Listado de la etiqueta: CE Cádiz

Ucrania, la gran trasformación en marcha

Es en los momentos más difíciles y complejos cuando se pone a prueba la ética.”
Raúl Zibechii

Las sociedades no dan saltos en el vacío. Los procesos en marcha sobre intereses contrapuestos van acumulando sus contradicciones a lo largo de décadas. Estas contradicciones estallan en un momento determinado, y la historia se acelera en unos pocos años en los que todo cambia. Son los hitos de los cambios de época. Vivimos uno de esos periodos. Tal vez el más trascendental de esos periodos, porque la humanidad está abocada irremediablemente a unirse en Una o a desaparecer como civilización ante los retos globales a los que se enfrenta. Es un momento difícil y complejo en el que debemos comprender el sentido de los cambios y los riesgos existenciales de no avanzar por el camino correcto, para que cada persona, esté donde esté, pueda actuar con libertad y eficacia, alineándolos todos en la acción trasformadora que alumbre una Humanidad en paz, con justicia social e igualdad, en equilibrio y armonía con nuestra gran madre Gaia, con una economía regenerativa por y para la Vida, con libertad y democracia participativa, y donde se fragüe la fraternidad sobre una ciudadanía universal intercultural. El Poder soberano reside en el pueblo, en la ciudadanía universal. El Poder es nuestro. Esta verdad tiene que reafirmarse y demostrarse en este tiempo de contaminación, desigualdad, guerras, mentiras y manipulaciones.

Lo que se dirime en la guerra de Ucrania

En 2022 se conmemora el 50 aniversario de la visita de Richard Nixon a Chinaii, realizada entre el 21 y 28 de febrero de 1972. En plena guerra fría; con la resaca de las movilizaciones generalizadas de 1968 en Europa y EE UU, dónde se criticaba a la sociedad de consumo, el colonialismo (la ONU pasa de 51 estados miembros en 1945 a 132 en 1971) y la guerra de Vietnam; recién roto el sistema monetario de Bretton Woods; e iniciándose el periodo neoliberal. El motivo oficial de esta visita era solo aislar a Rusia. En realidad, exacerbar la diferencia entre China y Rusia creaba un escenario de debilidad al principal contrincante del sistema capitalista, el comunismo de la URSS, y abría la posibilidad de recuperar a la tercera parte de la humanidad en 1972 para el consumo y la producción capitalista alejada de las demandas de paz, ecológicas, igualdad y democracia.

Entre las décadas de 1970 y 1980 se reestructura la hegemonía norteamericana y sus grandes corporaciones sobre los pilares del control del suministro de energía y materias primas esenciales para la producción mediante el intercambio desigual; control de las finanzas internacionales a través del petrodólar; hegemonía militar mundial financiada a través del déficit presupuestarios estadounidense; hegemonía ideológica sobre el modelo de democracia liberal y libre mercado; y la institucionalización del G-7 al margen de la ONU.

Tras la caída del muro de Berlín y la implosión de la URSS, en la década de 1990 se desarrolla la globalización neoliberal, que llega a su plenitud en 1997 con la generalización del uso de Internet, que permite la organización de las redes logísticas de producción mundial Just-in Time. Paralelamente en esta década surgen los movimientos críticos con la globalización y sus instituciones (FMI, BM y OCM) que culminan en la movilización de Seattle de 1998, el congreso de la CIOLS en Durban en 2000 y la Declaración del Milenio por la ONU el 13 de septiembre de 2000.

El empobrecimiento generalizado en EE UU y Europa por la bajada de la tasa de ganancia, agudizada por la deslocalización y externalización en los sistemas productivos desarrollados en las décadas anteriores, alimenta el malestar ante la globalizacióniii. La desigualdad social des cohesiona a las sociedades occidentales. En 2001, tras el atentado a las Torres gemelas de New York, se despliega la guerra contra el terrorismo que busca, por un lado, la extensión del miedo en el seno de las sociedades occidentales que paralice las acciones de protesta y, por otra, la justificación para acciones militares de control territorial sobre productores de petróleo y gas cuando se vislumbra en el horizonte el inicio de su agotamiento.

El traslado de la producción a países con bajos salarios, sin regulación medioambiental y sin poder sindical alimenta la capacidad económica de estos países, sobre todo China e India. En China se esperaba el desmoronamiento del sistema comunista a través de la implantación masiva de empresas privadas. La realidad ha sido otra. Empoderamiento y fortaleza del Partido Comunista Chino que alimenta y desarrolla la tecnología propia y una política internacional autónoma de EE UU, Sus corporaciones tecnológicas han superado a las occidentales. La estrategia de comercio sur-sur (BRIC-2007) y la interconexión del supercontinente euroasiático (Una ruta y un cinturón, las nuevas rutas de la seda-2013) ponen en peligro los suministros de energía y materiales básicos de la producción para las grandes corporaciones occidentales con las que compiten. La ruptura del petrodólar deja sin financiación a la carísima estructura militar de EE UU y la OTAN. Tras la crisis financiera de 2007-8 la ideología neoliberal se cuestiona y rompe, aunque aún no ha sido sustituida por otra. La ciudadanía reclama la utilización de las posibilidades que ofrecen las tecnologías de información y comunicación para la participación directa y más democracia real.

La hegemonía mundial norteamericana y de las corporaciones occidentales está perdiendo los pilares sobre los que se edificó en las décadas de los 70 y 80. Y el tiempo juega en su contra. La economía china se estima superará ampliamente a la de EE UU en 2030 a los ritmos de los años que anteceden. Y el Poder militar se mantendrá mientras pueda financiarlo. Es EE UU y la OTAN quién necesita desatar la guerra contra China y Rusia mientras tenga alguna posibilidad de ganarla. He aquí el gran error estratégico de Putin al ordenar la invasión de Ucrania.

Este enfrentamiento entre oligarquías occidentales frente a chinas y rusas, se manifiesta como unilateralismo estadounidense frente a multilateralismo. Nos movemos aún dentro del paradigma de objetivos, motivaciones y valores actuales, donde el crecimiento del PIB sigue siendo el baremo comparativo y deseado por ambos bandos, aunque compitan entre ellos buscando la aniquilación del contrario. Por eso, si no logramos dar el necesario salto cualitativo en valores éticos cambiando de paradigma y alumbrando los necesarios y nuevos, triunfe quién triunfe, nos abocamos hacia el suicidio de la humanidad como civilización. Este necesario e imprescindible cambio de paradigma es una cuestión de Poder.

El Poder de la ciudadanía universal

El Poder es nuestro. Decimos que en democracia el Poder soberano reside en el pueblo. Y es cierto. Frente a un futuro de muerte el Poder de la Vida de la que somos fruto y formamos parte.

Las sociedades no dan saltos en el vacío. A lo largo de las últimas décadas se han ido alumbrando las sendas por las que caminar para superar esta crisis sistémica y civilizatoria.

En la década de los 60 surgen los primeros movimientos por la paz, ecologistas (Greenpeace se funda en Canadá en 1971) por los derechos humanos, y los movimientos feministas enraízan su visión por la igualdad real y derechos humanos, sujetándose a los límites de cada país. Es en la década de los 90 con las reacciones de resistencia social a la globalización neoliberal cuando surgen los primeros movimientos sociales que sobrepasan las fronteras de los Estados-naciones: movimiento zapatista (1994) campaña por el 0,7% (1995) ATTAC (1998) Foro Mundial de Alternativas (2000) … Estos movimientos internacionales culminan coordinándose con el nacimiento del Foro Social Mundial (2001) que insufla una visión más cosmopolita y universal a los movimientos previamente existentes. En estas asociaciones con delegaciones nacionales en numerosos países de diferentes continentes, razas, lenguas y culturas las personas asociadas tienen iguales derechos y obligaciones estableciéndose unas interrelaciones mutuas que desarrollan en su seno el germen de una ciudadanía universal. Estos movimientos tienen su reflejo político en el triunfo electoral de Hugo Chávez en Venezuela (1998) Lula Da Silva en Brasil (2002) Evo Morales en Bolivia (2006) y de Rafael Correa en Ecuador (2007) con las primeras Constituciones del Buen Vivir y Bien Vivir, donde por primera vez se recogen los derechos jurídicos de la Madre Tierra y se habla de ciudadanía universal. En 2008 surge el BRICS, cinco países (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) que se coordinan para el comercio sur-sur representando más del 43% de la población mundial, de cuatro continentes, razas, lenguas y culturas diferentes. En 2003 las movilizaciones por la Paz, contra la guerra y la invasión de Irak marcan un hito del poder de la movilización mundial coordinada, surgiendo como respuesta de las élites guerreristas el nuevo frente de la lucha cognitiva (ocultamiento, manipulación informativa y eliminación de fuentes de información alternativa) para intentar neutralizar su Poder real.

A partir de la crisis financiera de 2008 surgen propuestas para la elaboración de formas alternativas de producción, consumo y distribución que avance hacia un mundo más sostenible, igualitario y digno del ser humano: economía circular (ecologismo) de los cuidados (feminista) economía del bien común (holística) azul, rosquilla, de la felicidad, … que se apoyan en los grandes avances científicos y tecnológicos de las dos últimas décadas, e implican un rechazo a la ideología neoliberal dominante hasta entonces. En 2015 la ONU aprueba los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 (ODS) como actualización de los Objetivos del Milenio y horizonte al que aspirar como humanidad. Y en 2016 en la Conferencia sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible Hábitat III de la ONU se promueve la Red mundial de ciudades contra el cambio climático, saltándose los límites estrechos de los Estados-naciones. China en 2013 lanza la iniciativa “Una ruta un cinturón” sobre la visión de “Comunidad de Destino compartido para la Humanidad” (2017) incorporado a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, y que ilumina un futuro de paz y acercamiento intercultural en una única humanidad.

La semilla de la ciudadanía universal ha germinado y, con ella, el nuevo Poder soberano del mundo que se vislumbra de paz, libertad, igualdad y fraternidad.

Momento de la gran transformación

Es en este contexto, tras las distintas ampliaciones al este de la OTAN incumpliendo la promesa hecha a Rusia en 1991, cuando se produce el cambio de Gobierno en Ucrania en 2014, con la adhesión de Crimea a Rusia tras referéndum, la separación del Donbass y la solicitud de Ucrania de integrarse en la OTAN. Tras la firma en septiembre de 2021 del convenio militar entre EE UU y Ucrania, Rusia siente amenazada su seguridad y exige negociarla; ante la falta de respuesta da un ultimátum en diciembre al que EE UU y la OTAN tardan en responder tres meses sin otorgar ninguna concepción. Es una clara provocación. No pueden negociar ni hablar Ucrania ni la UE, a pesar de intentar mantener la vía diplomática abierta. Y Putin ordena la invasión de Ucrania.

Este error estratégico de Putin ha revitalizado a la OTAN, que vivía tras los cuatro años de Trump una crisis de legitimidad tanto en EE UU como en los países integrantes de la UE; ha unido y revitalizado a la UE; ha impedido la conexión gasista directa con Alemania a través del mar Báltico truncando momentáneamente la vertebración del continente euroasiático; ha creado el pretexto que justifique una economía de guerra en los países occidentales para enfrentar la gran crisis económica y financiera por la deuda acumulada y la ruptura de la globalización neoliberal que ya estaba en marcha; ha facilitado a EE UU y la OTAN la justificación para la guerra; una crisis alimentaria mundial que ya podemos vislumbrar en un futuro inmediato, y de la que ya están beneficiándose los especuladores financieros internacionales; además de provocar dolor, miseria, desolación y muerte entre la población ucraniana y rusa.

En el proceso de transformación hacia la unificación de la humanidad se tienen que producir cambios y transformaciones profundas en todas las naciones. También en Rusia y China. Los nuevos valores éticos tienen que ser compartidos en todo el mundo para que pueda aflorar el Poder soberano de la ciudadanía mundial. El error de Putin podría ser uno de los factores para facilitar estos cambios.

