Entradas

Principios orientadores para la acción de la AAFEBC

Tras la asamblea de la Asociación Andaluza para el Fomento de la Economía del Bien Común el pasado domingo 24 de mayo de 2020, y respondiendo al acuerdo adoptado en la misma al respecto, se trasladó el documento borrador sobre principios de actuación para intentar alinear las acciones de la asociación en el ámbito territorial andaluz. Tras su debate en la Comisión Coordinadora de EBC Andalucía realizada virtualmente el 9 de junio de 2020, se abría el debate en la web. Queda aprobado como documento permanentemente abierto, ya que deberá adaptarse a las circunstancias cambiantes, con formato de Plan Estratégico. Debe entenderse como un abanico de posibilidades de acción creativa por cada soci@ de EBC para que el conjunto de todas ellas quede alineado en una acción común dirigida a corto, medio y largo plazo hacia un destino común.

Nuestro contexto de partida (DAFO)

Comenzamos este periodo en un tiempo lleno de incertidumbres y amenazas, como lo describe Rafael Poch de Feliu en su artículo “En la boca del túnel”i. Crisis sanitaria del covid19 de la que estamos saliendo de la primera ola de infección en Andalucía, pero vendrá otra en otoño y, posiblemente, otras hasta que se alcance la inmunidad de rebaño. Cambio climático cuyos efectos se notan ya en Andalucía. Crisis económica mundial en la que entramos ya a finales de 2019, y de la que están intentando ocultar sus causas estructurales y sistémica acusando al confinamiento obligatorio sanitario, y que puede terminar de nuevo en una crisis del sistema financiero internacional, europeo y español. Crisis social por el incremento del paro, desigualdad social y pobreza. Crisis institucional por el incremento de la deuda pública y la inoperatividad de las instituciones europeas, que dejarán maniatados utilizando la deuda pública a Ayuntamientos, Diputaciones y Comunidad Autónoma cuando los fondos europeos prometidos no lleguen. Crisis política por la polarización social que conlleva la desesperación y carencia de horizontes claros en el tiempo, que aboca a la búsqueda de falsos líderes y hace florecer monstruos y neofascismo. Crisis geopolítica mundial por la pérdida de hegemonía y liderazgo mundial de EE UU sin la consolidación institucional de un mundo multipolar. Crisis militar por las tensiones interoligárquicas generadas en la reestructuración del sistema en la cuarta revolución industrial y el desplazamiento del centro económico a oriente (China, India y Rusia) La Comunidad Autónoma de Andalucía parte en este contexto de una situación muy débil: desindustrializada, dependencia del sector turístico, con un sector primario orientado a la exportación y dependiente de la demanda externa, con un universo de microempresas sin musculatura tecnológica ni financiera, salvo honrosas exenciones. Y sin vertebración interna entre sus sectores económicos ni entre sus empresas Y la economía social y solidaria, organizaciones sociales y sindicales, llamadas a ser las protagonistas de la resistencia y construcción de lo nuevo, están débil, sin articulación en red y divididas, con la pequeña exención de REAS (CEPES prácticamente no existe) Estas amenazas dificultan el quehacer de la AAFEBC.

Esta situación generalizada de incertidumbre es también tiempo de oportunidades. Estamos inmerso en la cuarta revolución industrial por lo que todo lo anterior puede cambiar. Tenemos en Andalucía empresas líderes mundiales que están abriendo brecha en campos audiovisuales, energías renovables, auditorias informáticas, agricultura ecológica, etc. La inmensa mayoría compartiendo los valores éticos de la EBC en una u otra medida. Nuestra creatividad como sociedad no tiene límites dentro de una cultura milenaria del “saber vivir”, nuestro propio Buen Vivir. La conectividad nos hace perder el carácter periférico, que nos ha entorpecido en la estructura económica que desaparece, y nos permite recuperar la centralidad de nuestro quehacer dependiendo de la claridad en nuestro objetivos y esfuerzo propio. Este retraso anterior nos ha permitido tener unos espacios naturales y medioambiente más sano, que hoy es una oportunidad de cara al futuro. La incertidumbre generalizada y falta de liderazgo social y político crea un campo abonado para la difusión de nuestro mensaje, y una alternativa, en la medida en que seamos capaces de implicar a la economía social y solidaria, otras asociaciones sociales y sindicales con más implantación en el territorio andaluz, y a las administraciones públicas territoriales.

Tenemos que empezar por ser humildes, y conscientes de nuestra debilidad de partida como organización social. Somos pocos y la mayoría quemados por un ímprobo trabajo realizado durante los últimos cinco años, a los que hasta ahora se le ha visto poco fruto. Somos seis Campos de Energía en Andalucía, algunos con escasa actividad en los últimos tiempos, formados por trabajadores activos y autónomos que tienen que anteponer su actividad profesional y familia a su tiempo para la asociación. Es lógico y generalizado en la mayoría de asociaciones sociales. También somos desconocidos, en la mayoría del territorio andaluz, por la economía social y solidaria, por las empresas y asociaciones empresariales, por el resto de las asociaciones sociales y administraciones públicas en general. Nuestra media de edad no es joven, se situará en torno a 45/50 años.

También tenemos fortalezas. La primera es nuestra identidad clara: el Balance y la Matriz del Bien Común de empresas, ayuntamientos, ciudades, y centros docentes. Tenemos una herramienta y metodología para la acción que ofrecer. Somos pocos, pero con valores éticos y comprometidos socialmente. Los que nos conocen nos respetan. Estamos distribuidos territorialmente abarcando casi todo el territorio andaluz. Algun@s trabajan en universidades en puestos estratégicos para conocer novedades en el mundo de la empresa y cambios legislativos en normas europeas, nacionales y autonómicas. Otr@s vinculadas con experiencias de economía social y solidaria puestas como ejemplo en y fuera de Andalucía como Subbética Ecológica, y se participa en la dirección de REAS. Hemos abierto puertas y firmados convenios de colaboración en instituciones públicas Ayto. de Sevilla, La Carolina, Alameda, Cádiz, Guarroman; con la Universidad de Córdoba y organizados cursos de verano con UIA y Universidad de Cádiz, y desde el CEP de Granada se elaboró fichas para talleres sobre EBC en IES.

Nuestra misión

Difundir los valores de la Economía del Bien Común de Christian Felber, y ponerlos en práctica desde el principio de co-creación, tanto en empresas, Administraciones Públicas, desarrollo urbano, y en Universidades y centros docentes. En el contexto de crisis sistémica y civilizatoria que transitamos convertirlos en referente de las herramientas y metodología para construir el futuro necesario de una sociedad digna, con igualdad, solidaridad, cooperación, creatividad, responsable con el medio ambiente y democracia participativa.

Nuestra visión

Unir y vertebrar la economía y la sociedad civil organizada andaluza con los valores y principios de la EBC para satisfacer las necesidades vitales de su población. El corazón de nuestro modelo se encuentra en la economía social y solidaria en estrecha alianza con la totalidad de la economía productiva no especuladora (pymes y autónom@s andaluzas) organizaciones ecologistas, feministas, de derechos humanos, consumidores, lucha contra la pobreza, defensa de los servicios públicos, los sindicatos y las Corporaciones locales como Administraciones vinculadas a las poblaciones enraizadas en sus territorios, caracterizado por una visión a largo plazo, con el objetivo de satisfacer las necesidades sociales. Con normas legales de la Comunidad Autónoma de Andalucía que promuevan y regulen el bien común y el interés general en Andalucía. Rentabilidad y productividad social con la cohesión social y la cualificación de la población vinculada y anclada a su territorio en una economía de cercanía, que se desarrolle mediante la innovación endógena haciendo compatible el bien público con el bien privado de sus habitantes. Nuestra visión tiene también un componente universal, el desarrollo de la conciencia de pertenecer a una ciudadanía mundial desde Andalucía.

Ejes y líneas de actuación

En ningún momento debemos perder de vista que somos una asociación no profesional, basada en el trabajo voluntario de las personas que la integramos. Nuestra actuación dependerá siempre de nuestra disponibilidad y voluntariedad. Y debemos elegir trabajar en las líneas que sean más compatibles con nuestros intereses vitales y profesionales, intentando siempre que sea posible hacerlos compatibles. Estamos en la AAFEBC para pasarlo bien, para sentir que nos realizamos como personas que asumen su corresponsabilidad en la comunidad en la que viven, mientras desarrollamos nuestros valores, solidaridad y empatía hacia los demás. Toda aportación de tiempo, talento y saber hacer es de agradecer por el conjunto de la AAFEBC.

