El final del Sistema

La realidad que nos envuelve desde hace años nos genera todo tipo de dudas sobre si lo que está sucediendo es otra crisis más del capitalismo, o si este sistema económico y social ha colapsado y está en desintegración.

Las sociedades han admitido una serie de paradigmas, para bien y para mal, que constituyen una especie de leyes naturales a las que los individuos difícilmente pueden sustraerse: religiosas, culturales, económicas,… El sistema neoliberal actual no es ajeno a ello y desde un principio se ha sustentado en paradigmas (verdades absolutas que no admiten discusión), que ha trasmitido como leyes naturales, y a las que ha dotado de una base científica como son las leyes de Newton.

Como ley natural, nos han inculcado el principio de “no hay otra alternativa”, desarrollando desde Adam Smith comparativas con las leyes newtonianas, como las de: “acción-reacción”, “movimiento continuo de un objeto si no se le opone ninguna fuerza”, etc…, las cuales sirven para justificar como leyes naturales los paradigmas de la “Oferta y la Demanda”, “actividad económica sin fin (crecimiento)”, etc…

Pero aquí surge como mínimo una pregunta, ¿cómo es posible que surjan crisis económicas (mal funcionamiento del sistema), si es una ley natural? En la Física si una ley no da respuesta a un solo acontecimiento, esa ley o deja de ser válida o se genera una nueva que dé respuesta a dichas condiciones particulares (Relatividad,…). ¿Sucede esto con la economía capitalista?, por supuesto que no.

Entremos en detalle analizando diferentes aspectos en los que los paradigmas del sistema neoliberal no dan respuesta, comenzando con un grave error de partida, que es la desconexión de la economía de la naturaleza, contemplando a ésta simplemente como una “externalidad”, lo cual es como mínimo incongruente. Hay numerosos economistas que analizan este aspecto relacionándolo con las leyes de la termodinámica (1ª y 2ª ley): “la energía total del universo es constante, y la entropía total aumenta continuamente”. Esto de forma resumida, nos indica que en los procesos económicos la energía consumida tiene un límite (solo tenemos un planeta), y que en estos movimientos si no hay realimentación negativa (actuaciones externas) vamos directamente hacia el caos.

Sobre el párrafo anterior hay infinidad de escritos que muestran la validez de dichos planteamientos, y dan muestra de la ceguera del sistema actual al respecto. Si analizamos algunos de los paradigmas del sistema capitalista: mercado, competencia,…, todos ellos son los que nos llevarían al éxito del sistema, pero la realidad suele ser otra muy diferente: monopolio-oligopolio, información privilegiada, …, este sistema que durante un tiempo ha servido para realizar grandes cambios sociales, actualmente está caduco y son necesarios nuevos modelos económicos y sociales que pongan su foco en las personas, sujeto principal de la sociedad, respetando sus derechos y aportando unos valores que sean los de la mayoría. Este planteamiento es el que Branko Milanovic entendía como una de las fuerzas benignas que a lo largo de la historia ha permitido reducir la desigualdad con justicia (equidad). La otra -fuerza maligna- nos lleva, por desgracia, al colapso y la destrucción.

Aprendamos de las enseñanzas de Milanovic, y aportemos lo que esté en nuestra mano para la consecución de un nuevo sistema económico y social, en el que la mayoría de las personas tengan cabida, y que dé respuesta a valores como solidaridad, justicia social, participación democrática, sostenibilidad ambiental,…, es nuestra única salida a un mundo sin valores.

J.M.Martín

CIFP SAN CRISTÓBAL primer centro público de formación profesional reconocido como CENTRO EDUCATIVO DEL BIEN COMÚN.

Damos la enhorabuena al Centro Integrado de Formación Profesional San Cristóbal, de las Palmas de Gran Canaria, porque acaba de recibir el reconocimiento como Centro Educativo del Bien Común. Centro pionero e innovador que no ha dudado en introducir en sus aulas y toda la comunidad educativas los valores y propuestas de la Economía del Bien Común.

En concreto es el primer centro público de formación profesional de España reconocido como tal por la Asociación Federal para el Fomento de la Economía del Bien Común.

Se le han reconocido dos de las cinco “semillas” que puede tener todo centro educativo del Bien Común. Una por probar la realización de buenas prácticas educativas, y recogerlas en la matriz del Balance del Bien Común, como forma de visualizar y de evaluar sus acciones e impacto en su entorno. Otra por su contribución a la difusión del dicho modelo en la comunidad educativa.