Un planeta, una Humanidad y un Gobierno mundial democrático, legítimo y transparente. Para hacer nacer el Estado del Bienestar del Buen Vivir a nivel mundial tenemos que alimentar el nuevo Poder soberano de la ciudadanía universal y los derechos jurídicos de la naturaleza, nuestra gran Madre Tierra. La globalización neoliberal mundializaba la economía comprimiendo lo social y político en los Estados-nación impidiendo el equilibrio entre las tres facetas de una única realidad. Tan sólo recuperando el equilibrio entre lo económico, social y político (libertad, igualdad y fraternidad) la humanidad tendrá una mínima opción de enfrentar los retos globales. Esta visión es la única que posibilita la cohesión de la inmensa mayoría de la humanidad avanzando en la superación y transformación sistémica y civilizatoria.

Vivimos el tiempo del capitalismo agonizante y del nacimiento de una nueva época de la humanidad edificada sobre nuevos valores, motivaciones y objetivos. Esta transformación surge de la necesidad y del ejercicio de nuestra libertad de ser conscientes de los retos que enfrentamos y actuar en consecuencia. Este tiempo se manifiesta de distintas formas en los Estados-nación capitalistas desarrollados cuyo sistema agoniza; en los países del Sur colonial y periféricos que avanzan hacia su inclusión en una nueva realidad internacional en igualdad de derechos y deberes; y en los países comunistas y excomunistas que han de superar su realidad surgida como antítesis del sistema vigente hacía una síntesis superadora en un mundo y futuro compartido. Así mismo, es diferente en las iniciativas alternativas que surgen y se multiplican desde la sociedad en todo el mundo; en contraposición al tiempo que se manifiesta en las relaciones institucionales intergubernamentales, encorsetadas y encauzadas dentro de una defensiva institucionalidad.

La respuesta necesaria al cambio climático y a la desigualdad e injusticia social tan sólo puede ser dada a nivel mundial. La humanidad avanza, no retrocede, sobre la realidad de partida creada con anterioridad. Es una mundialización nueva que supera y trasciende a la anterior, paridora del nuevo paradigma de valores, motivaciones y objetivos. Y este espacio mundial nos requiere anteponer, a cualquier otro derecho, la defensa de la biosfera, la dadora de Vida, como Bien Común de la Humanidad, haciendo surgir la ciudadanía universal como nuevo Poder Soberano.

Esta es la tarea que nos toca realizar a la humanidad que somos, especialmente a la generación que tiene hoy entre 15 y 45 años. Las generaciones venideras se lo agradecerán.

Fernando Moreno Bernal
Cádiz, a 4 de abril de 2022

Tertulia en Barbecho divulgando los valores de la Economía del Bien Común

El pasado 20 de Enero tuvimos la oportunidad de mostrar la Economía del Bien Común (EBC), como alternativa Económica, Social y Medioambiental en el siglo XXI, a un grupo diverso de personas que constituyen la “Tertulia en Barbecho”.

A continuación resumimos lo expuesto y debatido en dicha tertulia, la cual fue moderada por el sociólogo Gerardo García, contando con la participación de cuatro ponentes de la EBC: Fernando Moreno, Paco Álvarez, Albert Llucian, Juan Manuel Martín que realizo la presentación de forma general, y Luis Avilés dando soporte documental.

¿De dónde venimos y dónde estamos?. Iniciamos la charla haciendo un breve desarrollo de los últimos 200 años del sistema económico-político-social que actualmente tenemos (y único), el Capitalismo, desarrollando las diferentes variantes que ha tenido en dicho periodo de la historia reciente:

  1. Capitalismo clásico: Su desarrollo principal fue durante el siglo XIX hasta el crack de 1929, y cuyos rasgos principales fueron el acaparamiento de capital y la formación de monopolios; generando un sistema con un alto grado de desigualdad.

  2. Capitalismo de la demanda: Su implantación se inicia en los años 30 del siglo pasado y dura hasta finales de los 70. Sus características principales fueron la creación del Estado del Bienestar, fiscalidad altamente progresiva y el pleno empleo; siendo la época del mayor desarrollo conocido en la historia.

  3. Capitalismo de la Oferta: Comienza a finales de los 70 del siglo XX hasta finales de los 90, y sus valores de referencia son la Globalización, el individualismo, el valor de la empresa y la productividad.

  4. Modelo Oferta Plus: Comienza a finales de los 90 y continua en la actualidad. Sus rasgos principales son: El capitalismo de la Vigilancia (TIC/Internet), la hiper Globalización, la especulación financiera (los OTC suponen 8-10 veces el PIB mundial y la deuda mundial es de 3 veces el PIB), y el desempleo masivo, que, según algunos teóricos, en 2050, con una población de 10.000 millones de personas, solo será necesario que trabajen 350 millones para generar la riqueza necesaria.

La realidad de todo lo anterior salta a la vista: Desempleo masivo, destrucción del medioambiente, falta de suministros esenciales, colas del hambre y burbujas económico-financiera una tras otra, con una ampliación de las desigualdades tras la última crisis pandémica.

Por lo que cabe preguntarnos ¿Hay alternativas?. Si hacemos caso a los padres del sistema actual, y como dijo (la madre del neoliberalismo) Margaret Thatcher, “No hay alternativa”. Pero hoy vamos a explicar que hay múltiples alternativas; entre estas las hay dentro del sistema, aunque muy críticas, como las que realiza habitualmente el premio Nobel Joseph Stiglitz, las más disruptivas de Thomas Piketty y las de Christian Felber fundador del movimiento Economía del Bien Común, en las que nos centraremos a continuación.

Breve historia de la EBC:

(Fernando Moreno): El origen procede del movimiento ATTAC (Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana), fundada en 1998 tras un editorial de Ignacio Ramonet “Desarmar los mercados financieros”. En 2007 se inicia un debate interno sobre la necesidad de recuperar los valores para la economía. Christian Felber era portavoz de ATTAC en Austria. En 2008 publica su libro “Otros valores para la economía” e inicia contactos con empresas de centro Europa. En el año 2010 publica el libro “La Economía del Bien Común” y se inicia el movimiento de la EBC. Actualmente no existe ninguna relación (formal) entre este movimiento y ATTAC.

(Paco Álvarez): Como se ha indicado anteriormente, en el año 2010 y con la publicación del libro de Christian Felber “La Economía del Bien Común” e impulsado por un grupo de empresas pioneras se fundo el movimiento EBC en Austria-Alemania ya desligado de ATTAC. Tras un contacto que realiza conmigo Ignacio Ramonet, indicándome que «¡hay un señor que ha iniciado en Austria a partir de ATTAC una movida!», y que ha escrito un libro llamado “La Economía del Bien Común”; tomo contacto con Christian Felber en el año 2010 y veo que ambos defendemos más o menos lo mismo, coincidiendo en el análisis, que tras la crisis de 2008 todo se había deformado: economía igual a dinero cuando la realidad (por su etimología griega) significa la gestión de la casa,…, y aun existiendo iniciativas como el comercio justo, la parte ecológica, iniciativas para aclarar que es la sostenibilidad, etc.…, Christian coge todos esos vagones aislados y lo que hace es engancharlos todos juntos dentro de la Economía del Bien Común, con una cierta metodología; siendo éste el inicio de la divulgación de la EBC por toda Europa.

(Albert Llucian): En España en el año 2013 se constituyó la Asociación Federal Española para el fomento de la Economía del Bien Común”, aunque el momento de inicio real de la EBC en España es la primera reunión estatal que tuvo lugar en la Casa Encendida , de Madrid, el 27 de septiembre de 2012. Un grupo de unas 35-40 personas llegadas del resto de territorios, después de escuchar las noticias de Austria y Alemania comentadas personalmente por Christian Felber, formaron siete grupos de trabajo que unos meses más tarde concluyeron en el primer Plan Estratégico de la EBC española.

La EBC está actualmente estructurada como un movimiento de abajo a arriba, siendo su valor principal las personas que constituyen los Grupos Locales, estos están integrados en grupos territoriales con entidad legal, los cuales se federan a nivel español, y están adheridos a la Federación Internacional de la Economía del Bien Común.

Los valores que propone la EBC son los que priman en las relaciones humanas, como: Solidaridad, Cooperación, Dignidad Humana, Sostenibilidad ecológica, Justicia Social, Empatía, Transparencia, Participación democrática,…, los cuales constituyen la base sobre la que se construyen las propuestas de un movimiento holístico que relaciona Personas-Empresas-Poderes públicos, en la construcción de un modelo sostenible.

El fundamento teórico de la EBC se sustenta en tres grandes bloques desarrollados entre finales del siglo pasado y el presente:

  1. Triple Balance / Cuenta de resultados de Elkington (2004)

  2. Teoría de los Stakeholders de Freeman (1984)

  3. Creación de valor compartido de Porter y Kramer (2011)

Con todo ello se realiza una propuesta sostenible sopesando los valores sociales, medioambientales y económicos.

¿Qué actividades realizamos?. Tenemos 4 grandes Nodos de actividades:

  1. Nodo de Organización: para tratar todos los asuntos internos de funcionamiento (Web, finanzas, …)

  2. Nodo de Empresas: que coordina nuestra relación con las empresas: Balances del Bien Común, certificaciones, etc.

  3. Nodo de Municipios: similar al anterior, pero relativo a la relación con los Municipios, Comunidades Autónomas, Estados,…

  4. Nodo Conocimiento, para toda relación con el mundo de la cultura y la educación: Universidad, Centros Educativos, Actos de divulgación,…

Nodo de empresas: Realiza las acciones propias de Balances del Bien Común (BBC), con la aplicación de la matriz del bien común, usando las herramientas de evaluación que la EBC tiene para tal fin. De igual modo, certifica los BBC que presentan las empresas con el soporte de Consultores y Auditores, previamente certificados por dicho Nodo, entre otros motivos, para hacer que en las empresas el dinero y el crecimiento pasen de ser un fin a ser un medio.

Esto se realiza con un proceso de cuatro semillas:

  • Semilla 0: Realización de un test de aproximación (muy sencillo y corto), disponible en nuestra Web. Sirve para que una empresa tenga una idea general de su aportación al Bien Común. En este caso, las empresas no tienen ninguna certificación de la EBC.

  • Semilla 1: Autoevaluación del BBC, con los medios de la empresa y aplicando las herramientas a su disposición. Si fuera necesario, se les facilita un Consultor certificado. No hay ningún certificado de la EBC, pero ya puede presentarse como Empresa con 1 semilla EBC.

  • Semilla 2: Realización del BBC completo con apoyo de Consultores certificados. La Auditoria se realiza por un grupo Peer (grupo de empresas que se auditan entre ellas). Estas empresas ya se presentan como “Empresa del Bien Común con 2 semillas”. Figuran en nuestros listados públicos de empresas EBC, en nuestra Web, y pueden usar nuestra imagen corporativa.

  • Semilla 3: Balance del Bien Común verificado y auditado. El proceso desde el inicio cuenta con el soporte y supervisión de Consultores y Auditores certificados por la EBC, y pueden usar la imagen de la EBC en todas sus comunicaciones, relación con las administraciones públicas, clientes, proveedores, etc. En determinadas administraciones este certificado es reconocido para aportar valores sociales y medioambientales requeridos en suministros, convenios,…

Con estos procesos se crean en las empresas redes de colaboración entre ellas, para compartir buenas prácticas, planes de mejora, Networking y cooperación.