Somos una asociación pequeña, débil y escasamente conocida. Los ejes y líneas de actuación sólo se señalan como orientadoras de nuestra acción y dedicación voluntaria. Desde la AAFEBC nadie va a controlar ni obligar a nada, ni pedir cuentas a nadie. Se realizará en cada tiempo y lugar lo que voluntariamente se quiera y se pueda. Nadie debe sentirse agobiado ni frustrado por los resultados obtenidos. Los siguientes ejes y líneas de actuación deben interpretarse como el abanico de actuaciones posibles para que nuestro esfuerzo y creatividad personal o local como Campo de Energía se alinee con los objetivos globales y tareas pendientes de la AAFEBC en su conjunto. Desde su nacimiento en 2015 la AAFEBC ha estado en tiempo de siembra, y aún estaremos durante los próximos dos años, en los que tenemos que ser generosos, dar sin pedir ni esperar nada a cambio. Sólo así podemos recoger el fruto cuando llegue su tiempo.

Eje 1.- Darnos a conocer como AAFEBC dando a conocer nuestros valores

Nuestra mayor debilidad es que seamos desconocidos. Y nuestra mayor fortaleza es nuestra identidad en torno al Balance y Matriz del Bien Común. Debemos presentarnos en sociedad ante todas aquellas instancias y organizaciones con las que tenemos que trabajar juntos. Conscientes de que tan sólo se implantará el uso de nuestras herramientas en empresas e instituciones públicas si hay una demanda social para ello. El viento sopla a nuestro favor, es el tiempo de la EBC. Esa demanda se realizará a través de las demás organizaciones sociales, sindicales y empresariales. El carácter holístico del Balance y Matriz nos permite encontrarnos con los fines propios de cada una de ellas.

Línea 1.1.- Presentación ante asociaciones de economía social y solidaria

Línea 1.2.- Presentación ante asociaciones ecologistas, feministas, Derechos Humanos, consumidores, lucha contra la pobreza, Asociaciones de Vecinos, Transparencia, sindicales, etc.

Línea 1.3.- Presentación ante asociaciones empresariales y Colegios profesionales

Línea 1.4.- Presentación ante Administraciones Públicas y Universidades

Eje 2.- Contactar y ofrecernos a emprendedores empresariales y sociales de la economía orientada hacia el futuro que deseamos

Construir el futuro que deseamos tiene que apoyarse en el desarrollo de las fuerzas productivas y con las empresas de cercanía que ya están construyendo lo nuevo. Estos actores del futuro tienen que conocer los valores de la EBC porque su desarrollo sólo es coherente y pleno sobre estos. Reducción del tiempo de trabajo paralelo al incremento de la productividad (Christian habla de año sabático cada diez, pero puede ser semana de cuatro días como ya establece una empresa de Jaén, o jornadas de seis horas), otros objetivos no sólo crematísticos para la empresa, dignidad e igualdad, implicación corresponsable y participativa de su personal, compromiso medioambiental y con su entorno social.

Línea 2.1.- Contactar con empresas modelos y difundir los aspectos coincidentes con los valores de la EBC

Línea 2.2.- Contactar y ofrecer la realización de consultoría y del Balance del Bien Común a la Red de empresas agroecológicas

Línea 2.3.- Contactar con empresas de turismo sostenible y campamentos de educación medioambiental

Eje 3.- Promover desde la AAFEBC la unión y organicidad social

Los encuentros de presentación deben servir para motivar e incentivar la construcción de redes colaborativas interorganizacionales para la reactivación económica y social hacia la nueva realidad que deseamos construir. La AAFEBC debería convertirse en la impulsora de la unión y organicidad social de las localidades donde se encuentren, y en el ámbito andaluz dentro de sus posibilidades. Nuestra idea de Bien Común es aceptada y asumida por todos. Somos tan pequeños, débiles y desconocidos que no damos miedo a nadie, por lo que nadie nos rechaza. Aprovechemos en tiempo de búsqueda de alternativa esta oportunidad.

Línea 3.1.- Promover y participar en comités de reactivación poscovid19. Exigir la creación de Consejos Provinciales para el desarrollo económico y social participativos.

Línea 3.2.- Promover y participar en redes colaborativas y de intercambio de bienes y servicios

Línea 3.3.- Promover y participar en redes de monedas sociales para este intercambio

Línea 3.4.- Promover y participar en creación de moneda digital y Caja de Ahorros digital

Línea 3.5.- Promover y participar en la recuperación de las raíces identitarias andaluzas desde la EBC con acciones vinculadas a la revalorización del patrimonio arqueológico, arte, cultura y expresiones artísticas.

Eje 4.- Difundir y extender la EBC en el territorio andaluz

Nos queda mucho espacio por cubrir dentro de Andalucía y dentro de cada provincia. Debemos plantearnos la extensión de la AAFEBC en Almería y Huelva, y dentro de cada provincia la extensión a ciudades o comarcas donde hoy no llegamos. En Sevilla se debería buscar contactos que nos representen en localidades como Dos Hermanas. En Málaga habría que buscar en Antequera, Torrox y Ronda. En Cádiz sería necesario Jerez y Algeciras. No se trata de crear Campos de Energía diferentes. Serían difusores de EBC locales a quienes hay que respaldar desde los Campos de Energía provinciales.

Línea 4.1.- Búsqueda de difusores de EBC en espacios andaluces sin cubrir

Eje 5.- Proyectar la EBC en el tiempo

Debemos pensar en acciones dirigidas al desarrollo de los valores de la EBC en el futuro, para lo que debemos buscar accionar en los centros de formación del personal específico que en cascada pueden ayudarnos a implementar la EBC.

Línea 5.1.- El nodo de empresa debe definir cuales son estos para su difusión en el mundo empresarial, comenzando por la economía social y solidaria; EOI, centros de formación de jóvenes empresarios donde estos existan y Confederación de Empresarios.

Línea 5.2.- El nodo de municipios debe buscar la complicidad de los Secretarios, Interventores y Tesoreros de Administración Local (COSITAL) ofreciendo la Matriz del Bien Común como herramienta para la aplicación y medición de las cláusulas sociales, medioambientales y de igualdad en la contratación pública; aplicación de la Ley de transparencia y Buen Gobierno; y herramienta para la participación social.

Línea 5.3.- Ofrecer la organización de cursos de formación a profesionales de Administración Local desde el Instituto Andaluz de Administración Pública (IAAP) sobre Balance del Bien Común de los Municipios y Ciudad del Bien Común como herramientas de gestión públicaii.

Línea 5.4.- Ofrecer la organización de cursos de formación a profesionales de Administración Local desde los Servicios de Formación de las Diputaciones Provinciales y Grandes Ayuntamientos.

Línea 5.5.- El Nodo de conocimiento debe organizar Cursos de verano en Universidades y aplicar los talleres realizados desde Granada para IES

Eje 6.- Profundizar desde la AAFEBC en el desarrollo de lo que somos

Existimos por el Balance y Matriz del Bien Común, es la razón de nuestra existencia como asociación internacional. Somos y seguiremos siendo en función de la utilidad y difusión de estas herramientas. Debemos hacerlas crecer, investigar y profundizar en ellas. Hay que CO-CREAR el crecimiento de la EBC.

Línea 6.1.- Ampliar publicaciones científicas sobre la EBC

Línea 6.2.- Desarrollar textos académicos sobre Teoría de la Empresa y desarrollo local partiendo de los principios y valores EBC

Línea 6.3.- Aplicar y crear Balances y Matriz en campos profesionales nuevos como se ha hecho en desarrollo urbano con la Ciudad del Bien Común.

Línea 6.4.- Promover la integridad y coherencia con nuestros valores de las personas que conformamos el movimiento EBC en Andalucía.

Cádiz a 1 de junio 2020 primer borrador, a 13 de agosto 2020 presente texto.

i Rafael Poch de Feliu. En la boca del túnel. Rebelión 30.05.2020 https://rebelion.org/en-la-boca-del-tunel/

MANIFIESTO POR EL REFORZAMIENTO Y BLINDAJE DE LA SANIDAD PÚBLICA ANDALUZA

Una aportación al proceso de reconstrucción social, cultural y económica de Andalucía de la Coordinadora Andaluza de Mareas Blancas y Mesas de Defensa de la Sanidad Pública (Mayo 2020)

A raíz de la pasada crisis, la Sanidad Pública andaluza viene sufriendo un continuo proceso de deterioro debido a la drástica reducción de su presupuesto que persiste desde 2010 hasta ahora. Durante estos diez años, los recortes alanzan los 10.000 millones de euros sólo teniendo en cuenta las variaciones del IPC, a los que habría que añadir cantidades debidas a factores sanitarios tales como el envejecimiento creciente de la población y la incorporación de nuevos avances científicos.

