Confianza y Economía del Bien Común

La Economía del Bien Común viene a restablecer el valor de la confianza en el seno de las sociedades, deslegitimadas por prácticas abusivas de las grandes corporaciones ajenas al interés general, descohesionadas socialmente por un individualismo suicida, y degeneradas democráticamente por la corrupción y manipulación de las noticias a través de medios y redes sociales.

Conscientes de la crisis existencial del propio sistema capitalista los organizadores del Foro Económico Mundial, que celebra las sesiones de 2020 en Davos los próximos días 21 a 24 de enero, han sacado el Manifiesto de Davos 2020i El propósito universal de las empresas en la cuarta revolución industrial. En el que reclaman a las empresas y grandes corporaciones la defensa de los grupos de interés (stakeholders) y un paso más en la descafeinada hasta ahora Responsabilidad Social Corporativa. Si no se mide, evalúa y penalizan las malas prácticas de nada sirve. Y ahí la EBC aporta herramientas y metodología. ¿Es viable un sistema capitalista que renuncie al máximo beneficio en el corto plazo y a la competitividad que le lleva a la acumulación de capital intrínseco al propio sistema capitalista? Estimo que no. Estaríamos en el postcapitalismo.

Como dice Adela Cortinaii “la confianza ha de ser la piedra angular de las sociedades capaz de crear cohesión social”. La confianza está íntimamente relacionada con esperanza, entusiasmo y liderazgo. Nace de lo más profundo de la personalidad acompañada por la autenticidad, el equilibrio y la firmezaiii. La confianza en una Humanidad con futuro. En su capacidad y Poder para superar la crisis sistémica y civilizatoria que transitamos. Nos encontramos en un cambio de época, en tránsito, donde se ha perdido el sentido de la vida. El ser humano de hoy se encuentra desconcertado, inseguro y vacío. Una tecnología sin ética nos domina y consume. Lo que realmente diferencia a la Humanidad de las demás especies animales es la capacidad de imaginar otros posibles futuros y, en consecuencia, pasar a la acción para construir ese futuro mejor posible. Una sociedad sin esperanza equivale a morir, a desintegrarse como sociedad perdiendo toda cohesión social. Para que exista se requiere un ideal que entusiasme, un objetivo posible en un determinado periodo de tiempo. Para mantener la confianza y esperanza es trascendental visualizar ese otro mundo futuro mejor para alimentar nuestro entusiasmo. Liderazgo es la suma de confianza, esperanza y entusiasmo. Hoy se ha perdido la confianza. No hay programas que lideren y entusiasmen. Hay una crisis civilizatoria, de valores dominantes, que nos aboca a un cambio de paradigma cultural.

La sociedad humana es el mayor sistema complejo dinámico, abierto, no lineal y adaptativoiv que existe. Y en la grave situación de crisis sistémica en la que se encuentra el sistema capitalista financiarizado y globalizado se convierte en caótico y alcanza el estado de bifurcación que propicia dos posibles desenlaces: o se reajusta a la vez que se defiende el actual sistema asumiendo los costes humanos y medioambientales que fuere necesario; o se dirige conscientemente hacia un proceso de transformación dentro del sendero evolutivo de la historia de la Humanidadv. Es la ventana de oportunidad que se abre en el límite del caos. Hay que tomar una decisión y avanzar con consciencia y entusiasmo por ella. Es y será la correlación de fuerzas entre los defensores del actual estado de cosas y aquellos que deseamos otro mundo verdaderamente sostenible e inclusivo socialmente la que determinará el futuro, si es que aún lo tenemos, de la Humanidad. El Poder es el saber más la voluntad de hacervi. Hoy más que nunca.

La sociedad humana evoluciona resolviendo los conflictos generados por las dinámicas entre desarrollo de las fuerzas productivas y relaciones de producción. La cuarta revolución industrial, y especialmente la revolución digital dentro de ella, provoca cambios telúricos en la realidad socioeconómica. Y vuelve a poner de manifiesto la urgente necesidad de una alternativa de transformación que ofrezca soluciones en el presente a la crisis sistémica del capitalismo, que tenga en cuenta la coordinación internacional, el equilibrio entre lo económico, social y político en la globalización y debe ser responsable con el medioambiente. Una alternativa que tiene que basarse en la idea fuerza del Bien Común, incompatible con la obtención del máximo beneficio privado a toda costa propia del sistema capitalista.