Todas las han ido desarrollando dentro de un plan de innovación de centro en torno a este modelo. Entre las diferentes acciones realizadas se puede destacar la formación en emprendimiento basándose en la EBC, prácticas en empresas EBC, o la introducción del aprendizaje servicio con la organización de comedores sociales, llevados a cabo por el alumnado de cocina y servicios con usuarios de centros de acogida municipal, y familias en situación de exclusión social del entorno.

Todo centro orientado al Bien Común busca generar el mayor impacto en su entorno, saliendo de las aulas, introduciendo los valores en la base de la implementación de los proyectos educativos, que en este caso tienen doble valor al tratarse de proyectos orientados a la formación profesional y por tanto enfocados a la próxima incorporación al mundo laboral profesional y empresarial.

Ojalá vuestro ejemplo sea inspirador y todas estas semillas generadas lleguen muy lejos. Estamos seguros de que sí.

http://cifpsancristobal.org/ebc1/

Los ODS y la Economía del Bien Común

Algo se mueve, un nuevo impulso ciudadano a los ODS parece que nos llevará a una amplia concienciación, de que al ritmo actual no hay soluciones a los problemas de la mayoría, y por tanto hay que tomar decisiones con soluciones diferentes, ya que la repetición de las mismas recetas nos están llevando a una situación límite.

Desde movimientos sociales, como la Economía del Bien Común, se están realizando propuestas en los ámbitos económico, social y medioambiental, que permitan que nuestros jóvenes tengan un futuro, donde los valores de Dignidad Humana, Solidaridad y Justicia, Sostenibilidad Medioambiental, Transparencia y Participación Democrática, sean nuestra guía.

El movimiento de la Economía del Bien Común aunque abarca más aspectos que los ODS, y es un movimiento que se organiza de abajo a arriba, siendo las personas el objeto de todas sus propuestas, da plena respuesta a los 17 ODS como muestra nuestra Matriz del Bien Común (foto de portada), y como ejercicio de pragmatismo apoya totalmente.

Finalmente queremos compartir un vídeo, que a ritmo de música, nos da una visión de lo que realmente nos jugamos con los ODS.

Económicas UVa – Derecho Mercantil II

El pasado jueves día 9 de Mayo, mantuvimos el CE Valladolid una acción divulgativa con alumnos de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Valladolid, de la asignatura Derecho Mercantil II que imparte Luis Angel Sánchez Pachón, en la cual pudimos exponer las bases del movimiento de la Economía del Bien Común.

Dentro de dicha presentación se planteo a los alumnos un trabajo relacionado con la asignatura y los valores EBC, que consiste en analizar una empresa en el grupo de interés «Propietarios», y relacionarlo con el conflicto de intereses a los que las empresas tienen que hacer frente en su día a día (aspecto analizado en el temario de la asignatura Derecho Mercantil II).

Concluimos con un pequeño espacio para preguntas, en las que surgió el interés de los alumnos sobre como la EBC contempla la participación de los empleados en la toma de decisiones en las empresas, lo cual fue explicado sobre la base de los «veinte puntos para una Economía del Bien Común», matizando que nuestra propuesta afecta de forma real a menos del 5% de las empresas, a si mismo mostramos ejemplos de empresas alemanas, que llevan años practicando la participación de sus empleados en la toma de decisiones.

J.M.Martín

Entrevista a Debla Orihuela

Una vida dedicada al bien común

Entrevista a Debla Orihuela, presidenta voluntaria de la “Asociación del Fomento de la Economía del bien común” una organización cercana a Christan Felber. La licenciada en filosofía asesora además a empresas que quieren hacer un balance del “bien común”. En la Comunidad Valenciana, en Muro, Betxí y Villena están ya introduciendo este tipo de balance social. Entre las empresas que lo hacen con éxito están Cartonajes La Plana, Supernaranjas, Cuinatur, Novaterra Catering y el Hotel Voramar.

¿Qué es la economía del bien común (EBC) y qué hace su Asociación?