Durante estos años, el Gasto Sanitario Público andaluz ha sido el más bajo de todas las Comunidades Autónomas. Este déficit acumulado año tras año ha provocado la pérdida de personal sanitario (hasta 7000 trabajadores menos) y la escasez de recursos (nº de camas, e infraestructuras), lo que ha derivado en las desmesuradas listas de espera y retardos en la Atención Primaria y Hospitalaria de la población, así como en la precarización creciente del personal sanitario.

El presupuesto para la Sanidad Pública en 2020 es de nuevo insuficiente, ya que no recupera las cantidades perdidas, no aborda las necesidades reales y no se acerca a los presupuestos de los países de nuestro entorno.

Junto a los recortes descritos, los gobiernos andaluces vienen dando claras muestras de su disposición a expandir la privatización del sistema y la desviación de fondos públicos al sector privado. Se trata de deteriorar la Sanidad Pública y beneficiar al sector privado. Por el contrario, nosotros pensamos que la Sanidad Pública debe anteponer el bien común al individual, la hegemonía sanitaria pública a la privada, la equidad frente a la desigualdad y la ética de los profesionales y la Organización frente a la mera eficiencia económica.

Para resolver todos estos problemas y blindar el desarrollo de la Sanidad Pública andaluza MAREA BLANCA propone las siguientes REIVINDICACIONES Y PLAN DE CHOQUE:

  • El Sistema Sanitario Público Andaluz ha de ser gratuito (sin copagos), universal, de calidad, participativo, integral e integrado.
  • Derogación de la Ley 15/1997 que permite la privatización de la Sanidad Pública. Derogación de la Ley 16/2012 que vulnera el principio de universalidad.
  • Recuperación progresiva de las inversiones recortadas en sanidad en Andalucía desde la crisis financiera de 2008 (más de 10,000 millones de € en la última década).
  • Expansión de la inversión en Sanidad Pública en Andalucía hasta el 7,5 % del PIB (12500 M € para 2020), para acercarla a la media europea. Este incremento de 2500 M € debe destinarse esencialmente a un PLAN DE CHOQUE para aumentar las plantillas. Sustitución de bajas. Centros sanitarios abiertos mañana y tarde, con plantillas adecuadas y nuevas en turno de tarde en los servicios necesarios. Equiparación salarial a la media nacional y europea. Eliminación de contratos precarios. Distribución de recursos con equidad territorial. Estas medidas se encaminan a reducir rápidamente los retrasos, listas de espera y resto de problemas del sistema.
  • Específicamente debe recuperarse la dotación presupuestaria para la Atención Primaria estimada en el 25% del presupuesto sanitario, como recomienda la OMS. Establecer los doce minutos por paciente citados en 72 h o menos y promocionar la Medicina Comunitaria. Las estructuras sanitarias tendrán que integrar de una vez y totalmente la salud mental (la gran olvidada de este periodo), la salud laboral, la salud buco-dental y las de la vista y oído (incluidas sus prótesis sensoriales). Ampliar los sistemas de prevención y vigilancia epidemiológica.
  • Sustitución de las Unidades de Gestión Clínica por un sistema organizativo que elimine las perversiones economicistas actuales, y propicie la gestión clínica de calidad, con un enfoque biopsicosocial de la asistencia, basada en la autonomía profesional y el trabajo por objetivos de salud de la población pactados con el personal sanitario. Instaurar un modelo de selección por méritos profesionales del personal sanitario y los cargos directivos, eliminando los sesgos políticos por los afines. Proporcionalidad de género en los cargos directivos. Eliminación de la productividad e inclusión de esos fondos en la masa salarial. Modelos justos y pactados de carrera profesional y de promoción interna. Continuar con el concepto e incentivo de exclusividad para el personal que sólo trabaje en el sector público, como fórmula para dignificar y potenciar la labor pública. Instaurar claramente la incompatibilidad público/privada.
  • Aumentar la financiación pública de la investigación sanitaria en todos sus ámbitos.
  • Devolución progresiva al sector público de las prestaciones afectas por las privatizaciones sanitarias, Eliminación progresiva de conciertos y externalizaciones para evitar distorsiones, sobrecostes e ineficiencias. Promoción de medidas de abaratamiento de los fármacos y otros productos sanitarios. Realización de auditorías ciudadanas del gasto en Capítulo 2 (reactivos, prótesis, fármacos, conciertos, externalizaciones). Penalizar los desabastecimientos de medicamentos.
  • No se conseguirá un uso adecuado de las estructuras sanitarias sin transparencia en su gestión y participación democrática y equitativa de los usuarios y profesionales en los mismos. Consejos de Salud participativos informativos y propositivos en cada centro sanitario. Diagnóstico de salud participativo por barrio y municipio.

A lo largo de marzo y abril se ha expandido por todo el mundo la epidemia de la Covid-19, causada por el nuevo virus SASRS-CoV-2. Este hecho ha conmocionado a todos los países y a sus sistemas de salud, incluidos el español y el andaluz. Por ello, la Coordinadora Andaluza de Mareas Blancas quiere poner de manifiesto los siguientes hechos y exigencias específicas:

1.- La pandemia actual ha tomado por sorpresa a la inmensa mayoría de los sistemas sanitarios y de prevención del mundo. Por tanto, es urgente reforzar los sistemas internacionales (OMS) y nacionales para la detección y prevención de estos eventos. Deploramos los ataques por intereses espurios, políticos o económicos, contra estos sistemas de protección de la población. Denunciamos la escasa financiación de estos sistemas a nivel regional y local. Asimismo, denunciamos el desafortunado intento del gobierno andaluz de eliminar a la Escuela Andaluza de Salud Pública.

2.- La actual epidemia ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de los sistemas sanitarios. En España, la epidemia se está afrontando con una Sanidad Pública deteriorada. Esto ha determinado situaciones de auténtico desborde asistencial, algo que puede repetirse en cualquier momento, en caso de nuevos repuntes de la Covid-19 o con la aparición de nuevas pandemias futuras. Además, la economía neoliberal globalizada ha eliminada el tejido industrial nacional que se dedicaba a la producción de material sanitario (mascarillas, EPIs, respiradores, pruebas diagnósticas), haciendo al sistema enormemente dependiente de instancias remotas. Exigimos una planificación adecuada para disponer de autosuficiencia nacional y/o europea en estos productos.

3.- La epidemia sólo ha sido enfrentada desde la Sanidad Pública. La sanidad privada, en su inmensa mayor parte, se ha autoexcluido del problema. Esto demuestra que el único recurso del que dispone la población en una situación de emergencia grave como la actual es la Sanidad Pública. Por eso cada vez se entiende menos la deficiente financiación actual de la Sanidad Pública, los continuos intentos del gobierno andaluz de promocionar y favorecer al sector privado o la eliminación del concepto de exclusividad, por el cual se distingue a los profesionales sanitarios que sólo trabajan en la Sanidad Pública. Por el contrario, lo que pone de manifiesto la actual epidemia es la imperiosa necesidad de acabar con el deterioro actual y blindar la Sanidad Pública, como viene solicitando Marea Blanca, la mayoría de instituciones sociales y sindicales, y la ciudadanía en general. Es urgente implementar el PLAN DE CHOQUE descrito anteriormente.

4.- La sobrecarga asistencial que está representando la epidemia ha golpeado con fuerza la mermada y deteriorada Sanidad Pública andaluza. Sólo gracias al enorme esfuerzo del personal sanitario público se ha podido mantener un manejo adecuado de la enfermedad. Denunciamos que esta ejemplar actitud de entrega de dicho personal no ha sido correspondida por el gobierno andaluz, como delata la lenta y defectuosa gestión de la epidemia (denunciada por los sindicatos, incluido el Sindicato Médico), el bajo número de contrataciones de refuerzo realizadas (el menor de toda España), los repetidos errores de la Junta (hasta en cinco ocasiones) en la compra de material de diagnóstico y protección y, consiguientemente, la tasa más alta de profesionales contagiados, y eso a pesar de que la incidencia de la Covid-19 en nuestra tierra ha sido baja en comparación con otras Comunidades, un hecho posiblemente relacionado con la existencia en Andalucía de características ambientales que limitan la transmisión del virus. Exigimos que el gobierno andaluz no prescinda del nuevo personal contratado, provea del material adecuado para su protección a los sanitarios y establezca el reconocimiento del contagio por coronavirus como enfermedad profesional. Al igual que en otras Comunidades y en el mismo rango de cantidad, Andalucía debe satisfacer con el llamado “plus covid-19” o “paga extra” a todos los trabajadores sanitarios, en base al riesgo que han debido afrontar en condiciones de protección a veces inexistentes o muy precarias. Asimismo, exigimos la realización de más pruebas PCR de detección del virus, ya que Andalucía es la Comunidad con menor tasa de realización de esta prueba por 1000 habitantes (8; frente a una media nacional de 21,9; datos del 27 de abril). Todos estos datos contradicen los lamentables triunfalismos del gobierno andaluz.

