la geopolítica internacional en este capitalismo agonizante.

El mundo árabe, al que identificamos con el islamismo. Su situación interna está llena de contradicciones y enfrentamientos; han sido de los grandes beneficiarios de la economía basada en combustibles fósiles de las últimas décadas, y deberían tener buenas oportunidades de mejoría de su ciudadanía pero carecen de poder de decisión autónoma para ello; tienen cultura e identidad propia sobre la que pueden construirse los valores de la nueva era y están dispuestos a negociar la paz con Israel a pesar de las provocaciones continuas de este; los logros y las propuestas continuas es la forma de hacer retroceder las posiciones provocadoras y radicales de los israelíes; las naciones árabes deben esperar sus ocasiones, confiar en su propia identidad, mantener su alto grado de sentido solidario ante la situación que se generará con el posible ataque a Irán que pondrá a prueba la solidaridad entre ellos; confían en su solidez económica pero sus buenas perspectivas pueden ser de corta duración si no emprenden con rapidez el camino hacia los valores de la nueva época contrarrestando la influencia de los fundamentalistas islámicos. Su ciudadanía debe protagonizar un gran cambio ante esta nueva situación. El posible ataque a Irán acabará con la tranquilidad y exigirá de toda la energía y vitalidad del Islam para resistirse a su radicalización fundamentalista; esta resistencia debe ser aprovechada por la ciudadanía árabe para construir y modernizar sus instituciones políticas recuperando el atraso que le han provocado desde fuera en los últimos 42 años, indispensable para poder desarrollar entre ellos el espíritu de la nueva época, el “demos” del nuevo mundo que nace, por lo que es esencial que no se dejen arrastrar ni engañar.

India y el sudeste asiático, que identificamos con el hinduismo, budismo y religiones que partiendo de sumeria viajaron hacia el oriente. Excepto India, que está invitada y a la que se le espera, el resto se han incorporado al RECP. La situación que tienen está llena de contradicciones que les lleva a tener indecisiones y titubeos que les serán contraproducente; esperan buenas oportunidades de la actual crisis sanitaria, económica/medioambiental y financiera, ya que mantienen su propia moneda y controlan su política monetaria, pero se siente dependiente y falto de libertad sabiendo que el cambio de vida y de valores contravienen su más profundas tradiciones; el miedo a una vuelta atrás les atormenta y se defienden dentro de los parámetros de la política económica neoliberal; deben desconfiar de sus verdaderas posibilidades de desarrollo dentro de este mundo caduco y de sentirse a salvo de sus consecuencias; volver a sus actividades y valores integrados con la naturaleza asumiendo su gran responsabilidad con la nueva economía universal y cosmopolita para la vida que les permitirá realizarse sin contradicciones con su propia identidad, su propia forma de ser; deben rechazar las proposiciones poco claras que recibirán de los integrantes del Grupo Bilderberg. Su ciudadanía debe velar para que sus dirigentes no se dejen arrastrar por estos y superar su espíritu supersticioso, ya que poseen una gran vitalidad, son autosuficientes y obtendrán el éxito si logran superar sus miedos.

Latinoamérica, desde México hasta Chile identificado con la religión católica y las creencias ancestrales de los pueblos originarios. Su actividad es y ha sido muy importante para el nacimiento del nuevo tiempo y del “demos” de la humanidad en la década de los gobiernos progresistas. Latinoamérica en su conjunto y especialmente países como el Brasil de Lula, participando en la constitución del G-20 y fundador del BRICS; Venezuela, desarrollando una experiencia rica e innovadora que alumbra muchas de las claves del nuevo tiempo manteniéndose a pesar del cerco y acoso de EE UU; Bolivia y Ecuador aprobando sus Constituciones del Bien Vivir y Buen Vivir, reconociendo los derechos de la naturaleza y la ciudadanía universal por primera vez; y Cuba, que ha mantenido aislada, casi sin recursos durante años, pero firmemente las esencias de un modelo alternativo al actual manteniendo encendida la llama de la esperanza en muchos corazones, con sus errores y dificultades como ocurre con toda obra nueva que se realiza contra viento y marea, está jugando un papel clave en el surgimiento del “demos” de la nueva humanidad. El conjunto de Latinoamérica sale ahora de los años de reacción conservadora con golpes de estado, represión y asesinatosxxiii. Su tarea actual es reconstruir las instituciones UNASUR y Banco del Sur, consolidando los procesos constituyentes latinoamericanos. La lucha del pueblo chileno y la recuperación de Brasil para este proceso se visualizan como esenciales.