El BBC no es una acción de RSC/RSE, dado que en el BBC su fin (entre otros) es:

  1. Legalmente vinculante

  2. Medible

  3. Comparable

  4. Tratamiento legal diferente a las empresas según su BBC

  5. Es sencillo y por tanto comprensible para todos

  6. Público

  7. Se audita externamente por un auditor que no puede elegir la empresa

Implantación del movimiento EBC:

  • Más de 1.000 grupos locales en todo el mundo

  • Más de 800 empresa en Europa

  • Más de 60 empresas en España

  • Amplia red de Municipios adheridos al movimiento EBC

  • Primer Municipio del Bien Común (mundial) en Miranda de Azán -Salamanca

  • Tenerife isla del Bien Común de la mano del Cabildo de la isla, con más de 20 empresas con 2 semillas

  • Constitución en Salamanca de la red “Universidades por el Bien Común” (año 2019)

  • Convenio firmado con la Universidad de Barcelona

  • Constitución de la Cátedra del Bien Común en la Universidad de Valencia. Fue un proyecto pionero a nivel mundial, unido a otras iniciativas. El inicio fue el contacto realizado por Rafa Climent, siendo alcalde de Muro de Alcoy: habiendo oído hablar de la Economía del Bien Común, facilitando el contacto del movimiento EBV Valenciano con diferentes empresas, ya que era sabedor de que compartían los valores que proponían la EBC. Tras ser nombrado Consejero de Economía Sostenible en el año 2015 por la Generalitat Valenciana, inicia un proceso de creación de cuatro nuevas cátedras en la Comunidad Valenciana: Economía del Bien Común, Empresas y Humanidades, Feminista y Azul.

  • Firma del convenio con el Ayuntamiento de Cádiz :El grupo local de EBC Cádiz se constituyó en 2017. Nos presentamos a ayuntamientos de la Bahía y Diputación provincial. Ya en 2017 el ayuntamiento de Cádiz cofinanció un curso de verano de la Universidad de Cádiz sobre EBC. En 2018 firmamos un convenio de colaboración. En 2019 co-organizó la Jornada previa a la asamblea anual celebrada en la Facultad de Económicas. El 30 de abril de 2021 el ayuntamiento de Cádiz aprobó una declaración institucional de apoyo a la EBC. Declaración por unanimidad que señala el poder atractor de la EBC para conseguir consensos en un momento de máxima polarización política.

  • Diferentes acciones del Nodo de Conocimiento, como la presentación del libro de Christian Felber “Por un Comercio Mundial Ético”, en el que desarrolla la idea de que el debate no es entre Libre comercio o Proteccionismo, sino entre Comercio Ético o Comercio No Ético, proponiendo a las Naciones Unidas como sede del derecho económico internacional, entre otras cosas.
  • ….

Sobre el resumen de 20 puntos de la Economía del Bien Común, hacemos un extracto de algunos que son de rabiosa actualidad:

  • Fiscalidad altamente progresiva en: Rentas – Patrimonio – Sucesiones

  • Tras debate ciudadano, fijar el sueldo máximo, la EBC propone entre 10 y 20 veces sobre el mínimo de cada empresa.

  • Complementar la democracia representativa por la directa y la participativa

  • Jornada laboral máxima de 30 horas, u otra resultante de un debate ciudadano

  • Año sabático tras 10 años trabajados (no obligatoriamente), con ingresos mínimos garantizados

  • Participar los empleados en la gobernanza de las empresas a partir de un cierto tamaño (como ya sucede en Alemania y Suecia)

Desde la Economía del Bien Común hemos puesto los raíles que llevan el tren a buen destino, ahora vosotros como parte activa de la sociedad tenéis que subiros a sus vagones, y entre todos conseguir una sociedad donde todos tengamos un sitio donde vivir con dignidad, donde las desigualdades sean equitativas, y nuestros sucesores tengan un planeta habitable y sostenible.

Preguntas/reflexiones realizadas por los asistentes:

(P/E): Agradecer la exposición, la cual me ha suscitado un cambio en su nombre. Propongo pasar a llamarla “Economía y Empresa por el Bien Común”. Me ha sorprendido gratamente la explicación de su base teórica con las referencias a Porter, Freeman,…, incidiendo en que no se trata de competir, sino, de cooperar. No olvidemos que la Economía es una ciencia social, por lo que propuestas como la de hoy, que hacen incidencia en aspectos sociales, son bienvenidas. De forma general me gustaría cuando se habla de Capitalismo, separar la parte productiva de la puramente financiero especulativa. Finalmente incidir en el disparate actual en el que todo el excedente generado de riqueza no es repercutido de ninguna forma al factor trabajo, es decir, en resumen, el problema principal es de reparto de riqueza.

(R1): Centremos el asunto en una pregunta ¿cuál es el fin de una empresa?. Seguramente que a nivel mayoritario la respuesta suele ser: Ganar dinero, pero eso no es un fin, es un medio para evitar que las empresas desaparezcan. Entre algunas respuestas tendríamos la que en una charla en la UVA indico la señora Decana: “El objetivo de esta Facultad de Económicas es que cuando los alumnos acaben sus estudios, tengan claro, que el fin de una empresa es Generar Valor a la Sociedad”

(R2): Además de la importante relación de la EBC con la empresa, no hay que olvidar la importante relación con los Municipios y el Conocimiento (movimiento holístico), y dado que la EBC trabaja de abajo a arriba, estas relaciones sociales, normalmente, se inician en el Municipio, Centros Educativos,…, siendo un elemento fundamental de concienciación la Educación (no el adoctrinamiento). Respecto a la RSC podríamos ver con el ejemplo de una empresa del sector energético, que hace voluntariamente acciones de RSC en el mundo del deporte, si luego sus relaciones sociales y medioambientales son como mínimo poco éticas (gestionar inadecuadamente un embalse para generar un beneficio económico rápido, aunque genere problemas de los que no se responsabiliza), solo con este ejemplo se ve que son cosas muy diferentes la EBC y la RSC.

(P): ¿Qué relación hay entre la EBC y AENOR?

(R): La EBC es un conjunto de vagones que encadenan cosas que ya existen, y una de sus labores son medirlas (comparar). Cabe preguntarnos si una empresa existiría sin los grupos de interés. La respuesta claramente es NO, ya que sin Clientes, Proveedores, Trabajadores, Infraestructuras,…, no podría existir. Esto es lo que mide la Matriz del Bien Común, y ahí, es donde trabajos de la Universidad Politécnica de Valencia la compara con la forma de medir de AENOR.

(P): ¿Por qué habéis elegido palabras nuevas como, Nodo, Semilla,…?

(R): En su inicio en España, se observo que la EBC era algo muy distinto y nuevo a lo que existía, y sobre la marcha se empezó a usar un lenguaje nuevo, pero no hay otra intención.

(P): ¿Cuántas empresas participan?

(R1): Es interesante saber como las empresas participan en la EBC, como Subbética en Andalucía que funciona como una cooperativa de productos ecológicos, que muestra los valores de la EBC. Aquí volvemos a recordar de que la realización del BBC, uno de sus fines es que tenga un reconocimiento legal, que permitan a las empresas que más aporten Social y Medioambientalmente ventajas con respecto a las menos éticas.

(R2); A nivel cuantitativo en España, tomando como referencia a las empresas que figuran como socios de la EBC , hay unas 60, pero como en trámite hay varias más, podemos indicar que actualmente, hay en torno a 100 empresas dentro del movimiento EBC en nuestro país.

(P): Explicar algo más sobre la participación de los trabajadores en la empresa.

(R1): En la Matriz del Bien Común, la fila tres hace referencia al grupo de interés Trabajadores. Ahí se evalúan cuatro aspectos de la relación de la empresa con sus trabajadores. Esto es importante para el resultado final del BBC, ya que una inadecuada respuesta a los trabajadores por parte de la empresa, puede generar puntuación negativa.

(R2): Los trabajadores en la Matriz son actores a dos niveles: uno en lo indicado anteriormente , y dos, deben de ser informados del BBC y estos podrán certificar su certeza.

(P): 1.- ¿En el aspecto macro se han preocupado de evaluar el PIB?

2.- Entiendo que no hay cambio de modelo económico y que entra dentro del modelo capitalista, como un capitalismo civilizado, ¿formaría parte del modelo Keynesiano a nivel macro?

Sugiero que, sin ciudadanos educados, y sin una administración justa, educada y democrática; no se pueden llevar a buen término las propuestas.

(R1): Invitación a leer el libro “Por un Comercio Mundial Ético”, donde se realizan propuestas de macroeconomía global.

(R2): Hemos empezado por el modelo micro porque trabajamos de abajo a arriba, pero sobre propuestas macro tenemos el Producto del Bien Común (PBC) como sustituto del PIB actual, y para ejemplo tenemos la iniciativa realizada en Chile, en su proyecto constituyente, de una propuesta ciudadana de incorporar el PBC; aparte de propuestas macro para la economía mundial como antes se ha indicado.

(R3): La idea de la EBC es la Cooperación, es algo vivo que se está construyendo de abajo hacia arriba. Recomendaría ver el proyecto de Ciudad del Bien Común.

(P): No se puede hablar sin responsabilidad del Estado, de una propuesta de fiscalidad progresiva.

(R): Desde luego que hay que exigir responsabilidad al Estado, pero eso no debe de ser excusa para que socialmente se exija una fiscalidad más justa, como es la propuesta de fiscalidad altamente progresiva. La pregunta no debería ser si pagar más o menos impuestos, sino, qué debe pagar cada uno, según su riqueza e ingresos.

(P): Los 20 puntos tienen una gran carga de política institucional, son objetivos muy ligados a las políticas públicas. ¿Qué nivel de receptividad tiene el poder institucional para asumir dichos principios?

(R): Por haber participado en la parte institucional (Paco Álvarez), es evidente que el despilfarro nunca puede ser asumible. Pero recordemos que quienes están gobernando, y posiblemente quienes lo hagan en el futuro, han sido educados en un sistema donde no se habla para nada de valores, por lo que el tema educativo es fundamental, pero no desde el adoctrinamiento, sino, educar de una forma transparente. Y una aclaración de una pregunta anterior; es evidente que la EBC no tiene nada que ver con el capitalismo, ni con el comunismo, es un modelo socioeconómico con rostro humano, cuyo objetivo es exclusivamente el bienestar del ser humano acompañado de un respeto total hacia el planeta en el que vive.

PONENTES:

Juan Manuel Martín         Fernando Moreno         Paco Álvarez          Albert Llucian
EBC Valladolid                    EBC Cádiz                 EBC Valencia          EBC Valencia

 

Bibliografía:

Christian Felber «Economía del Bien Común»
Christian Felber «Por un Comercio Mundial Ético»
Christian Felber «Salvemos el euro»
Joan Ramón Sanchís «El modelo de la Economía del Bien Común»
Tomas Pikkety «Capital e Ideología»
Joseph Stiglitz «Capitalismo Progresista»
Manfred Max-Neef «La economía desenmascarada»
Branko Milanovic «Capitalismo nada más»
Mariana Mazzucato «El Estado emprendedor»

En Clave Bahía 2021

En Clave Bahía, son unas jornadas anuales, que se vienen desarrollando desde hace 4 años en la ciudad de Cádiz y en las que participan tres colectivos de la bahía gaditana: Asociación Bahía de Cádiz, Economía del Bien Común y Ecologistas en Acción. Cada una de estas asociaciones analizan, profundizan y disertan, desde su propia perspectiva, el tema de cada año.

Por la Economía del Bien Común han participado este año; Asunción Sánchez que versó sobre la “Economía social y Comunitaria”, Pedro Castilla Madriñán centró su conferencia en “La Economía de los Cuidados: Una economía para la Vida y el Planeta” y la de José Álvarez discurrió sobre “La economía que viene: energía, fondos de inversión y contaminación”. Fernando Moreno, abrió las jornadas, como representante de la EBC.

Tras cada conferencia, se iniciaba un ameno y participativo debate, con preguntas a cada uno de los ponentes. Estas jornadas se han celebrado en las instalaciones de la Fundación Cajasol, ubicadas en la histórica plaza de San Antonio, en el casco antiguo de la ciudad.