5.- Es previsible que, en unas semanas, el grueso de los casos de la Covid19 decaiga. Ese momento va a representar una nueva sobrecarga de la Sanidad Pública debido a la afluencia de numerosos casos severos de otras enfermedades, que están siendo retenidos por miedo al contagio y, además, por el previsto empleo masivo de la Atención Primaria en la nueva fase de control de la epidemia de la Covid19. No vamos a permitir que esto sirva de nuevo para desviar actividad asistencial hacia el sector privado. Por ello, exigimos la urgente puesta en marcha del PLAN DE CHOQUE planteado al principio de este manifiesto, para así poder atender en la Sanidad Pública a todas las personas que lo requieran.

6.- La actual pandemia representa una amenaza, al mismo tiempo que abre la posibilidad de un gran número de enseñanzas y de decisiones para el futuro. Marea Blanca se propone seguir con atención todo este proceso para extraer las conclusiones adecuadas y exigir al gobierno las medidas pertinentes que permitan a la sociedad disponer de asistencia sanitaria pública de calidad. Marea Blanca apuesta por una sociedad donde los cuidados de las personas estén en el centro de todas las políticas. Asimismo, apuesta por el cuidado del medioambiente. Esta epidemia ha golpeado con más dureza a las clases trabajadoras de las ciudades, demostrándose una vez más que los determinantes sociales y medioambientales son esenciales para la salud.

Por último, solicitamos el apoyo al presente manifiesto de toda la ciudadanía y de las instituciones sociales que defienden el correcto funcionamiento de la Sanidad Pública.

APOYO AL PERSONAL DE LA SANIDAD PÚBLICA

APOYO AL PLAN DE CHOQUE PARA LA SANIDAD PÚBLICA ANDALUZA

SANIDAD PÚBLICA 100% PÚBLICA

LA SALUD ES UN DERECHO, NO UN NEGOCIO

LA SANIDAD PÚBLICA NO SE VENDE, SE DEFIENDE

QUE NO TE ROBEN TU SANIDAD

.

Por último, solicitamos el apoyo al presente manifiesto de toda la

ciudadanía y de las instituciones sociales que defienden el correcto

funcionamiento de la Sanidad Pública.

Envía tu apoyo a este manifiesto en el siguiente formulario: Enlace.

Bien Común de la Humanidad internacionalismo del S. XXI

El tiempo se ha cumplido, es hora inaplazable para la acción. La pandemia del coronavirus covid19 marca el inicio de una profunda renovación económica, social y política de una Humanidad orientada ineludiblemente hacia la unidad. Independientemente de donde se genera, y si es fruto de la casualidad o de una acción agresiva premeditada, los gobierno chino y estadounidenses se acusan mutuamente, sus efectos han sido activados. Si la aparición de este virus en Wuhan (China) es fruto de una acción premeditada y agresiva[i] de las élites financieras globalistas no será la única acción. En las jugadas estratégicas se prevé varios movimientos con antelación. Al shock del coronavirus le seguirán otros concatenando la crisis sanitaria con la económica, social y militar para tener una sociedad civil atemorizada, noqueada e indefensa que clame por SEGURIDAD sacrificando libertad y democracia. Un estado de las cosas que les permita poner en marcha su “gobernanza única mundial” sin control social ni político.

La crisis sistémica y civilizatoria que vivimos supone una oportunidad para la profunda renovación y superación que necesitamos como Humanidad. Frente a las élites globalistas financieras volvemos a ver el resurgir de los nacionalismos igual que a principios del S. XX, y los partidos, de izquierda o derecha, pierden el norte porque no existe ninguna referencia a la que agarrarse. El futuro es incierto y se vive como una amenaza para la juventud. Volver la vista al pasado es imprescindible para recuperar la hoja de ruta que nos permita visualizar y dar con seguridad los pasos hacia ese otro mundo mejor posible, que surge en este punto de caos sistémico como emergencia y respuesta necesaria. El Bien Común de la Humanidad, balanceado y en equilibrio con el Poder de la identidad de los pueblos con un modelo económico, social y político de abajo hacia arriba, surge como el horizonte que nos permite caminar; la luz del faro que nos señala el puerto de destino seguro en estas procelosas aguas para el común de los Estados-nación que conformamos esta Humanidad que ES.

En estos días se acumulan los acontecimientos para la tormenta perfecta: La sobreinformación sobre el coronavirus covid-19 cubre y difumina la noticia de la esperada explosión de la burbuja financiera; la crisis económica provocada por la bajada de la tasa de rentabilidad del capital; la derrota militar de EE. UU. y sus socios europeos en Siria, con la consecuente crisis y abandono de Turquía; la vergüenza humanitaria de las hambrunas y migrantes refugiados en las fronteras griegas, italianas, españolas, hondureñas, guatemaltecas, mexicanas y estadounidenses; el genocidio palestino en Gaza; la represión de Piñera en Chile; la ruptura del Brexit e implosión de las crisis presupuestaria, valores fundacionales e identidad de la Unión Europea; la perdida de hegemonía monetaria del dólar; el abandono de la lucha contra las consecuencias del cambio climático provocado por un sistema económico depredador con las personas y la naturaleza; y crisis de los sistemas democráticos por el miedo generalizado con promesas de una seguridad futura imposible de obtener. El sistema capitalista agoniza y los sistemas de respiración asistida y transfusiones de sangre con las flexibilizaciones cuantitativas desde los Bancos Centrales agotan su eficacia. A la crisis de demanda se une la crisis de oferta y la ruptura de las cadenas de suministros internacionales. La única salida que ven las élites internacionales es una economía de guerra planetaria con el pretexto de la lucha contra el coronavirus. Hace veinte años, después de la batalla de Seattle y la aprobación de los objetivos del Milenio por la ONU, era la guerra contra el terrorismo. Pero hay otra salida, la de los de abajo, la del 99%.

En estos días se cumple el centenario del libro más influyente de Lenin “La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo”. Fue escrito entre el 20 y el 24 de enero de 1920 como informe para la III Internacional. Publicado como libro en mayo del mismo año. La revolución bolchevique había triunfado en 1917 en Rusia, un país atrasado y esencialmente campesino, en contra de los planteamientos de Marx y Engels. Era la primera revolución proletaria dirigida por marxistas que triunfaba. En los años previos a la Primera Guerra Mundial los nacionalismos habían arrastrado a los partidos socialdemócratas destruyendo la alianza y solidaridad internacional de la clase trabajadora. Rusia se enfrentaba a los ataques de los otros países aliados con el objetivo común de no permitir la consolidación de la revolución rusa. En este contexto Lenin se plantea los objetivos: 1) Legitimar la revolución rusa como avanzadilla de la revolución proletaria, en contra de los planteamientos de Marx y Engels que habían defendido una revolución mundial, dando la razón a Proudhon que hablaba de ir Estado-nación por Estado-nación 2) Cada Estado-nación tenía su propio camino a la revolución por lo que había que analizar las condiciones concreta, sus posibilidades y estrategia en cada uno de ellos, compaginando la participación en las elecciones políticas con la organización y movilización social 3) Unificar la posición de todos los partidos comunistas con la defensa de la revolución rusa, recuperando el internacionalismo proletario y esperando debilitar la reacción de los estados vecinos en contra de la misma.

Tuvo un gran éxito y fue el elemento esencial para poder conformar la alianza de estados contra el nazismo en la II Guerra Mundial que permitió la derrota de Italia, Alemania y Japón. La unidad en torno a la defensa de la URSS se empezó a resquebrajar con las crisis de Hungría y Checoslovaquia a mediados de los cincuenta, con la crisis de los misiles de 1962 con China y, por último, con el eurocomunismo en Italia, Francia y España en los sesenta y setenta del S. XX. En 1989 la caída del muro de Berlín marca el colapso ideológico definitivo desapareciendo la URSS. China, segunda potencia económica mundial actualmente sigue dirigida por el partido comunista, comenzó su integración en el sistema capitalista mundial integrándose plenamente en 1993 en la OMC, convirtiéndose en un elemento clave de la globalización neoliberal. Existe una autodenominada cuarta internacional conformada por los partidos trotskistas que nunca han detentado poder.