En cada uno de estos ámbitos territoriales hay diferencias y diversidad de tiempos en la consciencia, organización y liderazgos por Estados-nación. El análisis y su accionar es tarea a realizar por sus directos protagonistas sociales y políticos. Hay, sin embargo, un mensaje común para toda la ciudadanía y movimientos sociales: que el miedo no os paralicexxiv

Bien Común de la Humanidad como horizonte a establecer en 2026

El conocimiento y consciencia crítica de lo que acontece, más la decisión firme de actuar orientados hacia el Bien Común determinará el futuro de la Humanidad. El Poder es nuestro como Humanidad.

De igual modo que nuestro cuerpo, sentimientos y valores conforman una unidad inseparable en nuestra individualidad, en la sociedad ocurre lo mismo. Los objetivos que nos marcamos como comunidad tienen que ser coherentes con nuestras motivaciones y valores dominantes en la sociedad. La revolución neoliberal que sufrimos desde hace más de cuarenta años se basa en romper esta unidad y coherencia. El individualismo se enfrenta a la comunidad; la ambición personal al Bien Común; la avaricia y vanidad a la cohesión social y a la democracia participativa en la que nos reconocemos como seres interdependientes los unos de los otros, al amor que todo lo une.

El dinero siempre ha sido un medio y no un fin. Es el trabajo organizado de las personas el que satisface las necesidades sociales e individuales. El dinero solo logra hacerse indispensable si se convierte en barrera monopolizada y privatizada para el intercambio.

Desde la EBC saludamos y apoyamos la necesaria cooperación y solidaridad internacional, para conseguir el objetivo de satisfacer las necesidades inmediatas de las personas, la seguridad y tranquilidad en el porvenir, y en la participación real en la determinación de su propio futuro integrado en la comunidad de la gran familia de la humanidad, que a su vez es fruto y parte del sistema integrado de Vida que es Gaia, nuestro mundo. Para ello es necesaria una profunda renovación económica, social, política y de valores, basada sobre una educación intercultural e inclusiva, la justicia social, reducción del tiempo de trabajo, una nueva economía por y para la Vida, democracia participativa y los valores del Bien Común de la Humanidad.

Desde la EBC deseamos orientar los mercados a mejorar la distribución social mediante la coordinación fiscal y tributaria con impuestos directos y progresivos a la especulación financiera, a la riqueza, a la contaminación y a las rentas. Apoyamos acuerdos de comercio justo y la creación de las condiciones para la “economía de las partes interesadas” con la métrica de la Matriz del Bien Común, y una verdadera Responsabilidad Social Corporativa que abandone la inoperante “voluntariedad” para el marketing de las corporaciones.

Desde la EBC procuraremos inversiones orientadas a objetivos comunes de igualdad, sostenibilidad y participación democrática para la determinación, control y evaluación de las mismas. Utilizar los Fondos Públicos para promover infraestructura urbana sostenible, inclusiva y públicas; e incentivar a las empresas a la utilización de “métricas medioambientales, sociales y de gobernanza”.

Desde la EBC reivindicamos aprovechar la Cuarta Revolución Industrial “en pos del bien público” para hacer frente a desafíos sanitarios, sociales y medioambientales, a la vez que reclamamos los beneficios de esta como Bien Común de la Humanidad, denunciando su privatización por una reducida élite no mayor que un “grupo de amigos”.

En los dos próximos años es previsible que todo se agrave hasta poner en duda nuestra esperanza de sobrevivir como especie. La reacción debe producirse al borde del mismo abismo. Es necesaria una movilización mundial en pos del Bien Común de la Humanidad, por un Congreso Constituyente del primer Gobierno mundial democrático, legítimo y transparente. Y para ello debemos ir constituyendo Portavocías de la Humanidadxxv en cada uno de estos ámbitos territoriales. Elegir a las personas con más prestigio y reconocimiento mundial en cada uno de los seis ejes que de forma transversal han de constituir los criterios de actuación a partir de ahora para la humanidad: Medioambiente, igualdad, derechos humanos, economía para la Vida, interculturalidad y democracia participativa. Si hay una gran movilización mundial para 2024 podremos iniciar las nuevas instituciones en 2026.