El modelo de la EBC propone la utilización de unos indicadores distintos a los indicadores clásicos, que permitan medir no solo los aspectos financieros y monetarios, sino también los sociales y culturales. Para medir el grado de cumplimiento social de una empresa, se propone el uso del balance del bien común, de manera que el éxito de una empresa ya no depende de su capacidad para generar beneficios económicos y financieros, sino de su impacto social, esto es, del beneficio que la empresa puede generar en la sociedad y en general en sus grupos de interés. Para medir el bienestar de un país, frente al indicador del Producto Interior Bruto se propone como indicador el Producto del bien común, el cual incluye también aspectos como la cohesión social, la solidaridad, la participación, la calidad de la democracia, la política medioambiental, el justo reparto de los beneficios, la igualdad de género o la igualdad salarial, entre otros. Nuestra organización se encarga de difundir la “Economía del bien común”. Sensibilizar y poner en marcha la economía del bien común en los distintos estamentos en los que se puede aplicar. Municipios, empresas y universidades. Aplicando el balance del bien común en dichos estamentos.

¿Cómo evalúa el movimiento de Christian Felber?

Lo evalúo muy positivamente, es un movimiento que desde su nacimiento no ha dejado de crecer y expandirse porque es positivo y valioso para las personas que entran en contacto con el mismo. Supone un cambio total en la redistribución de nuestros recursos, y sobre todo un cambio total en la manera de concebir nuestra relación con la economía, con el entorno, con el medio ambiente, en el que está presente y en el centro el ser humano.

¿Cómo se implica él en vuestra organización?

Christian es una persona muy cercana, que siempre que su apretada agenda se lo permite, si se le pide y puede acude a los actos de la asociación o de las universidades, o de cualquier municipio que esté implicado en poner en marcha el movimiento EBC.

¿Por qué ha tenido tanto éxito en España?

No solo en España, sino también en otros países de Europa como, por ejemplo, Austria y Alemania también han crecido de manera importante; no obstante, el movimiento no para de crecer, paulatinamente, en el continente de América del sur y México. El éxito en España yo se lo atribuiría a que llegó en un momento de estancamiento de nuevas ideas y nuevas maneras de ver los distintos escenarios sociales, por lo que pudo irrumpir con fuerza entre las personas que pensamos que otra forma de economía es posible, y otra forma de entender la relación del ser humano con su entorno.

¿Qué se va a hacer este año?

Este año se ha creado la “Federación Internacional”, en la que se agrupan las de distintas asociaciones EBC de cada país como la nuestra, y cuyo objetivo es la cooperación entre los diferentes equipos coordinadores de las asociaciones de cada país, que forman una plataforma para el intercambio internacional de ideas y conocimiento. Fue creada en diciembre de 2018 y este año es su primer año de andadura, en estos momentos estamos aprobando presupuestos y desarrollando estructuras entre todos nosotros.

¿Qué políticas en España reflejan ya la economía del bien común?

Políticas concretas todavía no existen, pero sí existen plataformas municipales que han llevado a sus plenos municipales incluir en los baremos de concursos de adjudicaciones, el ser empresas EBC, o por ejemplo nuestro “balance del bien común” sirve a muchas empresas como memoria de sostenibilidad, que se ajustan a la normativa europea sobre información no financiera de las empresas. También a algunas empresas les sirve como memoria de responsabilidad social.

¿Qué empresas o países son ejemplares en la puesta en práctica?

Aquellas empresas que hagan el balance del bien común y obtengan una puntuación mínima entre 0 y 1.000 e incluyan en el mismo propuestas de mejora pueden ser empresas del bien común, lo que quiere decir es que están en el camino de ser empresas que cumplen con los valores del movimiento EBC. Yo no soy quién para juzgar a nadie, cada uno vive su vida con arreglo a sus valores, pero sí le puedo comentar que existe un país, Bután, un país ubicado en la cordillera del Himalaya, en el que en lugar del PIB, se mide el índice de felicidad de sus habitantes y creo que esto está más alineado con nuestros valores, nosotros pensamos que se debe medir el índice del bien común.