A lo largo de estos cien años el mundo fue cambiando: los contextos, actores sociales, y las contradicciones del propio sistema se han ido agudizando. La revolución rusa fue el primer intento de superación del sistema capitalista ¿Qué queda de sus fundamentos tras los acontecimientos históricos acaecidos y el avance científico?

Materialismo dialéctico como teoría científica

El materialismo dialéctico o es científico o no es nada. Está sujeto al método científico de contrastación con la realidad y al diálogo permanente con los avances y descubrimientos científicos en todos los campos.

La experiencia de los países comunistas nos habla de triunfos, aciertos, progreso acelerado de sociedades y países, pero también de errores, falta de transparencia, burocratización excesiva, carencia de democracia real, condiciones de estancamiento investigador y falta de mecanismos de renovación económica y social. La experiencia es distinta entre los países de la antigua URSS que colapsaron, Cuba que ha resistido aislada durante medio siglo soportando un bloqueo económico luce como sociedad igualitaria, modelo ante el cambio climático, exportadora de solidaridad internacional, profesionales de la medicina, profesorado e investigación adaptándose a la mundialización del S. XXI. Vietnam y Corea del norte luchan por hacerlo en sus condiciones específicas. China es un caso especial en la medida en que ha logrado ser un actor principal en la economía mundial, convirtiéndose en el rival geopolítico de EE. UU. mientras sigue dirigida por el PCCh con estrategias a medio y largo plazo. Hace cien años Rusia representaba un ideal referente para millones de personas de las escalas sociales bajas. Hoy los países comunistas realmente existentes han dejado de ser el sueño y la utopía futura para la Humanidad.

La experiencia de los países no comunistas nos habla del logro del Estado del Bienestar tras la segunda guerra mundial en Europa, de la expansión del consumo de masas, de la permanente renovación tecnológica industrial, de la revolución urbana con procesos de democracia participativa de la ciudadanía, surgimiento de movimientos y nuevas identidades como el ecologismo, feminismo, derechos humanos, cosmovisión e interculturalidad, etc. Pero también de financiarización de la economía mundial, desigualdad, precariedad laboral, polarización social, perdida de privacidad, fake news, manipulación mediática y perversión de los procesos democráticos. Hambrunas y migraciones masivas de tamaño nunca antes vistas en la historia de la humanidad. EE. UU. y la UE sigue siendo la esperanza para la supervivencia con una vida mínima para millones de personas totalmente excluidas de la mayoría de países denominados anteriormente como del tercer mundo, mientras que dentro de ellos también se dan pozos de exclusión social y carencia. Un grupo de algo más de 2.200 personas que conforman los Consejos de Administración de las 147 sociedades de capital riesgo (fondos buitres), que se consideran a sí mismas como los dueños del mundo, controlan a las algo más de 43.000 transnacionales, que a su vez controlan más del 80% de la producción mundial[ii]. Hoy este sistema colapsa también y exige una amplia y profunda renovación.

En estos cien años la ciencia ha avanzado mucho, y en los últimos años ha acelerado vertiginosamente sus hallazgos abriendo nuevas ventanas y áreas a la investigación de la mano de las ciencias de la complejidad, la ciencia de la vida. La visión holística y su complejidad, donde todo está relacionado con todo, nos permite ver la dialéctica evolutiva de las sociedades humanas. También sus necesarios contrapesos. La teoría de la evolución de las especies de Darwin, donde las especies de transforman y especializan externamente por alimentación, protección y procreación se equilibra y balancea necesariamente con la estabilidad de las condiciones en las que surge la vida en el interior de las células: transformación permanente externa, constancia inmutable interna. Esto se sabe por René Quinton[iii] Abre la puerta a solucionar el problema de la alimentación para toda la humanidad, pero no es negocio porque no se puede facturar. Igual que JPMorgan bloqueó la energía abundante, limpia y barata de Nicola Tesla[iv] porque tampoco se podía facturar, mientras había comprado los derechos del cobre imprescindible para el cableado eléctrico de Edison. La innovación y creatividad del ser humano en el capitalismo ha estado limitado por la posibilidad del negocio y el beneficio.

La cuarta revolución industrial y, dentro de ella, la inteligencia artificial está creando una nueva base sobre la que erigir una renovada sociedad e instituciones que permitan el buen vivir para toda la humanidad[v].

Como dice Carlos Tuya (2017) en “Marx desencadenado. Una reformulación del marxismo desde la experiencia histórica y el avance científico” existen evidencias empíricas de que el mecanismo evolutivo de las sociedades humanas basado en la relación dialéctica entre desarrollo de las fuerzas productivas y relaciones de producción es sustancialmente correcto, explicando la aparición de los distintos sistemas sociales que han tenido lugar a lo largo de la historia de la Humanidad. Aunque subestima en parte la dimensión cultural de todo lo humano.

En este tiempo en que necesariamente tenemos que superar las contradicciones del actual sistema de capitalismo financiarizado, acelerada la urgencia por la cuarta revolución industrial en marcha, surge la Economía del Bien Común (EBC) como proceso participativo y de co-creación para la implantación del nuevo sistema económico, que retornando y basándose en valores éticos permita la supervivencia a la Humanidad; síntesis de lo mejor de los dos modos de producción antagónicos del Siglo XX. La EBC se crea sobre la multitud de experiencias que espontáneamente y de forma dispersa han surgido como respuesta innovadora de las personas y colectivos en su lucha diaria. El proceso de su implantación ha de ser democrático y participativo socialmente para fortalecer la democracia, ampliándola en coherencia con la potencialidad de las actuales tecnologías y demandas sociales.

Sujeto social para la transformación

Marx y Engels, hace 150 años, visualizaron una revolución protagonizada y dirigida por el proletariado industrial de la primera revolución industrial. Vladimir Ilich Ulianov (Lenin) hace 100 años, dirigió la revolución rusa protagonizada esencialmente por el campesinado, en el contexto del nacimiento del imperialismo y en plena contienda de la primera guerra mundial. En el actual contexto de inicio del S. XXI ¿Quién debe ser el sujeto protagonista para la transformación social y comienzo de la historia de una única Humanidad?

Mientras Lenin dirigía la revolución rusa Ford implantaba su modelo de producción en cadena, el fordismo. Parecía que Marx y Engels acertaban en la consolidación y disciplina del proletariado, que lo convertiría en la clase social destinada a liberar a toda la sociedad de todo tipo de explotación, en el sujeto social de la revolución.

Tras la Segunda Guerra Mundial se produce la expansión de países comunistas en el este de Europa impulsado por las condiciones creadas por la propia guerra y el lugar de ubicación en su finalización. China, Vietnam y Cuba tienen sus propias guerras para implantar el socialismo en sus países dirigidos por Partidos comunistas pero protagonizados mayoritariamente por el campesinado. Ocurre en otros países en África.

En la década de los ochenta la innovación tecnológica obliga al sistema capitalista a transformar la organización del trabajo con los diferentes modelos de trabajo creativo, en equipo, participativo y corresponsable. Son los sistemas de calidad total y excelencia en la producción. La sociedad del conocimiento exigía la mayor creatividad del personal trabajador para poder ser competitivo. La autonomía del personal aumentó, pasando a depender la producción cada vez más del “saber hacer” y el conocimiento de estos. El aumento de la productividad, que agudizaba la contradicción entre desarrollo de las fuerzas productivas y propiedad privada de los medios de producción cada vez más concentrados, acompañado con la caída de la tasa de ganancia del capital, obligó al sistema a dotarse de armas que neutralizaran este poder y autonomía. Se mundializa las cadenas de producción y se precariza el trabajo, manteniendo un amplio ejército de reserva (desempleados/as) Los sindicatos de clase sobraban y fueron vilipendiados y atacados con saña. Con una economía mundializada amenazaban a los países con la deslocalización y al personal con el paro, iniciándose la rapiña de fondos públicos a través de subvenciones a la inversión privada. Desempleo mayoritario y precariedad económica y social es la realidad vital con la que han tenido que vivir los menores de 40 años. No tenía por qué haber sido así. Una mayor productividad en beneficio de tod@s se habría hecho realidad con la reducción del tiempo de trabajo sin merma de salario y con pleno empleo. El movimiento sindical mundial clamaba por Globalizar los derechos laborales y la dignidad[vi] en el Congreso de la CIOLS en el año 2000 en Durban (Sudáfrica)

Con la Cuarta Revolución Industrial que vivimos nada seguirá siendo igual. La Inteligencia Artificial, unida a la producción industrial totalmente robotizada, augura un sombrío panorama para el empleo y la cohesión social si no cambiamos el modelo de producción, consumo y distribución. La desigualdad y polarización social mundial ya es insoportable. Para 2030 el Foro Económico Mundial estima que se habrán destruido 75 millones de puestos del trabajo existente actualmente. La clase obrera industrial que visualizaba Marx y Engels difícilmente será el sujeto social mayoritario para la transformación social que necesitamos, para construir el mundo mejor que queremos: digno, sostenible, inclusivo, igualitario, intercultural, participativo y democrático.