Fernando Moreno Bernal

Coordinador/presidente EBC Andalucía

Cádiz, a 7 de diciembre de 2020

xxii China pone fecha de caducidad a la hegemonía de EE UU https://www.alainet.org/es/articulo/209604

Valores de la EBC frente al Covid19

Han transcurrido seis meses desde que se decretó el confinamiento en España por la pandemia del SARS-COV-2 (covid19). Y más de ocho meses, desde que se notificó su aparición en Wuhan (China), en los que nos bombardean los medios de comunicación con cifras de contagios y fallecidos. A fecha de 11 de septiembre 2020 en el mundo hay 28.764.183 diagnosticados y han fallecido 920.283 personasi. No podemos comparar con la gripe estacional que sufrimos cada año, ya que no se lleva un recuento tan meticuloso ni se consideran l@s asintomátic@s. El virus existe y está ahí. Hay que ser consciente y responsable en nuestro comportamiento ante él. Pero no tenerle miedo ni dejar que este nos paralice.

En estos seis meses ha aumentado nuestro conocimiento de lo ocurrido. El Instituto de Salud Carlos IIIii ha analizado las cinco causas que explican la mayor o menor incidencia por ciudades española, y el periodista Manuel Rico, desde Infolibre, viene publicando diversos artículos sobre fallecimientos en Residencias de mayores privadas, públicas de gestión privada y públicas de gestión pública por Comunidades autónomas y ciudades. Y RTVE con datos a 12 de septiembre publica el informe “Radiografía del coronavirus en residencias de ancianos en Españaiii Hay opiniones críticas ante las medidas adoptadas. Marea Blanca ha iniciado la recopilación de información para hacer un estudio por comunidades autónomas que se piensa publicar a mediados de septiembre. Considero necesarias las siguientes reflexiones desde la perspectiva de los valores de la Economía del Bien Común considerados en el Balance 5.0iv en el momento en que parece comenzar la segunda ola de la pandemia en España.

Es necesario no perder la perspectiva global donde se inserta el monotema del coronavirus. En estos meses la crisis medioambiental, económica, social y político/militar mundial ha seguido profundizándose. Las tensiones geopolíticas provocadas por la pérdida de liderazgo y confianza en la hegemonía mundial de EE. UU. se acrecientan. Las anteojeras del COVID19 han intentado ocultar sin conseguirlo las detenciones arbitrarias y asesinatos de líderes sociales y medioambientales en Chile, Colombia, Brasil, Honduras, etc., las revueltas raciales y sociales en numerosas ciudades norteamericanas, los bombardeos de Gaza y explosiones en Irán, Ajam (Emiratos árabes) Najaf (Irak) y Beirut prácticamente simultaneasv. El continuo vertido de miles de litros diario de agua radioactiva en Fukuyama. Los incendios de la Amazonía y el genocidio de los pueblos indígenasvi. El calentamiento y desaparición del permafrost en Siberia, con la liberación de cantidades ingentes de metano, más peligroso para la supervivencia de la humanidad que el virusvii. La crisis económica y social se dispara y un mar de deudas públicas y privadas amenaza con ahogarnosviii. La crisis civilizatoria, de valores dominantes, profundiza la desesperanza y la pérdida de confianza en un sistema productivo que no permite la supervivencia mínimamente digna de la nueva generación, de nuestra juventud.

DIGNIDAD

El artículo 43 de la Constitución Española reconoce el derecho a la salud de la ciudadanía (dignidad) obligando a las Administraciones públicas a organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas. En España es la atención primaria la encargada de esta tarea. El derecho a la salud se consigue promoviendo el bienestar general, por lo que en el apartado tres del artículo se habla de fomentar la educación sanitaria, la educación física y el deporte.

La medicina preventiva se contrapone a la medicina curativa. La primera procura que no existan enfermos, mientras que la segunda trata de curar a los que ya están enfermos. El artículo 43 sólo menciona la medicina preventiva como derecho humano. Y el éxito de la medicina preventiva, el ejercicio del derecho a la salud, choca abiertamente con los intereses privados en la salud como negocio. Mientras que la primera es pública y su éxito se consigue con la ausencia de enfermedad, la segunda si es privada con el objetivo de maximizar beneficios los alcanzará con el mayor número posible de enfermos tratados en la atención hospitalaria. Mientras más enfermos a curar más facturación y beneficios para las empresas privadas que se dedican a la salud como negocio.

Podemos decir sin exagerar que aquellas Comunidades Autónomas que llevan décadas reduciendo recursos a la Atención Primaria han estado menoscabando el mandato constitucional, atacando a la Constitución Española.