EBC-Cádiz

Lucha de clases y Bien Común aquí y ahora

La lucha de clases sigue existiendo y es
la mía, la de los ricos, la que va ganando”
Warren Buffett (2011)

La lucha de clases existei. El origen del concepto está en Nicolas Maquiaveloii, el fisiócrata François Quesnay (1758) y economistas clásicosiii. Marx y Engels toman de ellos el concepto y sobre él desarrollan su teoría de la transformación hacia una sociedad socialista, antesala de la sociedad comunista. La propia palabra “comunista” tiene su raíz en lo “común”, en el Bien Común. Como todo tipo de lucha necesita una estrategia y una táctica para conseguir la victoria. Los escritos de Marx, Engels, Lenin, Luxemburgo, Gramsci, Mao, Lukas, Castro, Guevara, Ho Chi Minh y otr@s tratan siempre sobre esta estrategia y táctica en su momento y lugar concreto. Vivimos un momento crucial de la Humanidad. Por primera vez el sistema capitalista globalizado une la crisis de demanda con la crisis de ofertaiv, agota la explotación de la naturaleza poniendo en peligro la propia existencia de la especie humana, y lleva la desigualdad a extremos nunca antes visto en la historia, a la vez que dispone de conocimientos y desarrollos científicos, tecnológicos y humanos inimaginables hace pocas décadas. La contradicción entre el control y disposición de este conocimiento y medios de producción por una élite de personas que apenas superan las 2.000 en una humanidad de casi 8.000 millones lleva al sistema a su crisis civilizatoria, al urgente e imprescindible cambio de valores, motivaciones y objetivos. A su superación y transformación. Sin consciencia, movilización y organización tras unos objetivos estratégicos y unas tácticas adecuadas no se logrará. He aquí la importancia del Bien Común.

Teoría militar y lucha de clases

Han existido personas, hombres y mujeres, que han influido por sus obras especialmente en el devenir de la humanidad. Fueron personas de carne y hueso, que vivieron en un contexto histórico y local determinado que, entre sus contradicciones y miserias, realizaron la grandeza de su obra dando sentido a las vidas de sus congéneres e inspirando la acción de las siguientes generaciones. Con el paso del tiempo, sus exegetas mistifican sus figuras difuminando sus miserias y contradicciones, llegando incluso a endiosarlos. Esto pueden hacerlo tras décadas o siglos, cuando no queda nadie que los recuerde directamente. Con este proceso sus exegetas se recubren de autoridad, pero cosifican sus mensajes de liberación dogmatizándolos y levantando barreras de incomunicación, impidiendo el diálogo intercultural. Hoy, ante el reto que tiene la humanidad de unirse en Una para hacer frente a los desafíos globales, es necesario desmitificarlas, humanizarlas. Y humanizamos a las grandes figuras del pasado cuando las contextualizamos en sus espacios y tiempos vitales.

La estrategia y las tácticas militares han de estar unidas y ser coherentes entre sí para conseguir los objetivos. La estrategia es la visión de largo alcance, los objetivos últimos a conseguir, y la hoja de ruta completa para ello. Las tácticas son las curvas y vericuetos del camino para llegar al final; son las colinas que hay que tomar y en las que hacerte fuerte para ir paso a paso hasta el triunfo final.

El primer texto de estrategia y táctica militar que ha quedado escrito es la toma de la aldea de Meggido (en el actual Estado de Israel cruce de caminos entre los imperios hititas al norte, sumerio al este, y egipcio al sur por el faraón Tutmosis III (1457 a. c.) Pero es El arte de la guerra de Sun Tzu (Siglo V antes de Cristo) el que se considera el primer tratado militarv. En su primer capítulo “De la evaluación” habla de cinco componentes básicos de toda estrategia y táctica militar: La doctrina, el tiempo, el espacio, el liderazgo y la unidad y disciplina. Si analizamos los textos de la campaña de Alejandro Magno, La Guerra de las Galias de Julio Cesar, o Del arte de la guerra de Nicolas Maquiavelo podremos observar que todos hablan de estos cinco elementos esenciales en sus contextos históricos y locales. El arte de la guerra de Sun Tzu es traducido al francés y publicado en 1772. En 1832 Clausewitz publica su tratado De la guerravi donde analiza las campañas napoleónicas influenciado por El arte de la guerra de Sun Tzu.

Marx y Engels publican El manifiesto del partido comunista en 1848 y con él están dando el primer componente básico: “doctrina”, el objetivo final que justifica y da sentido a la lucha de clases. Previamente en la década de 1840 se habían asociado a la Liga de los justos en Bruselas, que cambia de nombre como Liga de los comunistas en Londres en 1947vii, cuando les encarga la redacción del Manifiesto. Con ello desarrollan los componentes básicos de “liderazgo” junto con “Unidad y disciplina”. Posteriormente en 1864 se crea en Londres la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT)viii donde se desarrollan los componentes de “tiempo” y “espacio” en cada uno de los Estados-naciones de las delegaciones que la componen. Posteriormente Lenin publica ¿Qué hacer? (1902) donde desarrolla la organización y estrategia adaptada a las condiciones existentes en Rusia a principios del S. XX. En la década de 1930 Gramsci, en Papeles de la cárcel, reflexiona sobre las experiencias de Marx, Engels y Lenin a la luz de la relectura de Maquiavelo sobre las condiciones y requisitos para la transformación social en Estados complejos desarrollados.

Tras la Segunda Guerra Mundial el sistema capitalista disfruta de los treinta años gloriosos sustentados en la reconstrucción, Estado del Bienestar en los estados centrales y el intercambio desigual del colonialismo sobre el resto del mundo capitalista. Los países comunistas se desarrollan como antítesis del sistema capitalista en un reparto del mundo en torno a la guerra fría. Pero al final de la década de 1960 deja de ser viable. En agosto de 1971 se presenta el Manifiesto de Lewis Powell, a instancias de las Cámaras de Comercio norteamericanas, acta de nacimiento en Estados Unidos de la ideología neoliberal y la estrategia de las dirigencias de las grandes empresas para controlar los medios de comunicación social y a políticos, con objeto de someter y dominar una economía y sociedad que se les escapaba y rebelaba. Reagan en EE UU y Margaret Thatcher en Gran Bretaña serían la visualización histórica de su implantación política. También en 1971 EE UU rompe la vinculación del dólar con el oro que garantizaba la estabilidad financiera mundial desde los acuerdos de Bretton Woods en 1944. Con ello se inicia la deformación del sistema y comienza la denominada «financiarización de la economía» que lo ha mantenido artificialmente desde entonces, pasando de una burbuja y crisis financiera a otra de forma ininterrumpida, acelerando el proceso de concentración económica en las élites directivas de cada vez menos transnacionales.

En los siguientes cuarenta años el sistema capitalista ha desarrollado su hegemonía en torno a:

1.- Doctrina. Libertad de mercado y democracia liberal como ideal mundial

2.- Tiempo. El fin de la historia marcada por el sistema capitalista imperecedero

3.- Espacio. La globalización neoliberal, el sistema capitalista en todo el orbe

4.- Liderazgo. De las Corporaciones transnacionales ejercido desde un poder oculto

5.- Unidad y disciplina. Garantizada por y desde el Club Bilderbergix a través del dólar, el sistema financiero internacional, control de la investigación científica y el desarrollo tecnológico como poder blando; y el despliegue de bases militares, golpes de estado y actos terroristas como poder duro, en palabras de Joseph Nyex. Subyugación ideológica y coerción en palabras de Gramsci.

En 2012, Zbigniew Brzezinskixi publica su último libro, «La visión estratégica», en el que habla sobre las perspectivas estratégicas del mundo en el siglo XXI para el sistema capitalista, que pierde su hegemonía tras la crisis económica de 2008/9 ante la pujante China, arropada por la recién surgida BRICSxii, alianza entre Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Desde entonces hasta ahora el mundo ha vivido un interregno falto de un claro e indiscutido liderazgo, fragilidad, inestabilidad, consciencia de vulnerabilidad e interdependencia. Mientras tanto se profundiza la crisis climática, proliferan los estados fallidos, hambrunas, millonarias migraciones de poblaciones excluidas del sistema, epidemias y resurgimiento de fascismos en el mundo, con oleadas de políticas progresistas y conservadoras en las elecciones aupadas por poblaciones desorientadas y desilusionadas por sus políticos electos una y otra vez. Y el incremento de la tensión militar entre EE UU/OTAN y China/Rusia manifestado en distintos lugares del mundo, que nos acerca peligrosamente a un conflicto nuclear.

Lucha de clases aquí y ahora

En la actual correlación de fuerzas internacional sin una clara visión estratégica los gobiernos progresistas en el poder se desvían de la ruta adecuadaxiii. Se difumina la diferencia entre el camino correcto y la desviación, entre el bien y el mal, quedando únicamente el ejercicio del Poder. Se transforman en meros gestores que buscan su legitimación en la eficacia y eficiencia, defraudando a sus electores que demandan soluciones reales que transformen sus condiciones de vida.

En el artículo Función histórica del Bien Común y las economías transformadorasxiv hago una primera aproximación sobre los cinco componentes básicos de Sun Tzu en este momento del proceso de cambio. Veámoslo con más detalle.

Doctrina. –

Un planeta, una Humanidad y un Gobierno mundial democrático, legítimo y transparente. Para hacer nacer el Estado del Bienestar del Buen Vivir a nivel mundial tenemos que generar el nuevo Poder soberano de la ciudadanía universal y los derechos jurídicos de la naturaleza, nuestra gran Madre Tierra. La globalización neoliberal mundializa la economía y comprime lo social y político en los Estados-nación impidiendo el equilibrio entre las tres facetas de una única realidad. Tan sólo recuperando el equilibrio entre lo económico, social y político (libertad, igualdad y fraternidad) la humanidad tendrá una mínima opción de enfrentar los retos globales. Esta visión es la única que posibilita la cohesión de la inmensa mayoría de la humanidad y la hegemonía de clase en el proceso avanzando en la superación y transformación sistémica y civilizatoria.

Tiempo. –

Vivimos el tiempo del capitalismo agonizante y del nacimiento de una nueva época de la humanidad edificada sobre nuevos valores, motivaciones y objetivos. Esta transformación surge de la necesidad y del ejercicio de nuestra libertad de ser conscientes de los retos que enfrentamos y actuar en consecuencia. Este tiempo se manifiesta de distintas formas en los Estados-nación capitalistas desarrollados cuyo sistema agoniza; en los países del Sur colonial y periféricos que avanzan hacia su inclusión en una nueva realidad internacional en igualdad de derechos y deberes; y en los países comunistas y excomunistas que han de superar su realidad surgida como antítesis del sistema vigente hacía una síntesis superadora en un mundo y futuro compartido. Así mismo, es diferente en las iniciativas alternativas que surgen y se multiplican desde la sociedad en todo el mundo; en contraposición al tiempo que se manifiesta en las relaciones institucionales intergubernamentales, encorsetadas y encauzadas por los planificadores del sistema dentro de una defensiva institucionalidad y mecanismos expresamente creados para ello.

Espacio. –

La respuesta necesaria al cambio climático y a la desigualdad e injusticia social tan sólo puede ser dada a nivel mundial. La humanidad avanza, no retrocede, sobre la realidad de partida creada con anterioridad. Es una mundialización nueva que supera y trasciende a la anterior, paridora del nuevo paradigma de valores, motivaciones y objetivos. Y este espacio mundial nos requiere anteponer, a cualquier otro derecho, la defensa de la biosfera, la dadora de Vida, como Bien Común de la Humanidad, haciendo surgir la ciudadanía universal como nuevo Poder Soberano.

Liderazgo. –

El sujeto social para esta transformación es el conjunto de la humanidadxv. Con el desarrollo final del sistema capitalista y su globalización han madurado las condiciones hasta el límite de acercar la posibilidad de que la liberación de la clase obrera sea la liberación de todas las clases y sectores sociales. El liderazgo del nuevo tiempo lleva en su seno la esencia de la nueva realidad a construir, por ello no puede ser sino un liderazgo diverso, compartido y transparente. A la humanidad unida en la diversidad le corresponde un liderazgo múltiple, diverso y compartido desde la legitimidad que le otorga la transparencia.

Unidad y disciplina. –

¿Cómo se garantiza la unidad de acción y la disciplina de toda la humanidad cuando está dividida por nacionalidades, razas, culturas y lenguas en 2021? Confiando en ella, organizándola y fortaleciendo los mecanismos de interculturalidad.