La Economía del Bien Común surge en este tiempo que estamos viviendo y protagonizando: el cambio más profundo de toda la historia de la humanidad, el nacimiento de la ciudadanía universal como nuevo Poder Soberano sobre el que construir un Gobierno Mundial democrático, legítimo y transparente.

No podemos perder de vista el mundo en el que vivimos, el de una humanidad que se encamina hacia el abismo si no sustituimos el actual sistema-mundo del capitalismo agonizante por otra forma de vivir en armonía con el planeta y su biodiversidad, con otra economía para las personas y la Vida, la Economía del Bien Común. El cambio más profundo en toda la historia de la Humanidad:

Elevar la conciencia de pertenecer a una gran familia que es la humanidad, que somos fruto y la parte consciente de la Vida con mayúsculas en este sistema integrado que es nuestra aldea común, Gaia, que tenemos que defender y respetar. Surgen dos conceptos jurídicos nuevos que lo cambiaran todo: 1)Ciudadanía universal 2) Reconocimiento de la Madre Tierra como persona jurídica sujeto de derechos.

Estamos transitando como Humanidad un cambio de época. La idea de Otro mundo es posible, necesario y urgente se ha extendido desde 2001, unida a la universalización del conocimiento que ha supuesto Internet. Este conocimiento se ha transformado con los sentimientos, emociones y valores en el corazón de las personas a través de las revoluciones latinoamericanas, árabes, 15M, Occupa Wall Strett, Nuit Debout, movimiento feminista, pensionistas y la juventud de Fridays-for-futurevii etc. Hay que desarrollar los ejes esenciales de una Economía por y para la Vidaviii, y como elemento esencial de ella los fundamentos de un sistema productivo y financiero alternativo para el Buen Vivir. Y aquí aparece la Economía del Bien Comúncomo propuesta holística, como un nuevo paradigma completo de objetivos, motivaciones y valores, que de sentido y coherencia a todas las propuestas que surgen dispersas fruto de las luchas parciales. Por último, la elaboración de las nuevas leyes, otras Constituciones en los Estados-nación, regionales y la primera Constitución del Mundo. Ya hemos visto surgir las Constituciones de Bután, que mide la Felicidad Bruta de sus habitantes; las de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Constituciones del Vivir Bien o Buen Vivir; y recientemente el cambio constitucional para reconocer los derechos jurídicos del río Whanganui en Nueva Zelandaix.

Estos nuevos valores e incentivos van en la dirección de los que Christian Felber plantea en sus libros “Nuevos valores para la economía”x (2008) y “La economía del Bien Común”xi (2010) Presenta un modelo económico alternativo al capitalismo y al comunismo. Se trata de introducir una nueva escala de valores sobre la que referenciar la economía en general y del funcionamiento de las empresas en particular, alejándose del valor monetario para enfatizar el valor social. Los mismos valores que hacen florecer nuestras relaciones interhumanas: confianza, cooperación, aprecio, co-determinación, solidaridad y acción de compartir. Estos valores y las buenas relaciones que promueven son los factores que más contribuyen a la felicidad y la motivación de los seres humanos.

El objetivo que se plantea Christian Felber, tras escribir varios libros sobre las amenazas de la situación que vivimos, es imaginar e ir implantando la Economía del mañana, para ir sembrando las semillas de la economía, sociedad y política del futuro. El anagrama de la EBC son semillas volando al viento. Si cumplimos su objetivo se verá germinar el Estado del Bienestar a nivel mundial y, con ello, el verdadero comienzo de la Historia de una única Humanidad. Tenemos que clamar por la paz, en este tiempo donde cada vez se oyen más los tambores de la guerra provocada por los beneficiarios de un sistema que agoniza y no aguanta más. La paz es el elemento esencial del mundo por-venir y que entre tod@s tenemos que construir.