Esta tensión permanente entre intereses lucrativos de empresas privadas y el bienestar general de la población, el Bien Común de la sociedad, tan sólo puede eliminarse con una sanidad pública total. Para maximizar el beneficio privado en la salud tiene que reducirse al máximo la medicina preventiva, los dispositivos de Atención Primaria. Mientras más enfermos más beneficio. Mientras más enfermos más productos farmacéuticos se venderán.

Si observamos los países donde peores datos existen del COVID19 vemos que son Estados donde la sanidad pública no existe o es muy débil: EE UU, India, Brasil, Perú, Colombia, etc. Si observamos las Comunidades Autónomas con más problemas son aquellas que llevan décadas reduciendo la Atención Primaria y privatizando la sanidad en todos los campos: Madrid, Cataluña, Castilla-León y Castilla La Mancha.

Poniendo nuestra atención sobre el número de fallecidos vemos como dos de cada tres (67,33%) han sido residentes en centros de mayores, la inmensa mayoría privados o de gestión privada. La tasa de letalidad de mayores de setenta años no residentes (92% del total) es la misma que en el resto de la sociedad. El factor de riesgo no es la edad, es estar ingresado o no en un Centro de Mayores cuya finalidad última es el lucro, maximizar sus beneficios. Y no en todas las residencias ha tenido la misma incidencia el COVID19. Hay cadenas privadas de Residencias de Mayores propiedad de fondos de inversión con sedes en paraísos fiscales que han tenido alta incidencia en todos los países donde poseen Centros asistenciales: Italia, España, Francia, Bélgica, Gran Bretaña, … Todos hemos visto el trato inhumano y vejatorio recibido en determinadas Residencias y la negativa a tratamiento médico y traslado a centros hospitalarios de estas personas mayores enfermas que han provocado sus muertes anticipadamente. Hay más de doscientos expedientes judiciales en marcha.

Si tenemos en cuenta que el 85% de los hospitalizados españoles han sido tratados con la polémica hidroxicloroquinaix podemos entender el gran número de muertes en España comparado con otros países. Porque la pregunta pertinente es ¿Si la hidroxicloroquina provoca taquicardia e infartos, el enfermo de COVID19 con antecedentes previos de enfermedad cardiopulmonar ha muerto por COVID19 o por el tratamiento recibido una vez ingresado en el hospital? Y hay que preguntar ¿Quién tiene la propiedad intelectual de la cloroquina y cuanto se ha facturado por los tratamientos?

SOLIDARIDAD Y JUSTICIA SOCIAL

Analizando las mejores prácticas en el mundo frente al COVID19 podemos aprender grandes lecciones de solidaridad. El país con mejor desempeño frente al coronavirus del mundo es Vietnamx que tiene más de 1.400 km de frontera directa y grandes relaciones económicas y sociales con China y una población estimada de 90 millones de personas. A 13 de septiembre tiene tan sólo 1.063 casos confirmados y 35 fallecidos. Y tenemos el curioso caso del Estado de Keralaxi en India, segundo país con mayor incidencia del mundo. En Keralaxii, sin embargo, el robusto sistema de salud pública y una cultura profundamente democrática que reside en los Consejos Comunales marca la diferencia con el resto de India. A fecha de 13 de septiembre tiene un 78,77% menos de fallecidos que la media de India por cada 100.000 habitantes. Con una población de 35 millones tiene 440 fallecidos mientras que el total de India con 1.352 millones de habitantes se acerca a 80.000.

En España también hemos aprendido lecciones de solidaridad con el covid19. Las Asociaciones vecinales han puesto en marcha más de 500 comedores sociales para atender las demandas de personas sin recursos ante la inactividad de determinadas Administraciones Públicas. Han sido las personas las que han respondido con solidaridad ante una crisis humanitaria sin precedentes y que está lejos de haberse superado.

En las Comunidades de vecinos grupos organizados se han hecho cargo de las personas mayores que viven solas, manifestando alguna que jamás se habían sentido tan acompañada como en el confinamiento.

En ciudades se han organizado por centenares a través de organizaciones sociales y ONGs para la asistencia a personas mayores y con problemas de subsistencia.