La parálisis de la actividad productiva justificada y/o provocada por la lucha contra covid19 supone el reseteo de todo el sistema. Un apagar y reiniciar que nunca antes había ocurrido. Y se produce cuando había movilizaciones masivas mundiales, centradas algunas en reivindicaciones internas de cada Estado-nación, como las de Chile, Ecuador, Hong Kong, Irak, Irán, etc., pero otras, las más masivas, universales y transversales socialmente, protagonizadas en defensa del medioambiente; igualdad social y de género; por los Derechos Humanos y la Paz.

En tiempo de Corporaciones multinacionales oligopolistas, inteligencia artificial, robotización, inseguridad, precariado, desempleo masivo, desigualdad y crisis climática se desarrolla el sentido de comunidad, del Bien Común, de compartir un único planeta, nuestra casa común, de la biosfera (Vida) de la que somos fruto y parte consciente. Los valores de la cooperación y solidaridad arrasan a los de competitividad y lucro personal. La orientación hacia la unidad y los valores éticos que consolidan la comunidad y supervivencia señala a toda la Humanidad como el sujeto social y la única protagonista de la transformación social en este Siglo XXI. Y la juventud luchando por su futuro es y será su núcleo duro. Obviamente los 2.200 “amos del mundo” y sus mercenarios de todo tipo pondrán todas las trabas posibles. El 1% frente al 99% de la Humanidad.   

Bien Común de la Humanidad internacionalismo del S. XXI

La Humanidad se encuentra ante la emergencia de un salto cualitativo sin precedente en su historia si quiere sobrevivir: la consciencia de ser UNA. Necesariamente tiene que orientarse hacia la unidad. Pero esta unidad puede ser un neofeudalismo planetario dirigido por la élite de accionistas mayoritarios de las grandes Corporaciones internacionales sin democracia, legitimidad y transparencia o, por contrario, puede ser un Gobierno mundial democrático, legítimo y transparente basado en los derechos humanos, sostenibilidad medioambiental, igualdad social y de género, con una economía por y para la Vida, democracia participativa y con un profundo, rico y diverso dialogo intercultural que genere el espíritu, el demos de una única y todopoderosa Humanidad.

La geometría fractal de Benoit Mandelbrot[vii] (1924-2010) herramienta de las ciencias de la Vida y de la complejidad nos habla de triángulos superpuestos de abajo hacia arriba. En la sociedad humana ese triángulo es el conformado por las dimensiones económica, social y política de una única realidad determinada en un tiempo y espacio concreto. Lo que el materialismo dialéctico denomina “formación social”. Einstein le llamaba espacio, tiempo y gravedad.

El vértigo que nos produce hablar de una Humanidad unida y protagonista, como sujeto social de esta profunda transformación que tenemos por delante, se neutraliza con la construcción desde territorios que mantienen la soberanía alimentaria, energética, financiera y política con pleno empleo y cohesión social. Con el Poder de su historia, cultura e identidad. La economía de cercanía, energías renovables, monedas locales y democracia participativa. A medida que se amplía el territorio habrá necesidades propias y empresas que la satisfagan, adaptándose los controles sociales y democráticos sobre su actividad. Municipios, comarcas, provincias, regiones, nacionalidades, continentes y el planeta completo. A ese Gobierno mundial le corresponderían en exclusiva la gestión medioambiental planetaria, igualdad social en el seno de la humanidad con la implantación del Estado de Bienestar en el mundo, solidaridad internacional ante crisis alimentarias y meteorológicas, y la gestión del capital internacional en base a las herramientas, metodología e indicadores de la Economía del Bien Común, sustentada en el objetivo prioritario de mantener las condiciones para la Vida, y dentro de ella de la sociedad humana.

Para que se convierta en realidad es necesario alinear con firme voluntad y de forma consciente a la mayoría de la humanidad en este objetivo. La humanidad es libre y tiene que elegir entre las distintas posibilidades. La victoria de la razón y la esperanza, del equilibrio y la armonía, será la voluntad de superación de la propia humanidad y la acción unida y solidaria de toda ella, de todas las culturas, religiones y civilizaciones. El trabajo activo de la humanidad tendrá la voluntad de superación necesaria que traerá el bienestar, el éxito y el honor que abre el nuevo tiempo. La sociedad del conocimiento se liberará de las actuales trabas para que toda la humanidad pueda desarrollar sus iniciativas y toda su creatividad. Los negocios especulativos están y no saldrán de la situación de angustia, y serán impotentes hasta la transformación final; el fin de las desilusiones y dolor de todas las civilizaciones; hasta que se produzcan los cambios en todo el mundo dando comienzo al nuevo tiempo donde la vida no sea más que una sola vida en común.

Para la escuela pitagórica cada número tiene un significado. El 12 significa “cuando el tiemplo se ha cumplido”. Ha llegado el momento para actuar. Es necesario la constitución de un Gobierno Mundial democrático, legítimo y transparente, que enfrente con unas mínimas posibilidades de éxito los desafíos que la Humanidad tiene en este tiempo. Y esta tarea y responsabilidad nos corresponde a nosotros, la humanidad que ES, a nuestra libertad de hacer y elegir.

La lucha contra el coronavirus covid19 está sacando lo mejor de la ciudadanía, haciendo recuperar el sentimiento de lo común y la interdependencia de todos con todos. Tenemos y vamos a vencerlo unidos. Pero a la vez hay que luchar con la miseria y escasez que provoca. Muchas familias se han quedado sin ingresos y nos obliga a renovar la lucha también contra el hambre. Y después tenemos que reiniciar otra forma de producción, consumo y distribución en equilibrio y armonía con Gaia, nuestra Madre Tierra, y con justicia social. Y tenemos que prever los próximos shocks que surgirán, mientras la ciudadanía estamos confinados en nuestras propias casas. Convirtamos la crisis y esta lucha contra el covid19 en el inicio del tiempo de una Humanidad unida. Y, tal como ocurrió hace cien años en la primera guerra mundial con la revolución bolchevique, transformemos la muerte en un renacimiento.

Hoy más que nunca es necesaria la unidad de todas las organizaciones y partidos políticos de todos los Estados-nación tras este objetivo de Bien Común de la Humanidad, internacionalismo del Siglo XXI. No es tiempo de dividir y enfrentar. Hay que unir de abajo hacia arriba también en lo político. Como se canta en el himno de Andalucía “Por Andalucía, España y la Humanidad” pero desde todos y cada uno de los rincones de nuestro planeta.

Francois Houtart (1925-2017) pedía la Declaración universal del Bien Común de la Humanidad por la ONU[viii]. Hoy la ONU pasa por el mismo descrédito y ninguneo que la Sociedad de Naciones antes de la Segunda Guerra Mundial. Y no basta con una declaración institucional, aunque sea por la ONU. Tiene que ser vitalmente reclamado y puesto en marcha por la ciudadanía mundial, el nuevo Poder soberano del nuevo tiempo que nace. Hay que abrir el proceso constituyente para la primera Constitución de la Humanidad.