Las motivacionesde la EBCse observan claramente el artículo 2 del Estatuto al hacer referencia a un lugar y una fecha concreta: Viena y julio 2011. En 2007/8 comienza la Larga Depresión Económica Mundial, crisis del sistema capitalista de la globalización neoliberal que se compara por su alcance y profundidad con la crisis de 1929 superándola. Nicolas Zarkozy habla de “refundar el capitalismo” (2009) Christian Felber publica sus libros “Nuevos valores para la economía” (2008) y “La economía del Bien Común” (2010) El 15 de mayo surge el 15M en España y se estaba organizando Occupy Wall Strett que se inicia dos meses después de constituir la asociación internacional de la EBC: el 17 de septiembre 2011. De forma paralela surge la propuesta de “Declaración del Bien Común de la Tierra y la Humanidad por la ONU”planteada en 2008 por Francois Houtartxii y presentada en la ONU el 28 de febrero de 2010 por el que fuera Presidente de su Asamblea General en 2009 Miguel D´Escoto junto al teólogo Leonardo Boff.

La Economía del Bien Común se define como un sistema económico alternativo apartidista, que propone construir en base a los valores humanos universales que fomentan el Bien Común. Situamos nuestro foco de acción en la cooperación y no en la competencia, en el bien común y no en el afán de lucro. Desde este lugar nos convertimos en palanca de cambio a nivel económico, político y social, un puente entre lo viejo y lo nuevo. La meta de nuestro trabajo es una buena vida para todos los seres vivos y el planeta, apoyada por un sistema económico orientado al Bien Común.

Las personas que inician este movimiento están vinculadas con ATTAC en Viena y Alemania. Y tiene un desarrollo fulgurante en un escasísimo tiempo. Como señala Joan Ramón Sanchis, primer catedrático de Economía del Bien Común de la Universidad de Valencia, a pesar de ser aún un modelo incipiente y de muy corta edad, cada vez son más las organizaciones que hacen uso de sus principales herramientas y su modelo se está extendiendo con bastante rapidez.xiii. Ocho años es muy poco tiempo para alcanzar la extensión e impacto del que ya dispone la Economía del Bien Común. La necesidad es acuciante, urgente, imperiosa. Es la única posible explicación. Vivimos el tiempo en que el sistema capitalista, basado en un crecimiento infinito irracional y en una avaricia genocida, agoniza y puede arrastrarnos a la extinción a la especie humana, al tiempo que ya hace un daño tremendo a otras especies y a la Vida, la biosfera, de este planeta.

La EBC no inventa nada. Aporta un nuevo paradigma a la nueva realidad que surge desde el seno de la que muere. Lo nuevo, consciente de las raíces de los actuales retos les da respuestas imposibles desde los valores de la vieja sociedad que muere, transformándolos en posible e inaugurando con ello un nuevo tiempo y una nueva realidad que nace para la humanidad.

.

Fernando Moreno Bernal

Vicepresidente Asociación andaluza para el fomento

de la Economía del Bien Común

Cádiz, a 19 de enero de 2020

i https://es.weforum.org/agenda/2019/12/manifiesto-de-davos-2020-el-proposito-universal-de-
 las-empresas-en-la-cuarta-revolucion-industrial/
 ii Cortina, Adela. Ética de la inteligencia artificial desde Europa. El País Opinión 06.06.2019
 https://elpais.com/elpais/2019/06/05/opinion/1559729489_306891.html
 iii Tierno, Bernabe. Valores Humanos vol. 2. Confianza Pag. 27. Taller de Editores S.A. 1992
 iv https://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_complejo
 v Tuya, Carlos. Marx desencadenado. Una reformulación del marxismo desde la experiencia histórica y el avance científico. Amazon 2017 https://www.amazon.es/Marx-desencadenado-Carlos-Tuya-ebook/dp/B07MNSRZ7H
 vi Anónimo. El libro de los veinticuatro filósofos. Definición XII. Ediciones Siruela 2000
 https://es.wikipedia.org/wiki/El_libro_de_los_veinticuatro_fil%C3%B3sofos
 vii https://www.europapress.es/epsocial/infancia/noticia-movimiento-fridays-for-future-protesta-viernes-mas-50-ciudades-espanolas-contra-cambio-climatico-20190523145142.html
 viii Moreno Bernal, Fernando. Economía por y para la Vida única salida a la crisis sistémica. Rebelión.org 21/03/2010
 http://www.rebelion.org/noticia.php?id=102666
 ix EFE Sydney 16.03.2017 http://internacional.elpais.com/internacional/2017/03/16/actualidad/
 1489685532_492954.html
 x Felber, Christian. “Nuevos valores para la economía” Deuticke. 2008
 xi Felber, Christian. “La economía del Bien Común” Deuticke. 2010
 http://www.cma.gva.es/comunes_asp/documentos/agenda/Cas/72319-Economia_del_bien_comun_Felber.pdf
 xii Houtart, Francois. “Por una declaración Universal del Bien Común de la Humanidad”.
 https://ecodes.org/noticias/qdeclaracion-universal-del-bien-comun-de-la-tierra-y-de-la-humanidadq#.XVqEL_h7lYc
 www.rebelion.org 24.04.2009 http://rebelion.org/noticia.php?id=84316
 xiii Sanchis Palacio, Joan Ramón. El Modelo de la Economía del Bien Común. Aplicación a la empresa/organización y casos prácticos. Introducción. Coordinador junto a Amigo Pérez, María. Cátedra EBC Universidad de Valencia. Delta
 Publicaciones 2018 