Y la falta de justicia social se visualiza como un gran problema para enfrentar esta pandemia. Los primeros casos del verano han estado provocados por las infraviviendas y condiciones indignas de vida de trabajadores del campo, la mayoría inmigrantes, y trabajadores de mataderos industriales con condiciones de trabajo insalubres. Y en Madrid con infraviviendas como las existentes en el barrio de Usera. Pero lo más indigno ha sido la negativa a traslados al hospital desde las Residencias de Mayores de personas enfermas en función de tener o no contratado un seguro privado.

No es verdad que covid19 no entienda de clases sociales. Lo vemos en Brasil, EE UU, India y en España. La desigualdad social y la carencia de recursos mínimos vitales es una de las causas que impiden una eficaz lucha contra el mismo. Y lo que vemos es que se aprovecha la excusa del covid19 para imponer determinadas políticas represivas como en Chile, Bolivia, Colombia, Brasil y EE UU. O para dar ya 1,3 billones de eurosxiii desde el BCE a grandes Corporaciones y entidades financieras al -1% mientras nos prometen 750.000 millones de euros en los tres próximos años a los Estados Nacionales con la incertidumbre de la condicionalidad. Los muy muy ricos se hacen aún más ricosxiv; y las entidades financieras se hacen aún mayores utilizando nuestro propio dinero a través del BCE para fusiones y compras.

SOSTENIBILIDAD MEDIOAMBIENTAL

El coronavirus COVID19 tiene su origen en la presión medioambiental ejercida por la actividad humana industrial y urbana conocida como zoonosis. Y no es el primero ni será el últimoxv. No podemos realizar una verdadera lucha contra el covid19 sin ir a sus causas profundas y atajar la posibilidad de nuevos coronavirus. En Andalucía ya tenemos el virus del Nilo, más peligroso y letal en caso de contagio. No podemos paralizar la actividad económica y social cada vez que aparezca un virus, como nuestro cuerpo no deja de respirar cuando nos infectamos.

La estrategia para enfrentar al covid19 se ha puesto en manos exclusivas de virólogos que la han enfocado exclusivamente desde la perspectiva de la industria farmacéutica, sin cuestionar su estructura empresarial de transnacionales y oligopolios que tienen mercados esclavizados como vemos con los tratamientos y las posibles vacunas; ni las contradicciones entre su interés en la maximización de beneficios privados y Bien Común. Pero la sociedad humana es el sistema complejo más sofisticado que existe. Las respuestas unilaterales y simples suelen crear más problemas que los que solucionan. ¿La vacuna es la solución o es el negocio?xvi

El 13 de septiembre se cumplió 50 años de la publicación del artículo de Milton Friedman que descarriló el capitalismoxvii en palabras de Antón Costas. Según Friedman la única responsabilidad social del empresario es maximizar el beneficio del accionista (añadiría mayoritario, porque del minoritario no se ocupa nadie) Esto no puede ser así. Y constitucionalmente está recogido en el art. 128 que el interés general está por encima. Hay que defender el Bien Común social, el interés general. Es necesario articular nuevas métricas de medición como la recogida en la Matriz del Bien Común 5.0 para las empresas. Con el covid19 la industria farmacéutica no lo está haciendo.

TRANSPARENCIA Y PARTICIPACIÓN DEMOCRÁTICA

A pesar de la continua y agotadora información acerca de contagios, fallecidos, tratamientos, vacunas, aplausos, etc. la gran sacrificada y ausente ha sido la trasparencia y la participación democrática.

No hay trasparencia si no se habla abiertamente de los intereses en juego, y sobre ellos, elaborar democráticamente la respuesta intentando encontrar el posible equilibrio entre estos intereses, definiendo el Bien Común en este momento y en este país.

Por desgracia la ciencia en este sistema capitalista está condicionada por los intereses de sus financiadores y otros condicionamientos políticos. La propia OMS está condicionada por el lobby del oligopolio de las grandes farmacéuticas y Fundaciones privadas que la financian. Lo mismo podemos decir de la Agencia Europea de Medicamentos y de la Agencia Española de medicamentos y productos sanitarios.

Con la excusa de hacer “lo que dicen los científicos” se elimina toda participación democrática en la toma de decisiones y elaboración de estrategia frente al virus. Se renuncia a la Política. Para ello tienen que obviar las mejores prácticas en la lucha contra el covid19 como Vietnam, Nueva Zelanda, Islandia, Cuba, Dinamarca, Noruega, Venezuela o el Estado de Kerala en la India. Y en los resultados obtenidos en todas ellas destaca un buen sistema público de salud apoyado sobre una ciudadanía organizada y corresponsable en Consejos Comunales, asociaciones vecinales, voluntariado, etc. La ciudadanía libera su creatividad si se le informa adecuadamente y se le corresponsabiliza.