En 2003 decenas de millones de personas en el mundo entero nos movilizamos por la Paz previo a la guerra de Irak montada desde mentiras y falsedades. Túnez, el 15M, Occupy Wall Street, viernes por el clima, movilizaciones feministas, … nos permite alimentar la fe en la humanidad sin fronteras y en la juventud que hoy intenta crear un proyecto de vida en un mundo que les arrebata toda perspectiva, ilusión y esperanza.

La organización debe responder a las circunstancias y contexto en que se desenvuelve el sujeto social que lidera la transformación. Hoy no existe ningún tipo de organización mundial adecuado para ello. La ONU es la que más se acerca, pero no representa a la ciudadanía universal si no a los Estados-naciones. Hay que dotar de organicidad social a la ciudadanía. La propuesta de Portavocía de la Humanidadxvi intenta avanzar en esta organicidad social sobre los valores esenciales del mundo en construcción: dignidad y derechos humanos, igualdad incluida la de género, respeto y armonía medioambiental; economía por y para la Vida; democracia participativa; y generación de un Demos intercultural para la ciudadanía universal. No se trata de elegir a las personas puras que proponía Aristóteles. Estos seis elementos básicos de la nueva época ya disponen de organizaciones sociales internacionales que vienen luchando por la defensa de sus objetivos específicos a la vez que trascienden los límites establecidos por los Estados-nación. La constitución de un órgano que una la acción de estos portavoces en espacios territoriales determinados da conciencia de unidad de los diferentes procesos, fortalece a las organizaciones participantes y avanza en la construcción de la nueva institucionalidad desde abajo hacia arriba, garantizando la unidad y disciplina de acción con formas de democracia participativa. Los partidos políticos, que hoy están circunscritos a espacios electorales dentro de cada Estado-nación, tienen un importante papel promoviendo estas plataformas en sus ámbitos, si quieren ser partes de la transformación superadora de la actual democracia liberal.

Fortalecer la interculturalidad se presenta como tarea de especial interés, ya que sobre ella se levantará el Demos, el espíritu de una única humanidad, el nuevo Poder Soberano del mundo que nace. La humanidad ha de sentir que comparte un horizonte común con el Planeta. Lo que exige una cultura del diálogo intercultural no es sólo tolerar, sino afirmar las diferencias por sí mismas y como forma de facilitar un sentimiento de solidaridad y pertenencia común. Parte de la premisa de que cada cultura y tradición sólo puede mantener su identidad en un contexto en el que hay una preocupación por la humanidad en general. Es decir, la diversidad sólo puede florecer en un espacio en el que hay un reconocimiento general de su valor. Una ética cosmopolita de mutua comprensión cultiva un sentimiento común de pertenencia a una única humanidad. La ciudadanía se abrirá a una variedad mucho mayor de posibles valores comunes en el ámbito mundial. La mundialización necesaria que cree el espíritu único para toda la humanidad tiene que permitir el compartir las mutuas diferencias, pero también otorga un espíritu que es mayor que la suma de sus partes. Será un salto cualitativo en la evolución de la humanidad. Ése es el auténtico mensaje de diversidad que el proceso de unificación de la humanidad en el Buen Vivir encierra.

La dualidad en los frentes de la lucha de clases

Es la realidad medioambiental, económica y social la que determina los frentes de la lucha de clases. No se trata de hacer un ejercicio teórico de eruditos geniales que nos permitan hacer de “alquimistas de la revolución” en palabras de Karl Marx. El objetivo estratégico solo se conseguirá en el desarrollo paso a paso de las acciones tácticas. La contradicción principal obliga a responder y actuar de forma urgente, inaplazable, y en torno a ella todas las clases sociales y sectores dentro de cada clase han de definirse. Aparece en primer plano precisamente porque significan opciones, cruces de caminos en el devenir histórico, en torno a las que hay que posicionarse, poniendo de manifiesto las diferencias y contradicciones secundarias entre los diferentes sectores de cada clase; estas diferencias permiten aglutinar alianzas sociales de progreso o de retroceso histórico. Son opciones con consecuencias irreversibles en el tiempo, ya que posteriormente la realidad, correlación de fuerzas y los problemas serán otros. Las distintas opciones son objetivas, pero tendrán que visualizarse, exponerse y defenderse dentro de una determinada estrategia de acumulación de fuerza social y aislamiento de las otras opciones, ya que lo que no se conoce no existe y quién no tiene estrategia propia juega siempre con la estrategia del contrario. Sólo una será la elegida y la seguida por la sociedad.

Hoy la contradicción principalxvii la marca el cambio climático y la urgencia de actuar para garantizar la supervivencia de la humanidad como especie. La contradicción fundamental sigue siendo la que enfrenta al capital con el trabajo asalariado, pero a unos niveles de concentración del capital y de desigualdad e injusticia social mundial que hace inviable el mínimo necesario de cohesión social. Es este enfrentamiento el que marca los frentes de la lucha de clases en una tensión dialéctica entre avanzar hacia la necesaria transformación y superación del sistema capitalista o bien, hacia una reforma y bloqueo permanente que permita al sistema seguir funcionando dentro de la lógica del capital, mientras se pudren las condiciones y se cierran las puertas de oportunidad para actuar que impidan el desastre total.

La intuición cognitiva sobre el movimiento vital de todas las cosas con el método dialéctico de Demócrito y Epicuro, recuperado para la modernidad por Hegel y Marx, profundiza su base científica a la luz del principio de bifurcación de la mecánica cuántica. La evolución de las comunidades humanas observadas bajo este principio se refleja en la historia de las luchas de clases. Veamos algunos ejemplos de esta dualidad en las distintas facetas de la crisis sistémica y civilizatoria del sistema capitalista actual.

Energías renovables. – Potenciarlas en un horizonte de completa sustitución de la generada por combustibles fósiles no es una opción, es una necesidad imperiosa aceptada científicamente y por la mayoría social. La dualidad se encuentra en desarrollar una respuesta que permita el negocio, la lógica del capital, a través del control de la producción y distribución futura para cambiar lo imprescindible manteniendo el sistema capitalista. O la otra opción coherente con el sentido evolutivo: avanzar hacia la transformación que necesita la humanidad para garantizar su supervivencia y una vida digna para tod@s, que requiere la descentralización y democratización de la producción energética, vinculando su producción a las necesidades reales de las poblaciones que viven sobre un determinado territorio.

Efectos del cambio climático. – La coherencia de las posibles medidas a adoptar para mitigarlos y regenerar las condiciones para la vida chocan con la vigente sociedad de consumo; con las actuales formas de producir, consumir y distribuir resultante de la necesidad del capital de su reproducción ampliada en un horizonte sin límites. La opción alternativa es cambiar los valores, motivaciones y objetivos hegemónicos construyendo la necesaria economía por y para la Vida, donde se tendrá que relocalizar en gran parte la producción de los medios esenciales para la vida de las poblaciones, a la vez que convertimos la producción, consumo y distribución en regeneradores de la vida. El fracaso de la COP26xviii y de las anteriores desde 1992 nos demuestra que el marco determinado por las grandes corporaciones, donde los principales Estados-nación son los que aprobaran las medidas y sus garantías de cumplimiento, está diseñado para controlar el proceso. El protagonismo de los lobbies corporativos y el control indirecto que hacen de dirigentes y gobernantes de los principales Estados-nación en el proceso previo para ser elegidos, marcan unas reglas de juego donde el bien común de la humanidad jamás podrá triunfar.

Urbanismo. – El 50% de la población mundial vivimos en zonas urbanas. La ONU estima que en 2050 este porcentaje habrá subido al 70%. Es en estos espacios urbanos donde se desarrolla principalmente la actividad productiva, consumo, distribución, contaminación, desigualdad y actividad política. El diseño de las ciudades viene siendo congruente con las necesidades del capital en grandes líneas, priorizando, por ejemplo, el uso de automóvil sobre el transporte público y el bienestar de las personas. En ellas se producen y reflejan los conflictos y las alternativas, configurándose como un escenario permanente de la lucha de clases. Hoy el despliegue de la Inteligencia Artificial con el Big Data tiene uno de sus pilares esenciales en las llamadas Smartcitys. La opción del capital es la apropiación monopólica de los datos generados por las poblaciones sin ningún límite ni cortapisa ética. La otra opción es incorporar en este software los valores éticos de dignidad, solidaridad y justicia social, valores medioambientales y democracia participativa con medidores que nos indiquen si realmente caminamos en dirección correcta o no y a qué velocidad, convirtiéndolos en verdaderos cuadros de mando para la gestión política transparente, y vehículos de concienciación y democracia participativa. Desde Cádiz intentamos adelantarnos con el proyecto de Ciudad del Bien Comúnxix, pero el confinamiento del covid19 y la falta de visión y voluntad política de los diferentes gobiernos locales, han permitido la firma de los convenios con las grandes corporaciones tecnológicas para las inversiones Next Generation en la provincia sin ningún condicionamiento de valores éticos y visión transformadora de clase. Este frente de la lucha de clases dentro del urbanismo va en paralelo a la generación local de alternativas como las Comunidades del bien comúnxx donde se limita el derecho de propiedad evitando la especulación y fortaleciendo lazos de comunidad. Felber en Economía del Bien Común nos habla de la visión estratégica donde, en una sociedad del Bien Común ya establecida, no tendrá sentido ser propietario de la tierra ni de la vivienda, pero sí hacer usufructo de ellas siempre con actividades enfocadas al bien común y al uso personalxxi. Esta visión estratégica jamás se hará realidad si no enfrentamos desde la ciudadanía organizada el reto de poner en marcha proyectos alternativos y desde los gobiernos locales alternativas en las decisiones que se toman en el día a día que desarrollen las que verdaderamente caminan hacia el bien común. Han vuelto a ganar por incomparecencia del adversario.

Lucha de clases sindical. – La defensa de los puestos de trabajo se inserta en la lógica del mantenimiento de las actuales reglas del mercado, limitándose al coste de la mano de obra. Se tendrá más o menos éxito en la lucha, pero dentro de este marco no se avanza en la construcción del nuevo paradigma. Es más, con las necesidades de incremento de la tasa de ganancia del capital, el estancamiento del crecimiento y la IA aplicada a la producción el escenario futuro es de derrotas sindicales con más precariedad, división y enfrentamiento entre personal asalariado de distintos centros del mismo grupo localizados en diferentes países, y pérdida de poder adquisitivo. Pymes y autónomos de todos los sectores productivos caminan en paralelo con el personal asalariado, que hoy vemos claramente en la agricultura y en la guerra de la leche en la ganadería. La opción alternativa pasa por reducir la jornada laboral sin merma retributiva y desarrollar la democracia económica conquistando parcelas de codecisión en el seno de las empresas, creando paralelamente redes colaborativas de empresas vinculadas con las necesidades de las poblaciones asentadas sobre los territorios vertebrándolos, transformando la economía sobre las potencialidades endógenas y avanzando en una economía basada en el valor de uso: La economía por y para la Vida.

Economía social y solidaria. – En su seno se libra la batalla día a día. Han de ser viables económica y financieramente en un mercado competitivo dentro de la lógica capitalista en contra de sus propios valores intrínsecos dignidad, igualdad y solidaridad. Su propia existencia dentro del actual sistema capitalista sirve para justificarlo en tanto que es la manifestación de su flexibilidad para contener lo diverso. En tanto que se limite a mantenerse, cambiando el interés individual de la persona por un interés particular y egoísta del colectivo asociado de la empresa de economía social, sin extender sus valores intrínsecos a su entorno económico y social estará defendiendo y justificando el vigente sistema, aunque sean el germen del modelo empresarial del nuevo paradigma.

Renta Básica Universalxxii . – Puede ser la herramienta para enfrentar la desigualdad social y la carencia de puestos de trabajo por el sistema manteniendo un mínimo poder de consumo, alternativa surgida en el Foro Económico Mundial; o bien una alternativa de empoderamiento y autonomía de la ciudadanía frente al poder corporativo, avanzando en la transformación de época en nuestro tiempo.