Significado de la palabra Empresa

Nueva píldora en formato vídeo de Paco Álvarez sobre el significado correcto de la palabra Empresa, en contraposición de la palabra negocio, que es como el sistema económico actual entiende que debe de ser una empresa, pero su viabilidad depende de dar respuesta a todos los grupos de interés no solamente a sus propietarios.

Ver video.

Sostenibilidad

Comenzamos una serie de informaciones que nuestro amigo y compañero Paco Álvarez pone a nuestra disposición. Hoy toca hablar de una palabra que se usa para casi todo, Sostenibilidad, su conocimiento e ingenio nos muestra que tiene de verdad y mentira dicha palabra.

Ver vídeo

Complejidad, Economía del Bien Común y transformación social

La sociedad humana es el mayor sistema complejo, dinámico, no-lineal, abierto y adaptativo que existe i. Y transita su senda evolutiva a lo largo de la historia respondiendo a las preguntas de qué producimos, con qué lo producimos y para quienes lo producimos en función del desarrollo de los conocimientos y potencialidades de los recursos disponibles. Es decir, de resolver la contradicción entre fuerzas productivas existentes en ese momento y las relaciones de producción dadas. Las respuestas a esas tres preguntas implican siempre unos valores, motivaciones y objetivos sociales dominantes que configuran el sistema social durante ese periodo histórico. La transición de un sistema social a otro se produce cuando se ve impelido a cambiar de valores, normalmente por un impulso en esas fuerzas productivas que conllevan una gran desigualdad en la distribución del producto social. Hoy se unen la cuarta revolución industrial, la desigualdad e injusticia social, con el cambio climático para obligarnos a transitar hacia otro modelo económico, social y político. Y surge la propuesta del Bien Común como atractor esencial de esta transformación.

Como sistema complejo la sociedad humana tiene una peculiaridad que la hace única: la componemos seres humanos, hombres y mujeres dotados de voluntad y consciencia. Que tomamos decisiones de acuerdo con nuestras percepciones y simulaciones de futuro. Somos simultáneamente observadores y sujetos del experimento. Y sabemos, por la experimentación de la mecánica cuántica, que el solo hecho de que haya un observador cambia el resultado final del experimento. La consciencia y la voluntad nos dan el Poder para la necesaria transformación.

Economía de la complejidad y EBC

El modelo de Economía del Bien Común propuesto por Christian Felber en 2010 está en construcción. Necesita profundizar en sus fundamentos científicos avanzando de la mano de la economía de la complejidad, que también se encuentra en construcción para las ciencias sociales, en el tiempo del Big Data y de la inteligencia artificial.

Las ciencias de la complejidad surgen en la década de los 60 del S. XX a raíz del éxito de la mecánica cuántica en la investigación aplicada en productos de consumo masivo como transistores, televisores y otros. Se replantean las bases de diferentes disciplinas académicas sobre los aportes teóricos de esta como el principio de auto-afinidad, emergencia, no-linealidad, interdependencia, … En 1963 el matemático Mandelbrot analizó las variaciones del precio del algodón en el periodo 1900-1960ii. De este estudio surge su propuesta de la geometría fractal, las matemáticas de la mecánica cuántica. En 1984 se crea el Santa Fe Instituteiii con objeto de desarrollar la complejidad en las diferentes disciplinas científicas. Se comienza con meteorología, ciencias computacionales, biología y cerebro humano. En el año 2000 se pide un primer informe sobre los posibles aportes de la complejidad a las crisis financieras. Mandelbrot publica su libro en 2004 sobre el mal comportamiento de los mercados financieros. Su conclusión sobre la indispensable mayor regulación de estos no gustó a los promotores del estudio.