Delegar en los “científicos” traslada a la opinión pública la idea de incapacidad para defendernos personal y colectivamente. Nos hurta el Poder de decidir, creando las bases de una dictadura de los “expertos”, condicionados ideológica y vitalmente por las grandes empresas y laboratorios Farmacéuticos.

Ha faltado trasparencia sobre el origen del covid19; sobre las estrategias llevadas a cabo para su neutralización en China y países asiáticos; sobre los tratamientos y su efectividad; sobre actuaciones y comportamientos sociales necesarios; sobre las vacunas y su efectividad; … Y sobre los grandes negocios y beneficiarios de estas actuaciones.

Es patético y descorazonador observar la falta de cooperación y el despilfarro que conlleva la competencia entre Farmacéuticas en la obtención de la vacuna, saltándose todas las reglas que nos habíamos dado para salvaguardar un mínimo comportamiento ético y de responsabilidad social en la investigación y desarrollo de nuevos productos.

Desde la Economía del Bien Común debemos decir con claridad que al covid19 y otros virus que ya están entre nosotros, o estarán en un próximo futuro, se les enfrenta con más Dignidad, Solidaridad y cooperación, justicia social, corresponsabilidad medioambiental, trasparencia y democracia real.

Es el momento para que desde el Gobierno de España se les exija a las empresas y laboratorios farmacéuticos la elaboración de su Balance y Matriz del Bien Común, e ir exigiéndolo a todos los proveedores públicos.

Fernando Moreno Bernal

Campo de Energía EBC Cádiz

Cádiz, a 14 de septiembre 2020

Propuestas económicas tras el Covid-19

Tras bastantes días de confinamiento, se perciben en la sociedad sensaciones encontradas; por un lado hay un cierto alivio por la relajación de las medidas sanitarias, pero por otro continúa una alta preocupación de ver que esta situación no ha concluido. Y todo ello se refleja tanto en las conversaciones de personas como en las opiniones de los teóricos expertos.

Ha comenzado una nueva fase donde hay que tomar decisiones para solventar los problemas que acarreará la crisis sanitaria, y muy especialmente la de dar solución a las dificultades económicas que en breve aparecerán. Los grupos de presión, con intereses económicos, ya están moviendo toda su maquinaria, con un único objetivo, acaparar la mayoría de los recursos disponibles y que sean otros los que paguen esta nueva crisis, con un modelo económico incapaz de dar una respuesta equilibrada, como desafortunadamente sucedió en la anterior de 2008.

En situaciones de grandes crisis, como la que estamos pasando, las soluciones suelen ser “extremas”, y la ideología dominante en la sociedad suele capitalizarlas a su favor, sirva como referencia las medidas tomadas tras el huracán Katrina en Nueva Orleans , donde las élites extractivas siguieron con sus políticas depredadoras; pero en ocasiones anteriores se encontraron soluciones completamente diferentes, como fueron las políticas económicas y sociales tras la segunda guerra mundial, que generaron el período de mayor desarrollo en la historia de la humanidad, sobre todo en el mundo occidental avanzado. Por tanto, no hay una sola vía para resolver los problemas, aunque el mensaje que figura en los “media” nos indique una única forma para salir de una crisis como la que se avecina, a pesar de que la historia constata una y otra vez que esa solución no funciona, como evidencia el fracaso de los programas de austeridad que se empeñó en aplicar la UE a partir del 2010.

Esta partida, en la actualidad está por jugar, y diferentes movimientos sociales y ONGs, que creen en la equidad como factor de desarrollo, están empezando a moverse, una de ellas es el “Manifiesto2020, por una sociedad justa”, cuyas propuestas económicas exponemos a continuación:

I. Establecimiento de una Renta básica universal.

II. Redistribución renta/riqueza (Desigualdad): Políticas fiscales altamente

progresivas y lucha contra la pobreza.

III. Fomentar la economía real sobre la especulativa: Producción de proximidad,

apoyo a la economía solidaria, regulación tasas “Tobin” y “Google”.

IV. Solidaridad internacional y UE: Dotación suficiente a la cooperación al

desarrollo, frente la Europa de las naciones recuperar la de las personas.

V. Garantizar las pensiones con su revalorización permanente, y acabar con la

brecha entre hombres y mujeres.