Fernando Moreno Bernal

Vicepresidente Asociación andaluza EBC

Cádiz, a 22 de marzo de 2020

BIBLIOGRAFíA

[i] Bonilla-Molina, Luis.
www.rebelion.org 17/03/2020
https://rebelion.org/
coronavirus-o-reingenieria-social-a-escala-planetaria/
y Rafael Poch de Feliu
www.rebelion.org 19/03/2020
https://rebelion.org/estados-unidos-en-el-ojo-del-huracan/
[ii] Garzón, Alberto.
www.attac.es/2012/05/09/%c2%
bfquien-controla-la-economia-
mundial-el-poder-de-las-transnacionales

[iii] René Quinton (1866-1925)
https://www.
fundacionrenequinton.org/
quinton/?utm_campaign=RB+-+
DSA+Anuncios+din%C3%A1micos+
Fundaci%C3%B3n&utm_medium=ppc&
utm_source=adwords&utm_term=&
hsa_src=g&hsa_cam=1384904843&
hsa_acc=6642924368&hsa_tgt=
dsa-19959388920&hsa_kw=&hsa_
mt=b&hsa_net=adwords&hsa_ad=
334707409182&hsa_grp=
56628415362&hsa_ver=3&gclid=
Cj0KCQjw9tbzBRDVARIsAMBplx-
GXCKSvZgtASt_
AQYKE87ydUwcHA17Dev22Cs7m-Kd_XRfHCmxYccaAphrEALw_wcB

[iv] Nikola Tesla (1856-1943)
https://es.wikipedia.org/wiki/Nikola_Tesla
[v] Tuya, Carlos. Marx desencadenado. Una reformulación del marxismo desde la experiencia histórica y el avance científico. Amazon 2017
https://www.amazon.es/Marx-
desencadenado-Carlos-Tuya-ebook/dp/B07MNSRZ7H

[vi] Lema del Congreso de la CIOL celebrado en Urban (Sudafrica) en enero de 2000, donde Kofi Annan Secretario General de la ONU se comprometió públicamente en los Objetivos del Milenio que se aprobarían en septiembre del mismo año 2000.
[vii] https://es.wikipedia.org/wiki/Beno%C3%AEt_Mandelbrot
[viii] http://entreparentesis.org/
francois-houtart-la-
declaracion-universal-del-bien-comun-la-humanidad/

PRESENTACIÓN DEL BALANCE DEL BIEN COMÚN MUNICIPAL DE GUARROMÁN

El pasado día 20 de febrero se presentó oficialmente el Balance del Bien Común Municipal (BBCM) del Excelentísimo Ayuntamiento de Guarromán (Jaén). Nuestros compañeros David Hervás y Salvador Garrido, acompañantes facilitadores de municipios EBC habilitados y redactores del informe, expusieron ante el tejido social, el empresariado local y la ciudadanía sus principales resultados. Se pudo comprobar de qué manera el Ayuntamiento contribuye al bien común del municipio en su relación con personas y empresas proveedoras, entidades financieras, personal laboral y funcionario, ciudadanía y entorno social.

Guarromán es una localidad jiennense enclavada en la comarca norte-Sierra Morena que fue fundada en 1767 gracias a un proyecto de colonización con población centroeuropea, bajo los principios de la Ilustración. Su evolución histórica, influenciada por el origen alemán, austriaco o francés de sus primeros pobladores, ha proporcionado al municipio un carácter singular y sensible a los principios del movimiento de la Economía del Bien Común.

Acompañados de D. Alberto Ruiz Mostacero, Alcalde-Presidente de la corporación local y principal impulsor de la implementación de la hoja de ruta del movimiento EBC, insistieron en los beneficios de las herramientas propias de la EBC para la mejora de la convivencia, la participación ciudadana, la promoción exterior del municipio y la atracción de empresas y talento en Guarromán.

A continuación, se explicó al público asistente el programa de actividades que se van a desarrollar junto con empresas, asociaciones y centros educativos. Tras una formación en participación ciudadana, se promoverán las mesas temáticas para conformar la asamblea democrática, la medición del Índice del Bien Común y otras actividades para instaurar la Región del Bien Común con las localidades cercanas.

Precisamente, el diseño del programa de actividades planteado por nuestros compañeros ha supuesto la concesión al Ayuntamiento de Guarromán del Premio Progreso de la Fundación Fudepa, en la modalidad de Gobierno abierto, participación ciudadana y transparencia. Guarromán se convierte así en un municipio pionero en la comunidad autónoma de Andalucía por su compromiso con la innovación social y también se destaca dentro del movimiento EBC, al ser el primero que desarrolla el programa completo de la hoja de ruta para convertirse en municipio EBC.

Finalmente, se invitó a todas las personas asistentes a plasmar sus sueños para el Guarromán del futuro. Una de las claves de la presentación fue que pequeños pueblos pueden hacer grandes cosas. Se recordó la experiencia de Miranda de Azán como primer municipio EBC del mundo y se manifestaron las primeras propuestas de vecinas y vecinos para la segunda fase de la hoja de ruta.

Complejidad, Economía del Bien Común y transformación social

La sociedad humana es el mayor sistema complejo, dinámico, no-lineal, abierto y adaptativo que existe i. Y transita su senda evolutiva a lo largo de la historia respondiendo a las preguntas de qué producimos, con qué lo producimos y para quienes lo producimos en función del desarrollo de los conocimientos y potencialidades de los recursos disponibles. Es decir, de resolver la contradicción entre fuerzas productivas existentes en ese momento y las relaciones de producción dadas. Las respuestas a esas tres preguntas implican siempre unos valores, motivaciones y objetivos sociales dominantes que configuran el sistema social durante ese periodo histórico. La transición de un sistema social a otro se produce cuando se ve impelido a cambiar de valores, normalmente por un impulso en esas fuerzas productivas que conllevan una gran desigualdad en la distribución del producto social. Hoy se unen la cuarta revolución industrial, la desigualdad e injusticia social, con el cambio climático para obligarnos a transitar hacia otro modelo económico, social y político. Y surge la propuesta del Bien Común como atractor esencial de esta transformación.

Como sistema complejo la sociedad humana tiene una peculiaridad que la hace única: la componemos seres humanos, hombres y mujeres dotados de voluntad y consciencia. Que tomamos decisiones de acuerdo con nuestras percepciones y simulaciones de futuro. Somos simultáneamente observadores y sujetos del experimento. Y sabemos, por la experimentación de la mecánica cuántica, que el solo hecho de que haya un observador cambia el resultado final del experimento. La consciencia y la voluntad nos dan el Poder para la necesaria transformación.

Economía de la complejidad y EBC

El modelo de Economía del Bien Común propuesto por Christian Felber en 2010 está en construcción. Necesita profundizar en sus fundamentos científicos avanzando de la mano de la economía de la complejidad, que también se encuentra en construcción para las ciencias sociales, en el tiempo del Big Data y de la inteligencia artificial.

Las ciencias de la complejidad surgen en la década de los 60 del S. XX a raíz del éxito de la mecánica cuántica en la investigación aplicada en productos de consumo masivo como transistores, televisores y otros. Se replantean las bases de diferentes disciplinas académicas sobre los aportes teóricos de esta como el principio de auto-afinidad, emergencia, no-linealidad, interdependencia, … En 1963 el matemático Mandelbrot analizó las variaciones del precio del algodón en el periodo 1900-1960ii. De este estudio surge su propuesta de la geometría fractal, las matemáticas de la mecánica cuántica. En 1984 se crea el Santa Fe Instituteiii con objeto de desarrollar la complejidad en las diferentes disciplinas científicas. Se comienza con meteorología, ciencias computacionales, biología y cerebro humano. En el año 2000 se pide un primer informe sobre los posibles aportes de la complejidad a las crisis financieras. Mandelbrot publica su libro en 2004 sobre el mal comportamiento de los mercados financieros. Su conclusión sobre la indispensable mayor regulación de estos no gustó a los promotores del estudio.

Viendo la siguiente tabla comparativa entre vieja y nueva economía elaborado en 2005 por la argentina Eugenia Perona en su artículo “Ciencias de la complejidad: ¿La economía del S. XXI?”iv se puede observar los puntos en común con el modelo de la EBC.

El papel fundamental reconocido a las Instituciones es también esencial para la Responsabilidad Social Corporativa.

EBC y transformación social

La cuarta revolución industrial, que es en realidad la suma de catorce áreas de innovación entre las que destaca la Inteligencia artificial y el Big Data, ha cambiado las viejas formas de producir (con qué producimos) sin cambiar el qué ni el para quién. Provocando el incremento desorbitado de la desigualdad social, la contaminación e irracional acumulación de basuras, y un cambio climático provocado por esta actividad productiva que pone en peligro la continuidad de la vida de muchas especies, incluida la humana. Nos encontramos ante el inicio de un nuevo periodo histórico.

Tenemos la urgente necesidad de encontrar soluciones concretas a este cúmulo de necesidades. Y aquí aparece la propuesta de la Economía del Bien Común. De abajo hacia arriba; participativa socialmente y abierta a co-crear soluciones vinculadas a las necesidades de los territorios; basada en valores éticos de dignidad, igualdad, solidaridad, sostenibilidad medioambiental, democracia y transparencia; creando lazos colaborativos y redes sostenibles para la actividad productiva en comunidad. Es decir, creando las condiciones para que surja la EMERGENCIA necesaria en este tiempo para el sistema complejo que es la especie humana. Y esta emergencia alumbrará, sin lugar a dudas, la ciudadanía universal y los derechos jurídicos de nuestra Madre Tierra, Gaia.