Podríamos seguir con muchos más ejemplos que harían interminable el artículo.

2022 ha de ser el año en que se desarrolle la conciencia de pertenencia a una única y diversa humanidad. Y antes de que finalice 2024 tendrá que movilizarse como jamás nadie haya podido imaginar exigiendo el Congreso Constituyente para un planeta, una humanidad y un Gobierno democrático, legítimo y transparente. Con el Bien Común de la humanidad se trata de poner fin para siempre a todo tipo de dominación rompiendo las reglas del juego e instaurando nuevas reglas, nuevos valores sociales, nuevas leyes. Los indicadores y métodos de análisis de la teoría económica, social y política vigentes provocan la pérdida de la adecuada orientación en las medidas y actuaciones tomadas en la búsqueda de la salida a la crisis, por lo que tenemos que crear nuestros propios indicadores como propone la Economía del Bien Común y resto de economías transformadoras. Las múltiples crisis del sistema capitalista agonizante se superan trascendiendo el propio sistema capitalista, trascendiendo nuestra propia realidad haciendo avanzar el nivel de conciencia de la propia humanidad.

Fernando Moreno Bernal
Campo de energía EBC Cádiz
Cádiz, a 18 de noviembre de 2021

ii Maquiavelo, Nicolas. Discursos sobre la Primera Década de Tito Livio.

Función histórica del Bien Común y las economías transformadoras

La Humanidad está ante un momento crucial. Los fundamentos neoliberales del mundo en los últimos 40 o 50 años han estallado fruto de las propias contradicciones del sistema capitalista. Este es el momento de construir los cimientos de nuestro futuro. Ya en 2021 estamos despertando a un mundo nuevo. Estamos asistiendo a grandes avances en todos los ámbitos científicos y técnicos, especialmente en física, ordenadores cuánticos y biogenética. La economía mundial sufre grandes cambios por la desglobalización forzada con la ruptura de las redes de suministros y el enfrentamiento entre el mundo unipolar del pasado y el surgimiento del mundo multipolar. Este sistema económico está amenazado por las consecuencias cada vez más manifiestas del cambio climático; la transformación se vuelve cada vez más necesaria, acuciante e inevitable. Y con esta necesidad, la consciencia universal del carácter irrenunciable a un proyecto de futuro cosmopolita para la Humanidad y la Vida en este planeta.

No tenemos que temer necesariamente el futuro. Ya hoy existen grandes cambios en el sistema económico y monetario, que trastocan los operadores del mercado y la estructura económica de los mismos. Es un campo de lucha entre lo caduco y lo nuevo. Entre el poder y control de unos pocos y el bien común de la mayoría de la Humanidad. Entre dictadura de codiciosos y democracia plena de la inmensa mayoría. Hoy lo vemos en el oligopolio farmacéutico y la lucha contra Covid-19 en el mundo, y en España con el oligopolio eléctrico y la factura de la luz. Es el tiempo en que surgen propuestas originales basadas en nuevos valores para solucionar los problemas económicos, sociales y políticos. Es el tiempo en que surgen las economías transformadoras para anteponer el Bien Común de la Humanidad sobre la avaricia de unos pocos.

Para construir los cimientos de nuestro futuro como Humanidad debemos tener en mente el objetivo final, la meta a la que queremos llegar: la construcción de las normas y reglas que permitan vivir dignamente a toda la humanidad en equilibrio y armonía con nuestra gran madre la biosfera del planeta Tierra, Gaia. En una Humanidad unida en la diversidad. La constitución de un Estado mundial democrático, legítimo y transparente, que promueva la riqueza de la diversidad y pluralidad de nuestra humanidad.

Las dinámicas internas de los procesos en marcha están activando y fortaleciendo el poder transformador que surge del seno de las sociedades, aunque lo percibimos deformado por la realidad actual de enfrentamiento entre Estados-naciones. El protagonismo de la sociedad civil es esencial si queremos llegar a buen puerto, desarrollando su hegemonía en torno al concepto de Bien Común de la Humanidad. Y para ello debemos prestar especial atención a cinco aspectos:

1.- Cohesión y hegemonía

El mundo actual globalizado está unido por la ideología neoliberal que marca la forma de producir, consumir y distribuir. Esta unidad conforma una sociedad sobre determinados valores, motivaciones y objetivos. Hoy estos están cuestionados por hacer inviables las sociedades y el futuro de las nuevas generaciones. La única forma de enfrenarnos a este reto es construir un nuevo paradigma de valores, motivaciones y objetivos que nos inspiren el Buen Vivir para toda la Humanidad, y en torno a esta unidad de pensamiento cohesionarla. Es una lucha cultural por una nueva teoría que permita la supervivencia a la vez que libere toda la potencialidad creativa de la Humanidad liberándola de las trabas y corsés que le impone la maximización del beneficio para unos pocos en la actualidad. Las diferentes economías transformadoras, y entre ellas la EBC, ya enfrentan esta lucha ideológica.

2.- El tiempo de los procesos

“Cuando teníamos todas las respuestas nos cambiaron todas las preguntas” nos contaba Eduardo Galeano. El neoliberalismo se ha impuesto a la humanidad por incomparecencia del adversario, controlando los tiempos y distrayéndonos con batallas del pasado que ya no tienen relevancia en el presente. Hoy nos enfrentamos al “capitalismo de la vigilancia”, al Big Data y 5G, sin regulación y sin código ético. Ya están tomando posición y controlando los datos con las tecnologías y la imposición del “acepto” para su uso, así como con las Smartcitys. Mientras nos distraen con espectáculos y polémicas coyunturales de “vacunación obligatoria o no”, precios de la luz, etc. que aprovechan también para “hacer caja”. Para cuando nos planteemos la regulación y ética de la obtención, uso y aprovechamiento de datos personales ya dispondrán de los mismos.

3.- Espacios relevantes en la confrontación

Quién determina el tablero del juego dispone de la mitad del éxito. Tan importante como el tiempo es determinar cuales son los temas relevantes por los que merece la pena confrontar. ¿Dónde está en 2020 y 2021 Greta Thunberg y la lucha de la juventud contra el cambio climático? ¿Dónde las grandes movilizaciones feministas? Cuando se dieron cuenta que no podían controlar a Greta Thunberg la hicieron desaparecer siendo ninguneada en los medios de comunicación. Cuando vieron que no controlaban al feminismo desviándolos hacia el movimiento Me-Too, limitado a famosas y adineradas actrices, también este desapareció de los medios de comunicación, tapados ambos por el miedo generalizado al Covid-19. En este tiempo que surge debemos conjugar tiempo y espacio para determinar agendas de temas a tratar e itinerarios a seguir. Hay que tomar la iniciativa y no sólo reaccionar ante hechos consumados.

4.- Liderazgo social compartido

El liderazgo social compartido es el motor de las verdaderas transformaciones. Si queremos cimentar un mundo nuevo solidario, con justicia social, equidad, sostenible, democrático e intercultural debemos actuar con rigor y valentía. Es en el seno de los movimientos sociales desde donde surgen las nuevas normas, reglas y estructuras. Este liderazgo social debe tener su reflejo en el liderazgo político entendido como constructor de poder legislativo, ejecutivo y judicial del nuevo poder constituyente. No hay liderazgo ni hegemonía sin proyecto transformador, ni verdadero proyecto transformador sin nuevos valores dominantes, sin la nueva “cultura”. El liderazgo le corresponde a la economía social donde capital y trabajo se funden en uno y son el germen de las empresas y sociedad futura.

5.- Unidad y disciplina

Unir y dotar de organicidad a la sociedad civil y darle todo el protagonismo. Esta sociedad civil organizada a través de sindicatos, empresas de economía social, pymes, comerciantes, agricultores, ganaderos, asociaciones feministas, de vecinos, jóvenes, consumidores, ecologistas, desarrollo sostenible, culturales, solidarias, etc. está desunida y dispersa con sus objetivos específicos. Hay que unirla, hacerlas confluir para que su acción creativa, comprometida y participativa se multiplique en la interacción de unas con otras. Y desde ahí establecer e institucionalizar un diálogo permanente con la Administraciones públicas locales con competencias directa en el territorio para el ejercicio diario de soberanía en una verdadera democracia participativa. La unidad de acción tiene que establecer lazos de conexión internacionales. Unidad por la base que crece hasta la copa en un mar de ramas global. Lo local y lo global conformando una sola realidad. Esta acción unitaria debe dotarse de disciplina para alinear sus acciones como un cuerpo unido con un mismo objetivo. Para ello es necesario conocer todas las herramientas disponibles y usarlas en la forma adecuada y en el momento preciso; y desarrollar las nuevas herramientas necesarias para tal fin.

El Bien Común de la Humanidad es la idea fuerza, el atractor en esta crisis sistémica y civilizatoria que transitamos, que posibilita crear las bases de la futura institucionalidad. Y las economías transformadoras, entre las que nos encontramos la Economía del Bien Común, las que generan el proyecto futuro que permite desarrollar el liderazgo y la hegemonía en el tiempo hasta conducirlo a buen puerto. La EBC ha cumplido diez años, en los que ha estado sembrando semillas de futuro. Con la agudización de la crisis sistémica y civilizatoria ha llegado la hora de la recolección.

Fernando Moreno Bernal

Coordinador/Presidente EBC Andalucía

Cádiz, a 16 de septiembre 2021

Apoyo del Ayuntamiento de Cádiz a la EBC

El Ayuntamiento de Cádiz en el Pleno celebrado el 30/04/2021 ha aprobado una declaración institucional de apoyo a la Economía del Bien Común por unanimidad.

Previamente se había aprobado otra declaración por unanimidad de apoyo al mantenimiento de la planta de Airbus en Puerto Real. En defensa del empleo y de la actividad productiva existente. La primera un acto de solidaridad con trabajadores industriales de un término municipal colindante y a la defensiva. La segunda una apuesta ofensiva por la economía con futuro basada en valores de dignidad, solidaridad, justicia social, cooperación, sostenibilidad ecológica, transparencia y democracia participativa.

Esta Declaración institucional es un paso más dado por el Ayto. de Cádiz desde la anterior legislatura en la que firmó el Acuerdo de colaboración con la Asociación andaluza para el fomento de la EBC en septiembre de 2018. Ha cofinanciado dos cursos de verano de la Universidad de Cádiz sobre EBC y fue coorganizador de la Jornada de 30 de mayo de 2019, previa a la Asamblea anual de la Asociación federal de EBC celebrada en Cádiz.

Desde el grupo local (Campo de energía) de EBC Cádiz valoramos sobre todo el acto de generosidad del equipo de Gobierno del Ayto. de Cádiz y su alcalde José María González Santos (Kichi) que teniendo garantizada la mayoría en la votación, acceden a que sea una Declaración institucional para garantizar la unanimidad, dando un ejemplo de verdadero liderazgo hacia la ciudadanía en estos tiempos de crispación y polarización partidaria.

Esta unanimidad de todos los grupos municipales presentes en torno a la EBC demuestra el poder atractor del Bien Común en el territorio, imprescindible para avanzar en construir el futuro mejor, posible y urgente que necesitamos toda la Humanidad. Los que jamás apoyarán la EBC son los especuladores financieros internacionales; los que contaminan y destruyen la biodiversidad; los insolidarios que atentan contra la solidaridad y cohesión social; y los antidemocráticos.

El texto firmado había sido redactado como expuesto al Pleno para solicitar el voto de los ediles, por lo que es algo extenso para una Declaración institucional.