Estas propuestas tienen un objetivo integrador de valores compartidos, por lo que el Manifiesto2020 ha considerado no entrar en el detalle, dejando su desarrollo abierto a todos sus participantes en una búsqueda de consensos. En esta dinámica desarrollaré a continuación una propuesta basada en las aportaciones que han realizado en los últimos años, diferentes autores de la economía con una visión no convencional, como: Joseph E. Stiglitz, Christian Felber, Thomas Pikkety,…

Estas propuestas, tienen un punto en común, la búsqueda de una sociedad justa, donde todos los individuos tengan una subsistencia digna, y donde las desigualdades actuales, tanto internas como entre países, sean erradicadas. A pesar del rigor analítico de los autores anteriores, el “mainstream” de economistas, periodistas afines al neoliberalismo, etc., ha intentado, de forma vana, en los últimos años, descalificarlos a nivel profesional, con un discutible éxito, pero eso sí, han conseguido a nivel social que su mensaje cale entre la gente normal, la cual sigue creyendo firmemente todos sus mantras, y cualquier propuesta que se aparte de ese pensamiento único, da la sensación que nos llevará directamente al abismo.

El desarrollo siguiente es un intento de hacer ver a la mayoría social que hay otras propuestas económicas, basadas en hechos empíricos, que posiblemente den las soluciones que el modelo neoliberal actual ha sido incapaz de dar a los problemas económicos actuales. La exposición será muy lineal, propuestas económicas donde todo gasto está sustentado por un ingreso en unas condiciones normales de la economía, y en situaciones extremas como la actual, con un cierto déficit pero con viabilidad de futuro.

Una sociedad justa es aquella que es capaz de dar acceso a todas las personas a los bienes esenciales que necesitan: la alimentación, la educación, la salud, el derecho al voto y, en general, la participación plena de todos en las diversas formas de vida social, cultural, económica, cívica y política. Para ello el estado debe servir de equilibro a las desigualdades que la propia sociedad genera, y una herramienta efectiva es una fiscalidad altamente progresiva, la cual además genera un alto desarrollo sostenible para todos sus miembros, como la historia lo demuestra en el periodo 1945-1980 (esto son datos, no opiniones).

Nos apoyamos en las propuestas que Thomas Pikkety realiza sobre este asunto, y que resumimos en la siguiente tabla, en la cual desaparecen los impuestos indirectos (IVA), este impuesto es el más injusto de los actuales, dado que paga el mismo IVA un multimillonario que un indigente. También indicar que en contra de los mensajes interesados de “entendidos” en economía, dichas propuestas afectan de forma fundamental a los grandes patrimonios y a las rentas muy altas, no más de un 1% de la sociedad, y que a pesar de esta colaboración fiscal más alta, para ser exactos más justa, que no se preocupen porque seguirán siendo ricos. ¡Por tanto olvidémonos de los mensajes apocalípticos que surgirán!

La propuesta anterior, por novedosa, puede parecer que llevará a la sociedad a territorios desconocidos, lo cual en cierta manera es cierto, pero en realidad es una propuesta fiscal similar a la que realizaron desde los años 30 del siglo pasado hasta los años 80 los grandes modelos del capitalismo neoliberal, EE UU y el Reino Unido, y, como es bien sabido, el mundo tuvo durante ese período el mayor desarrollo que conoce la Historia. Por tanto, no la descalifiquemos simplemente por ideología, y aportemos debate en las cifras propuestas o en los métodos, pero está claro que es realizable y que puede ser implementada con éxito, no como todas las propuestas de austeridad aplicadas por la ideología neoliberal, que aparte de no conseguir resolver el problema, han generado un incremento exponencial de la desigualdad.

La propuesta de Piketty recauda sobre el 50% de la renta del país (incluyendo las cotizaciones sociales), y afecta principalmente a los patrimonios y rentas más altas, el resto de los contribuyentes verían mínimamente afectadas sus aportaciones. Pero, por contra, genera los recursos suficientes para hacer frente a todas necesidades de un autentico estado social, empezando por una novedad que a buen seguro a muchos sorprenderá, la posibilidad de generar una dotación de capital a todos los jóvenes cuando lleguen a la edad de 25 años, de esta forma las desigualdades de acceso al capital según donde se haya nacido se amortigua de forma significativa, y el mensaje de “meritocracia” del sistema actual se haría más creíble.