Entrevista publicada en la revista Dirigentes

Seminario EBC con alumnos de la UVA-Facultad de Económicas

El día 12 de Abril el Campo de Energía de Valladolid y el Departamento de Economía Financiera y Contabilidad, organizaron en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Valladolid un Seminario, donde se dio una visión global del movimiento EBC, haciendo especial hincapié en el desarrollo de la Matriz del Bien Común y en las propuestas de la EBC sobre desigualdad. Concluimos con un dinámico debate con los alumnos y profesores, sobre diferentes aspectos:

  • Diferencia entre EBC y otros sistemas económicos, principalmente el Capitalismo y el Comunismo (como sistemas económicos)
  • Visiones diferentes sobre la necesidad de limitar las desigualdades en los salarios, donde algunos alumnos sostuvieron la conveniencia de no tener ninguna limitación, otros entendieron que éticamente y socialmente era insostenibles diferencias muy elevadas.
  • Posicionamiento de la EBC sobre la limitación de patrimonio, aquí nuestra propuesta de limitarlo a 10 millones no encontró mucha resistencia.
  • Una interesante pregunta (y debate) sobre como la EBC iba a implementar sus propuestas.

Agradecemos a los alumnos su asistencia masiva, dado que esa tarde empezaban sus vacaciones, y su participación e interés fue siempre muy activo; también agradecemos especialmente a los profesores organizadores del acto: Elena Inglada y José Manuel Sastre, ya que sin su colaboración y ayuda, no habría sido posible este evento.

Enlaces a los vídeos del Seminario: Parte 1ª   Parte 2ª

J.M.Martín

¿Qué puedo hacer como ciudadana/o para contribuir a reducir el impacto ambiental?

Durante la semana de la energía, que se realizó del 11 al 15 de febrero por el proyecto Mares Madrid en su sede de la calle Toledo, 108 y en colaboración con la Oficina de Economía Social del Ayuntamiento de Madrid, tuvimos el placer de realizar el viernes 15 a las 17h, una Conferencia Taller Economía del Bien Común (EBC), de Activación Ciudadana y ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible). La sesión que fue facilitada por Carlos San Juan del Campo de Energía de Madrid, estuvo centrada en el Impacto Medio Ambiental, y donde se les pidió a los participantes, un grupo de unas 15 personas, que reflexionaran sobre qué hábitos podían incorporar en este nuevo año para reducir en su día a día el impacto sobre el medio ambiente. Fue realmente dinámico y lleno de ideas y sobre todo muchos de ellos se dieron cuenta, que haciendo pequeños cambios se puede mejorar muy favorablemente el impacto medioambiental.
También se comentó de la importancia de participar activamente en foros de nuevas economías para el cambio, como el próximo NESI forum internacional de Málaga del 24 al 26 de abril, donde entre todos, co-creamos soluciones a los retos sociales y ambientales de este siglo.

Evaluando los stakeholders de la Economía del Bien Común

 La Economía del Bien Común (EBC) propone medir el éxito de una organización en función de cómo trata en sus relaciones a sus distintos stakeholders: proveedores, financiadores, trabajadores, clientes y entorno social. La importancia o peso relativo de cada stakeholder en la organización variará con el tiempo, dependiendo de las circunstancias y prácticas que se lleven a cabo en cada momento concreto. Este artículo presenta tres metodologías para cuantificar este peso relativo de cada stakeholder en la organización. Cada metodología se fundamenta en una magnitud, o una unidad de medida de la relación stakeholder-organización diferente. Estas magnitudes, que son precios de mercado, horas de trabajo, y horas de trabajo ajustadas medio-ambientalmente, son las que definen lo que significa “aportar” en la relación establecida entre la organización y el stakeholder. Para el precio de mercado la aportación viene definida por el coste de la relación y se mide en dinero; para las horas de trabajo la aportación es la parte de vida dedicada, aportada a la relación, y se mide en horas; las horas de trabajo ajustadas medioambientalmente ajusta las horas de trabajo mediante un corrector medioambiental. Además, en esta publicación se presenta una novedosa forma de estudiar la importancia de cada uno de los proveedores de cada uno de los eslabones de las cadenas de aprovisionamiento de la organización.

VER INFORME

Referencias: MORA, A., LÓPEZ, C. & HILLIARD, I. (2018): “Evaluando los stakeholders de la Economía del Bien Común”,
CIRIEC-España, Revista de Economía Pública, Social y Cooperativa, 94, 251-283, DOI: 10.7203/CIRIEC-E.94.10458.

AJEV EDITA LA GUÍA DE LA ECONOMÍA DEL BIEN COMÚN PARA PYMES Y AUTÓNOMOS

La asociación de Jóvenes Empresarios de Valencia edita una guía para dar a conocer a Pymes y autónomos  en que consiste la Economía del Bien Común, y los beneficios que la aportan.

Dicha información se componen de cuatro miniguías, a las cuales puedes acceder desde el siguiente enlace.