Aquí el texto completo de la Declaración institucional de apoyo a la EBC

Enlace al vídeo del Pleno

Fernando Moreno Bernal
Campo de Energía EBC Cádiz

Consume para ser feliz

Algo más que comprar y vender

Las nuevas necesidades de los consumidores, los novedosos formatos de comercio, la acelerada construcción de centros comerciales, la evolución demográfica, la conservación y recuperación del patrimonio comercial, la gentrificación de los cascos históricos…, todo esto, y más, nos fuerza, como Campo de Energía de Cádiz de la Economía del Bien Común, a realizar un detallado estudio que visualice ante la sociedad esta cuestión y se convierta en una propuesta concreta que formule soluciones basadas siempre en los principios del bien común. Propuesta, solución y bien común, que podría extenderse perfectamente a otros territorios con problemas muy parecidos.

Los modernos formatos de comercio parecen, además de diferentes, destructores, pervertidores y la ruina para cualquier otra propuesta comercial conocida hasta la fecha. Y es que, si nuestro escaso peculio lo dejamos en cualquier macro comercio de capital ajeno a nuestro territorio o en el producto barato y refulgente que nos ofrece la venta on line, sin tener una producción económica que permita la entrada de dinero, llegará un día, más pronto que tarde, en que veamos nuestro bolsillo vacío. ¿Qué haremos entonces? Porque la cosa parece clara: para poder gastar hay que ganarlo antes, ¿verdad? ¿O vamos a poner toda nuestra confianza en los subsidios eternos y en la engañosa propuesta de una renta básica?

Libro entero en PDF (266 páginas).

José Álvarez Portillo

 

Ciudad del Bien Común. Herramienta para el urbanismo sostenible, inclusivo y regenerador de Vida

1 Aquí y ahora. Espacio y tiempo. La solución a los problemas siempre está delimitada por estas dos coordenadas. No existen respuestas idóneas para todo lugar y tiempo en ninguna de las facetas del ser humano. Ni individual ni socialmente. La Economía del Bien Común tiene un enfoque holístico de abajo hacia arriba. El pensamiento económico dominante se ha desconectado de sus contextos cultural-ético, político-democrático y natural-ecológico. La EBC aspira a la reconciliación del pensamiento económico con sus contextosi. Aspira a crear las bases de un sistema social complejo viable en el tiempo que permita la supervivencia, cohesión y sostenibilidad de la existencia humana, fruto y parte de Gaia, la biosfera, la Vida con mayúsculas.

El contexto cultural-ético nos conecta con la identidad e historia de cada colectividad humana, de su identidad social como pueblo. Existe un sujeto social que ha evolucionado dando respuesta a su necesidad de supervivencia creando sociedad sobre determinados valores, que se manifiesta a lo largo de su historia mediante su patrimonio cultural y su idiosincrasia, como pueblo enraizado sobre un determinado territorio.

El contexto político-democrático nos conecta con una sociedad e instituciones dadas sobre una comunidad social asentada en un determinado territorio, que viene evolucionando en el tiempo.

El contexto natural-ecológico nos conecta directamente con el territorio sobre el que desarrollamos nuestra existencia. Un territorio que ha permitido sobrevivir durante generaciones nuestra sociedad dándonos los recursos necesarios, y con el que interactuamos, no siempre con sentido y en defensa del Bien Común.

Las políticas económicas neoliberalesii de la década de los ochenta y noventa, a través de la externalización y la deslocalización empresarial, desanclan la actividad empresarial de las sociedades y territorios para seguir creciendo, hasta alcanzar el grado de concentración en el que 147 empresas de capital riesgo controlaban directamente el 40% del PIB mundial, e indirectamente hasta el 85% de la actividad productiva del mundo en 2011iii. Desancle que ha llevado al vértigo y a la volatilidad a las sociedades haciéndole perder la identidad de pueblos y el sentido de la vida a las personas. La globalización ha llevado al sistema capitalista al umbral del colapso. El “capitalismo verde de las partes interesadas” es un último intento de volver a conectarse con sus raíces sociales y territoriales que le impidan esta excesiva volatilidad, desafección de la ciudadanía y el colapso del sistema. Globalización neoliberal gobernada desde el poder de las transnacionales, frente a democracia local fundamentada en una red de actores públicos, privados y sociales con el objetivo de anclar el empleo y satisfacción de necesidades sociales al territorio.

La civilización comienza con la agricultura y el asentamiento en aldeas. Con el urbanismo. Y sobre la base de la energía del fuego y la fuerza animal (ganadería) y humana (esclavitud) se comienza a desarrollar toda la complejidad económica, social y política-ideológica hasta llegar a la situación actual. A lo largo de la historia cambios en la energía, así como la tecnología utilizada en cada época han llevado a modificar las relaciones sociales y políticas. Y esta complejidad y cambios se reflejan evolutivamente en nuestro entorno urbano. Continúa siendo así en el sistema capitalista. En el siguiente cuadro se puede visualizar esta interrelación en las cuatro revoluciones industriales vividas en el sistema capitalista que afectan de forma ineluctable al crecimiento y desarrollo de diferentes tipos de ciudad.

Manuel Castells ya en 1995, en “La ciudad informacional. Tecnologías de la información, estructuración económica y el proceso urbano-regionali nos hablaba de la relación existente entre las nuevas tecnologías de la información y los procesos urbanos y regionales en el amplio contexto de la transformación histórica dentro de la cual emergen y se desarrollan dichas tecnologías. La ciudad informacional, que se desarrolla con gran fuerza a partir de 1997 con la generalización del uso de Internet, configura nuestra circunstancia y el medioambiente de nuestra actividad productiva, social y política. El cambio a un modelo de desarrollo informacional no conllevaba la caída del sistema capitalista. El futuro que nos anticipaba Castells, que es nuestra actualidad nacional e internacional, es el de una sociedad dual, en la que las diferencias entre grupos sociales se han hecho cada vez mayores, como Thomas Piketty ha demostrado ampliamente, y en la que el estado del bienestar ha perdido su papel redistribuidor. Una sociedad fragmentada socialmente a escala internacional, con diferencias entre países y entre grupos en el interior incluso de las naciones más desarrolladas. Este cambio en el modelo de desarrollo sin cambiar de paradigma (valores, motivaciones y objetivos esenciales de la sociedad) nos han traído a la “ciudad resiliente”. Las ciudades y territorios compiten entre sí para atraer las inversiones de las grandes corporaciones transnacionales, enfrentándose a la contaminación ambiental, agotamiento de recursos esenciales, desvertebración económica, desigualdad social y deslegitimación política.

Ahora, el momento en el que las ciudades adquieren un nuevo reconocimiento y responsabilidad, el municipalismo se ve obligado a garantizar la subsistencia de las personas y un mínimo de cohesión social, que permita resistir las crisis periódicas como la financiera de 2007/8 y la actual pandemia del COVID19 en 2020/21.

Es en el ámbito municipal sobre un determinado territorio donde desarrollamos nuestra vida en todas sus dimensiones. Abarca mucho más que las Administraciones locales y regionales, que no son sino las gestoras de los bienes comunes de sus correspondientes ámbitos territoriales, considerados en sentido amplio. No sólo infraestructuras y recursos básicos, ordenamiento del territorio y urbanismo; también patrimonio histórico e identidad social, cultura y democracia local.

El siguiente esquema nos muestra la complejidad y diversidad de temas al que se enfrenta las ciudades y áreas metropolitanas en la actual crisis sanitaria, medioambiental, económica, social y política:

Esta necesidad histórica, agravada con la pandemia del COVID19, tiene su reflejo institucional en La Nueva Agenda Urbana que fue aprobada en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III) celebrada en Quito (Ecuador) el 20 de octubre de 2016. La Asamblea General de las Naciones Unidas refrendó la Nueva Agenda Urbana el 23 de diciembre de 2016v. En ella se institucionaliza el Derecho a la ciudad. España traslada esta estrategia el 22 de febrero de 2019 con la Agenda Urbana Españolavi alineándola con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

La sociedad informacional parte del descubrimiento del microchip en 1971, pero no es hasta 1997, con el despliegue internacional de la red de Cisco Systemsvii y la generalización de Internet, cuando se acelera exponencialmente la innovación y el conocimiento hasta nuestros días, cuando se comienza a desvelar los misterios de la materia y de la Vida. En 2021 estamos en el umbral de un salto cualitativo en el conocimiento y la tecnología que nos exige su correspondiente salto en valores y ética social. La Economía del Bien Común surge como respuesta social a esta exigencia histórica junto a otras iniciativas repartidas por todo el mundo con idéntico fin. Hemos visto la necesidad de una visión holística y participativa de abajo hacia arriba con el principio de co-creación.

2 La EBC aspira a imaginar el funcionamiento futuro de la economía, sociedad y política superando los retos actuales a los que nos enfrentamos como Humanidad. Y no hay economía, sociedad ni política humana sin su dimensión territorial y urbana, escenario que refleja la complejidad social de cada momento histórico.

Ya no basta con resistir, es necesario transformar las urbes y áreas metropolitanas en regeneradoras de las fuentes de Vida natural y social. La Ciudad del Bien Común arranca del convencimiento de que la ciudad es un mecanismo formado por numerosos engranajes encadenados y que el Derecho a la Ciudad, ese que es capaz de garantizar una vida digna a toda la ciudadanía, auténtica protagonista y responsable de la construcción de esa ciudad, solo es posible si el mecanismo está perfectamente afinado. Para ello es necesario medir cuantitativa y cualitativamente cada uno de los engranajes mediante la Ciudad del Bien Común, construyendo la matriz CBC, sabiendo que el comportamiento de cualquiera de ellos afecta al conjunto. La Ciudad del Bien Común aspira a describir esta complejidad urbana en su totalidad e identificar los derechos de la ciudadanía como sus componentes principales. Los Derechos de la Ciudadanía configuran a la vez el núcleo y el objeto de la Ciudad del Bien Común, de la Ciudad. La Cohesión social es el resultado de la relación de toda la ciudadanía entre sí. La Sostenibilidad (ambiental, económica y social) es el resultado de la relación de toda la ciudadanía con su entorno. Estos tres campos, el Derecho, la Cohesión y la Sostenibilidad se pueden y se deben describir desde el ámbito Económico, desde el ámbito social y desde el ámbito espacial, reconociendo que las decisiones políticas son determinantes en el desarrollo de cada uno de los anteriores.

La Ciudad del Bien Común es una herramienta de diagnóstico, de predicción de resultados y de gestión para los responsables políticos. Nace de procesos de participación pública, de transparencia y de empoderamiento de la ciudadanía, cuyo ejercicio debe ser continuado para poder evaluar y comprobar sus resultados de forma permanente. Para su desarrollo es necesaria la confluencia de disciplinas como la sociología, la economía, el urbanismo, la geografía, las ciencias ambientales y las matemáticas, además del soporte tecnológico e informático.

La herramienta de la Ciudad del Bien Común se suma a la visión de Michael Batty en La nueva ciencia de las ciudadesviii, entendiendo la ciudad como un conjunto de redes, para lo cual es necesario comprender primero cómo funcionan los flujos económicos, sociales, demográficos, de ideas, de tráfico… Sólo a través de los flujos y las interacciones es posible entender cómo se transforma el territorio. Pero en nuestro caso, el objetivo del análisis de flujos se centra en los Derechos de la Ciudadanía.

La CBC amplía la gestión del Objetivo 11 de los ODS para lograr que las ciudades sean más inclusivas seguras, resilientes y sostenibles, La cobertura de los derechos de la ciudadanía es la principal función de las Administraciones Públicas como articuladoras de recursos. La CBC formula una estructura holística de relaciones y flujos urbanos, para evaluar cómo la Ciudad garantiza los derechos de su ciudadanía, y su repercusión sobre la convivencia social y la coexistencia con el medioambiente a lo largo del tiempo. Estos tres campos son el resultado de flujos entre los intereses económicos, sociales, políticos y espaciales, que son comunes a toda la ciudadanía. La ciudad funciona como un sistema cerrado, pero también como un sistema abierto, por lo que es necesario evaluar su capacidad de acogida y su potencial de crecimiento, así como su dimensión estratégica, logística y territorial en un mundo conectado globalmente. Con la tecnología disponible en la actualidad, la CBC analiza la correlación entre los indicadores del sistema urbano, específicos de cada territorio e identificados en procesos participativos, en un esfuerzo por superar la metodología tradicional de elaboración de indicadores urbanos.