Otro aspecto que cubre esta propuesta fiscal, es la posibilidad de una renta básica anual equivalente al 60% de la renta media después de impuestos. Para dar una visión global, el desglose de los siguientes impuestos progresivos es el siguiente: el impuesto progresivo sobre la propiedad (anual y sucesiones) recauda el 5% de la renta y sería suficiente para cubrir una dotación de capital para los jóvenes al llegar a los 25 años, equivalente al 60% del patrimonio neto; el impuesto progresivo sobre las rentas, equivalente al 45% de la renta, cubriría con un 5% la renta básica anual, y con el 40% restante daría respuesta al estado social y ecológico.

En un estado justo, todos aportan de forma progresiva según lo que tienen, por lo que es una anomalía que en la actualidad haya territorios que escapan a la fiscalidad de los estados, como son, las operaciones que las transnacionales imputan a otros estados (normalmente “paraísos” fiscales o con sistemas de elusión fiscal), y las operaciones especulativas llamadas de “alta frecuencia”. A esta anómala situación de desigualdad hay que dar una solución justa, con las llamadas tasas Google y Tobin.

La Tasa Google se aplicaría a todas aquellas transnacionales que operan a nivel mundial con un volumen de operaciones superior a 500 millones de euros, y de más de 3 millones en el territorio español, a las que se gravaría con un 3% de todas sus operaciones reportadas por los ingresos de publicidad online, intermediación y venta de datos de usuarios en territorio español.

La Tasa Tobin, o impuesto a las transacciones financieras (ITF), es un impuesto indirecto que gravaría con un 0,2% las operaciones de compra de acciones de empresas con una capitalización bursátil superior a los 1.000 millones de euros, o sea, 34 de las 35 empresas del Ibex, pero no al resto de empresas que no alcancen dicho valor. Este impuesto solo lo pagarían las personas que compran y vendan acciones de esas grandes empresas. Este impuesto junto con otro referente al “carbón”, aunque es un impuesto indirecto, compensa una externalidad negativa que provocan ambas situaciones, lo lógico es que si se resolviesen dichas externalidades negativas dichas tasas deberían desaparecer.

Las propuestas anteriores son de aplicación general para la consecución de una sociedad justa, y son atemporales. En la situación actual provocada por el Covid19 hay otras acciones que son fundamentales para salir de una forma u otra de esta crisis, y de ellas dependen en gran manera la actuación de la UE en su gestión, por lo que debemos exigir soluciones que pongan el foco en las personas y no solamente en los intereses económicos y financieros de los grandes grupos de presión, con una propuesta de implementación de los que han sido llamados “coronabonos”, no podemos encadenar una nueva rueda de deuda en los países que más han sufrido la pandemia, y que abocaría, sin duda, a otra situación como la de 2008-2010. Puede y debe existir un justo equilibrio entre la responsabilidad de quienes reciben ayuda y la cooperación de la UE en la solución. Una UE en la que prevalezcan los intereses egoístas de unos estados, no tiene futuro.

Juan Manuel Martín

Coordinadora Manifiesto2020, por una sociedad justa

Campo Energía EBC-Valladolid

Vivienda colaborativa Alicante

El mundo está cambiando. Las Comunidades y las Finanzas también

Precisamos aplicaciones prácticas que puedan contribuir a que nosotros los ciudadanos, percibamos que una “economía de abajo a arribaes ya parte de nuestra realidad cotidiana.

Este es el propósito de esta acción, en la que se quiere, además de crear riqueza Social, Económica y Medioambiental. que las personas puedan, con algunos de sus ahorros (se puede participar desde 1.000 €), participar de la Financiación Ciudadana Directa, en proyectos que puedan “palpar”, en los que puedan conocer a las personas beneficiarias, sabiendo a quiénes beneficia y cómo

En Ágora Viviendas Colaborativas “Cohousing, en suelo público de Alicante, se está creando la Primera Comunidad del Bien Común en un Cohousing en Europa.

Y ya es posible que vuestra Inversión Socialmente ResponsableISR”, pueda ser partícipe activa de esta importante evolución en nuestros propios entornos. Con el propósito de ir extendiendo y normalizando esta forma de ahorrar, y conseguir al tiempo una rentabilidad del 2% anual y garantías, generando a corto plazo trabajo y salud.

Aquí tenéis más información de cómo se puede participar

Ejemplos en España Noticias

Eventos próximos para saber más:

Gracias por ser partícipes, ayudando a crear con acciones esta nueva realidad!!