Ya existen numerosas experiencias de formas básicas de economía postcapitalista. La vigorosa economía social y solidaria representa en torno al 11% de la economía total en España. Las más de 5.000 monedas sociales existentes tienen comunidades más o menos numerosas de personas que pugnan por vivir de otra forma con otros valores. Existen bancos éticos y un largo etc. La cuestión es si la suma de todas estas experiencias tiene la fuerza para desarrollarse e imponerse. Todo cambio implica una resistencia al mismo de los beneficiarios del status quo, que intentaran desviar las soluciones hacia sus propios intereses. La bifurcación en los sistemas complejos. Ya lo advertía Maquiavelo en El Principe “No hay nada más difícil de emprender, ni más dudoso de hacer triunfar, ni más peligroso de administrar que la elaboración de un nuevo orden.”

Hasta ahora nos han creado las reglas del juego globalizando lo económico y encorsetando la democracia y justicia social en los límites de los Estados-naciones, paralizando la necesaria transformación que viene pugnando desde finales de la década de los sesenta del S. XX. Creemos nuestras propias reglas de juego globalizando lo social y político en un nuevo internacionalismo enfocado al Bien Común de la Humanidad, y vinculemos lo económico a las necesidades sociales de la sociedad que vive sobre un territorio. La geometría fractal de Mandelbrot con las tres dimensiones económica-social-política de abajo hacia arriba, con la necesaria distribución competencial hasta la creación de un Gobierno Mundial con poder de regular las transacciones financieras, luchar eficazmente con el cambio climático, e instaurar el Estado Social de Derecho en el mundo.

Esta transformación social se dará en la forma y en la dirección adecuada para el futuro de la Humanidad si trabajamos simultáneamente en las cuatro dimensiones necesarias: 1) Denuncia basada en el conocimiento de la injusticia social y la inviabilidad de seguir como estamos; 2) Movilización e indignación social; 3) Elaboración de alternativas para producir, distribuir y consumir dentro de una Economía por y para la Vida, la Economía del Bien Común; y 4) La elaboración de leyes y nuevas Constituciones que consoliden jurídicamente el nuevo sistema social emergente con los nuevos valores, motivaciones y objetivos para las personas, organizaciones, empresas y Gobiernos.

Disponemos del conocimiento necesario, desarrollemos la confianza en nosotros mismos y en la Humanidad. Con consciencia y voluntad de hacer el Poder es nuestro.

Fernando Moreno Bernal

Vicepresidente Asociación Andaluza para el Fomento del Bien Común

Cádiz, a 4 de noviembre de 2019

.

.

.

.

.

i Edgar Morin La epistemología de la complejidad https://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/sitios_catedras/electivas/102_infanto_juvenil/material/complejidad_morin.pdf

ii Alejandro Nadal. Mandelbrot, fractales y crisis financieras. La Jornada 20/10/2010 http://www.jornada.unam.mx/2010/10/20/index.php?section=opinion&article=030a1eco

iii Santa Fe Institute. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Santa_Fe_Institute

iv Eugenia Perona. Ciencias de la complejidad ¿La economía del S. XXI?. Universidad Nacional de Córdoba. Argentina. http://www.eco.unc.edu.ar/files/DeptoEconomiayFinanzas/SerieDocumdeTrab/DocN%C2%BA22.pdf

Jornada de Turismo Sostenible y Economía Circular

El próximo 23 de Octubre se celebrará en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Prado del Rey (Cádiz) una jornada de Turismo Sostenible y Economía Circular, la cual contará con la presencia de nuestro compañero de EBC-Cádiz Fernando Moreno. El programa completo de dichas jornadas disponible en este enlace.

Inscripciones en: jornadas@aetcadiz.com
http://www.aetcadiz.com/jornadas/

Ser + sostenible Badajoz

El pasado 13 de Febrero nuestro compañero Fernando Dugo participó en el seminario  realizado por la Fundación ATABAL, y financiado por la Junta de Extremadura, dentro de las acciones del programa Extremadura 2030, para conseguir convertir la región en un referente en Economía Verde y Circular.

Se ha realizado un plan de sensibilización a empresas extremeñas para que consigan una mayor sostenibilidad. La invitación a la EBC Andalucía se debe por el interés en conocer la forma de abordar la sostenibilidad por la EBC, su forma de medirla y también por el interés en conocer al Movimiento en general.

Surge el primer Grupo Peer en la provincia de Jaén

Recientemente ha tenido lugar en Úbeda (Jaén) la primera jornada del curso de implantación del Balance del Bien Común en las empresas participantes, iniciativa que cuenta con la colaboración del Campo de Energía de Jaén, del Campo de Energía de Córdoba, la Asociación Andaluza para el Fomento de la Economía del Bien Común y el Excmo. Ayuntamiento de Úbeda a través de su Área de Formación y Empleo.

La toma de contacto entre la consultora homologada Marian Martínez Santos y las empresas asistentes en esta primera jornada fue todo un éxito que augura un próspero futuro a este modelo económico y a sus pioneros participantes.

Hasta el momento las empresas participantes en esta iniciativa han sido: Coyma, Aceites Vallejo y los proyectos empresariales de Maslento S.L. y Cabalgando.

Aunque ya ha comenzado la acción formativa, las empresas y cooperativas que quieran sumarse pueden ponerse en contacto con la consultora en el teléfono 666151894 o en el e-mail ebc@subbeticaecologica.com, ya que la siguiente formación será el 10 de Marzo.

La Economía del Bien Común (EBC) se define como un instrumento o camino para empresas, organizaciones e instituciones que sirve de guía hacia el cambio del modelo económico. Cambio basado en valores humanos como: dignidad humana, justicia social, sostenibilidad ecológica, participación, etc…

Las empresas participantes comparten como objetivo el trabajar orientados al bien común. En su andadura por este camino han encontrado en la EBC la mejor manera de reordenar y afianzar a sus empresas. Tras este curso contarán con la semilla 2.

Los Campos de Energía promueven y desarrollan las orientaciones concretas hacia el bien común, aplicables a empresas, administraciones y resto de organizaciones de diferente tamaño, forma legal y titularidad.

2ª Asamblea Asociación Andaluza

Estimad@ soci@, te enviamos convocatoria de asamblea ordinaria y extraordinaria de la Asociación Andaluza para el Fomento de la EBC. La misma tendrá lugar el próximo 25 de febrero en Cabra, Córdoba, en horario de mañana.

Te pedimos, que si tienes pensado asistir y para facilitar la logística, te inscribas AQUÍ.

Te pedimos además que confirmes si te quedarás a la comida (menú todavía por concretar, pero rondará entre los 10 y 12 euros). Si tienes necesidades especiales de alimentación, anótalo en el formulario.

LUGAR: HOTEL MITRA: ver emplazamiento.

ORDEN DEL DÍA
10.30 – Primera convocatoria
11.00 – Segunda convocatoria. Comienzo de asamblea.

ASAMBLEA ORDINARIA

  • Bienvenida.
  • Aprobación del acta anterior (que irá adjunta y solo hay que aprobarla).
  • Propuesta del plan de actividades, partiendo de las propuestas de los Campos de Energía.
  • Presupuesto 2017.

ASAMBLEA EXTRAORDINARIA

  • Aprobación, si procede, del cambio de sede y modificación de estatutos (desde Senda del Caz, 4 a Puente Mojardín, 19, en Cabra).
  • Actualización de Junta Directiva (cambio de representante en Málaga, inclusión de representantes de Cádiz).
  • Aprobación, si procede, del documento de gestión de los recursos de la Asociación Andaluza aprobado por el Equipo Coordinador Federal.

Ruegos y preguntas

14.00 – Hora prevista de finalización

INFORMACIÓN IMPORTANTE

Te recordamos que para ejercer tu derecho a voto, debes tener actualizado el pago de tu cuota 2017 (60€). Si no lo has hecho aún, te pedimos hagas el ingreso en

ES36 1491 0001 2430 0006 5459 (Triodos Bank)
No olvides en concepto especificar el nombre de la persona que responde a la cuota. Deberás enviar el resguardo de ingreso a asociacionandaluzaebc@gmail.com.
Os informamos de que existen exenciones a este pago de cuota, a gestionar directamente por los Campos de Energía.

Eventos

✖ No hay resultados

Lo sentimos, no hay entradas que coincidan con tu búsqueda.