La CBC describe la estructura de la ciudad y su comportamiento de forma estática y de forma dinámica, formulando las relaciones entre las actividades económicas, sociales, políticas y espaciales. En este sentido, su aplicación continuada en el tiempo supone una auditoría del grado de cumplimiento de los derechos de la ciudadanía, además de predecir el comportamiento futuro de la planificación estratégica urbana. Es, así mismo, una herramienta para evaluar el grado de inclusión y de sostenibilidad de las ciudades en el cumplimiento de los ODS. Es también una herramienta de Evaluación y Monitoreo del impacto social y ambiental de las inversiones y proyectos públicos y privados en la ciudad, así como de la idoneidad o carencias en la Estrategia y planeamiento de la ciudad. Es una herramienta que implica la complicidad y participación ciudadana y, por consiguiente, de empoderamiento social al permitir la evaluación consensuada de aspectos específicos de la ciudad. Incluye indicadores éticos que también definen la estructura y los flujos de la ciudad, y permiten la gestión inteligente de la ciudad utilizando la tecnología de Big Data con una finalidad ética, en un esfuerzo por el que la Ciudad Inteligente deja paso a la Ciudad Emotiva y regeneradora de las fuentes de Vida.

El Balance de la Ciudad del Bien Común (CBC) se representa como sigue:

3 La Ciudad del Bien Común y el Balance del Bien Común del Ayuntamiento son dos herramientas que se complementan. La primera se dirige al liderazgo y gestión de la ciudad desde los ayuntamientos, mientras que el BBC del ayuntamiento marca la coherencia de aplicarse a sí mismo los principios y valores que se requieren al conjunto de la ciudadanía. Objetivos, metodología y herramientas deben estar integradas.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de la ONU orientan el liderazgo de los ayuntamientos en la gestión de la ciudad. Es la meta que colectivamente nos hemos dado el conjunto de la Humanidad, a cuyo alcance debemos contribuir desde nuestros territorios a través de las Corporaciones Locales.

La Ciudad del Bien Común colabora en el logro de estos ODS ya que se basa en los valores y metodología de la Economía del Bien Común planteados por Christian Felber, aplicados ahora sobre un determinado marco territorial, que puede ser un barrio, una ciudad, área metropolitana, comarca o provincia. El empoderamiento de la ciudadanía permite enfocar aquellos valores que la identifica y acceder a la información disponible más relevante y al mayor detalle posible, que posibilite la toma de decisiones eficaces. La matriz de la CBC permite contar con un verdadero Cuadro de Mando Integral para el diagnóstico de las necesidades, pronostica el devenir de las mismas, ayuda a formular la prescripción de medidas, incluyendo la asignación presupuestaria y evaluando también el impacto de las inversiones en cada uno de los sectores de actividad, para construir futuros alternativos y, en la medida en que se hagan públicos los resultados de los indicadores periódicamente, constituirá la mejor herramienta de transparencia y control de políticas públicas y rendición de cuentas del gobierno municipal ante su ciudadanía.

Para el liderazgo interno disponemos del Balance y Matriz del Bien Común del ayuntamiento con el que se complementa coherentemente la Ciudad del Bien Común. A través de ella la Corporación local utiliza su potencial como empresa tractora del municipio y el poder de su contratación pública como incentivador del cambio de modelo económico, social y político de la población que vive en su territorio, educando, capacitando y creando las condiciones para una verdadera democracia participativa.

Fernando Moreno Bernal
Fernando Visedo Manzanares
Campo de energía EBC Cádiz
Cádiz, a 26 de marzo de 2021

 

i Felber, Christian. Economía del Bien Común. Prólogo de Christian Felber edición española de 2015.
ii https://rebelion.org/la-globalizacion-como-nueva-configuracion-espacial-del-capitalismo/
iii http://www.cubadebate.cu/especiales/2012/11/06/147-corporaciones-controlan-la-economia-del-mundo-occidental/
iv CASTELLS, Manuel. La ciudad informacional. Tecnologías de la información, estructuración económica y el proceso urbano-regional. Madrid: Alianza Editorial, 1995. http://www.ub.edu/geocrit/b3w-98.htm

v https://onuhabitat.org.mx/index.php/la-nueva-agenda-urbana-en-espanol
vi Agenda Urbana Española https://www.aue.gob.es/
vii https://es.wikipedia.org/wiki/Cisco_Systems
viii https://urbequity.com/ciencia-ciudades-michael-batty/

EL PUERTO DE CÁDIZ objeto de intervención sostenible

La sociedad civil organizada no puede permitirse esperar sin hacer nada a que le vengan con soluciones a sus problemas desde fuera. El futuro se construye. La participación social es una exigencia en un mundo en profunda transformación.

En la Bahía de Cádiz, territorio con graves problemas económicos y de empleo antes de la aparición de covid19, nos hemos organizado y coordinado 34 organizaciones sociales en la Plataforma en defensa del metal y la reindustrialización de la Bahía de Cádiz, para realizar propuestas en diez áreas diferentes de actividad, en las que entendemos existen potencialidades endógenas sin aprovechar. El presente Informe de propuestas El Puerto de Cádiz objeto de intervención sostenible, que puede verse integro aquí , es el primero que se presenta.

El Informe definitivo es fruto del debate y del consenso de mínimos. No es nuestro informe ni el de ninguna de las organizaciones participantes. Ha tenido que acudirse a resolver conflictos e intereses que confrontaban entre sí, especialmente intereses empresariales y sindicales con organizaciones ecologistas.

El grupo local (campo de energía) de EBC Cádiz ha estado representado por nuestro compañero José Álvarez Portillo. Un trabajo de meses que ha exigido tiempo, paciencia para intermediar, y mucho conocimiento fruto del estudio y experiencia vital de toda una vida, como empresario promotor del Centro comercial abierto del centro de Cádiz, directivo de la Cámara de Comercio y de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz durante años. Desde aquí queremos reconocerle y agradecerle su buen trabajo y dedicación en nombre de la Economía del Bien Común de Cádiz y Andalucía.

Cádiz, a 20 de marzo de 2021

Grupo Local EBC Cádiz

LOGICA: OTRO RUINOSO MAMOTRETO PARA INTENTAR RELANZAR EL FRACASADO PROYECTO DE LAS ALETAS

 

Una vez más, la Junta de Andalucía, se obstina en intentar convertir un apreciado y valioso Parque Natural, el de la Bahía de Cádiz, en otro Polígono Industrial ¡cómo si en la Bahía de Cádiz, lamentablemente, no contara con cementerios industriales abandonados que albergan estériles e infructuosos proyectos!

Dos sentencias condenatorias del Tribunal Supremo hicieron inviable el proyecto del macropolígono industrial en Las Aletas (Puerto Real), al invadir dominio público marítimo terrestre con actividades incompatibles. Esta fracasada y desafortunada intentona, ha conducido a “reinventar” el frustrado Proyecto, respetando esta vez el suelo protegido y ampliándolo con terrenos portuarios, polígonos industriales (Trocadero) y Zona Franca de Cádiz.

¿Tiene alguna lógica redundante el proyecto llamado Lógica? Ninguna, sólo el inexplicable empecinamiento en un modelo industrial periclitado y que no ha logrado sacar al tejido industrial de la Bahía de Cádiz del estancamiento y el desempleo.

Arrastramos tres proyectos de reindustrialización para la Bahía de Cádiz totalmente fracasados (la “Red Logística” camina en la misma línea):

  • Plan Reindus; promovido por el Ministerio de Industria (2008-2012). Más de 70 millones de euros de inversión, que fueron a parar a empresas que no existen o que no invirtieron en la Bahía de Cádiz.

  • Plan Bahía Competitiva, promovido por la Junta de Andalucía (2008), con un abanico de empresas fallidas o fraudulentas: Cádiz Solar, Visteon, Plasticur, Redelsur en Delphi…

  • Proyecto Bahía de Cádiz, promovido por la Diputación Provincial (2014), para la “identificación de oportunidades de ámbito tecnológico y de innovación para la reindustrialización de la Bahía”. 1,5 millones de los fondos FEDER y 400.000 euros de la Diputación para que Tecnalia, la EOI, Tecnotur y la Fueca no hayan sido capaces de vislumbrar esas “oportunidades” de desarrollo tecnológico. En cambio, la sociedad civil y sindical de Cádiz, apoyados por tres partidos políticos gaditanos y con la ayuda de más de 100 profesionales de la Comarca, si fueron capaces de elaborar un gratuito estudio, donde se ofrecían 123 Propuestas de creación de Empleo para la Bahía. A los que la Diputación, Junta de Andalucía y Gobierno Central, hicieron caso omiso.

En los proyectos que hemos podido analizar, presentados bajo el cobijo financiero del Plan Next Generation EU, hay también continuismo en muchas de las alternativas denunciadas, basadas más en gasto que en inversión productiva y sostenible.

LOGICA se dirige en la misma dirección. Es el reconocimiento implícito al propio fracaso de una entidad, el Consorcio Las Aletas, ahora en vías de disolución, que sin rendir cuentas ante nadie, sin rectificar lo que supuso un erróneo punto de partida, insiste una vez más en ofrecer una respuesta arcaica, ineficaz, caduca e inadecuada para abordar el cada día más urgente e inaplazable desafío: desarrollar una alternativa a este singular espacio y aprovechable recurso endógeno, basada en la sostenibilidad ambiental, social y económica, capaz de ofrecer un futuro diferente a las poblaciones que lo habitan, hoy sumidas en la precariedad, la desigualdad el desempleo y la pobreza.

Revestidas de ostentosas denominaciones, como laboratorio de inversión, parque tecnológico, plataforma logística…se insiste en unas propuestas estériles disfrazadas de competitividad, crecimiento y tecnología. Es clamorosa la falta de ambición, acierto y compromiso de todas las administraciones para cambiar la realidad socioeconómica de la Bahía de Cádiz. Es más de lo mismo, representará otra oportunidad perdida.

LOGICA, plantea insistir en los mismos y evidentes errores y fracasos de nuestra historia industrial reciente, vender, como innovación, una mera coordinación entre diferentes instituciones e instrumentos de gestión de las administraciones estatales y autonómicas: Ministerio de Hacienda, Junta de Andalucía, Autoridad Portuaria, Agencia Idea, Zona Franca, Red Logística de Andalucía…

El aprovechamiento de nuestros recursos endógenos y naturales, como son la recuperación de salinas artesanales, acuicultura extensiva de esteros, marisqueo social sostenible, pesca artesanal sostenible, cría de bivalvos, turismo de naturaleza, parque temático, investigación del patrimonio histórico y vitalización del patrimonio cultural, todas ellas compatibles con la protección como Dominio Público Marítimo Terrestre, quedan ignoradas. Y el compromiso del anterior Consorcio Las Aletas de “estudiar las medidas de protección ambiental más adecuadas para las marismas del rio San Pedro, incluyendo la posible ampliación del Parque Natural de la Bahía de Cádiz”, ni se menciona. Asimismo, el proyecto LOGICA mantiene expulsada a la sociedad civil de su diseño, participación, gestión y control.

La futura plataforma LOGICA, representa una iniciativa inútil, despilfarradora y que legará secuelas gravosas para nuestra Bahía. Se volverá a dilapidar dinero público bajo los intereses del modelo productivo neoliberal, al servicio del negocio y del lucro de sus agentes promotores, prolongando durante más años este sistema económico injusto, extractor de rentas y recursos y generador de desigualdad, precariedad, pobreza y deterioro medioambiental. Los gobiernos central y autonómico tienen el poder, pero no la razón. La sociedad civil puede y debe hacer que la parálisis y el estancamiento cambien.

Daniel López, Pedro Castilla y Juan Manuel Barrios

Colectivo LARS (Las Aletas Real y Sostenible)

21 de diciembre de 2020

Listado de la etiqueta: CE Cádiz

✖ No hay resultados

Lo sentimos, no hay entradas que coincidan con tu búsqueda.