Viendo la siguiente tabla comparativa entre vieja y nueva economía elaborado en 2005 por la argentina Eugenia Perona en su artículo “Ciencias de la complejidad: ¿La economía del S. XXI?”iv se puede observar los puntos en común con el modelo de la EBC.

El papel fundamental reconocido a las Instituciones es también esencial para la Responsabilidad Social Corporativa.

EBC y transformación social

La cuarta revolución industrial, que es en realidad la suma de catorce áreas de innovación entre las que destaca la Inteligencia artificial y el Big Data, ha cambiado las viejas formas de producir (con qué producimos) sin cambiar el qué ni el para quién. Provocando el incremento desorbitado de la desigualdad social, la contaminación e irracional acumulación de basuras, y un cambio climático provocado por esta actividad productiva que pone en peligro la continuidad de la vida de muchas especies, incluida la humana. Nos encontramos ante el inicio de un nuevo periodo histórico.

Tenemos la urgente necesidad de encontrar soluciones concretas a este cúmulo de necesidades. Y aquí aparece la propuesta de la Economía del Bien Común. De abajo hacia arriba; participativa socialmente y abierta a co-crear soluciones vinculadas a las necesidades de los territorios; basada en valores éticos de dignidad, igualdad, solidaridad, sostenibilidad medioambiental, democracia y transparencia; creando lazos colaborativos y redes sostenibles para la actividad productiva en comunidad. Es decir, creando las condiciones para que surja la EMERGENCIA necesaria en este tiempo para el sistema complejo que es la especie humana. Y esta emergencia alumbrará, sin lugar a dudas, la ciudadanía universal y los derechos jurídicos de nuestra Madre Tierra, Gaia.

Ya existen numerosas experiencias de formas básicas de economía postcapitalista. La vigorosa economía social y solidaria representa en torno al 11% de la economía total en España. Las más de 5.000 monedas sociales existentes tienen comunidades más o menos numerosas de personas que pugnan por vivir de otra forma con otros valores. Existen bancos éticos y un largo etc. La cuestión es si la suma de todas estas experiencias tiene la fuerza para desarrollarse e imponerse. Todo cambio implica una resistencia al mismo de los beneficiarios del status quo, que intentaran desviar las soluciones hacia sus propios intereses. La bifurcación en los sistemas complejos. Ya lo advertía Maquiavelo en El Principe “No hay nada más difícil de emprender, ni más dudoso de hacer triunfar, ni más peligroso de administrar que la elaboración de un nuevo orden.”

Hasta ahora nos han creado las reglas del juego globalizando lo económico y encorsetando la democracia y justicia social en los límites de los Estados-naciones, paralizando la necesaria transformación que viene pugnando desde finales de la década de los sesenta del S. XX. Creemos nuestras propias reglas de juego globalizando lo social y político en un nuevo internacionalismo enfocado al Bien Común de la Humanidad, y vinculemos lo económico a las necesidades sociales de la sociedad que vive sobre un territorio. La geometría fractal de Mandelbrot con las tres dimensiones económica-social-política de abajo hacia arriba, con la necesaria distribución competencial hasta la creación de un Gobierno Mundial con poder de regular las transacciones financieras, luchar eficazmente con el cambio climático, e instaurar el Estado Social de Derecho en el mundo.

Esta transformación social se dará en la forma y en la dirección adecuada para el futuro de la Humanidad si trabajamos simultáneamente en las cuatro dimensiones necesarias: 1) Denuncia basada en el conocimiento de la injusticia social y la inviabilidad de seguir como estamos; 2) Movilización e indignación social; 3) Elaboración de alternativas para producir, distribuir y consumir dentro de una Economía por y para la Vida, la Economía del Bien Común; y 4) La elaboración de leyes y nuevas Constituciones que consoliden jurídicamente el nuevo sistema social emergente con los nuevos valores, motivaciones y objetivos para las personas, organizaciones, empresas y Gobiernos.

Disponemos del conocimiento necesario, desarrollemos la confianza en nosotros mismos y en la Humanidad. Con consciencia y voluntad de hacer el Poder es nuestro.

Fernando Moreno Bernal

Vicepresidente Asociación Andaluza para el Fomento del Bien Común

Cádiz, a 4 de noviembre de 2019

.

.

.

.

.

i Edgar Morin La epistemología de la complejidad https://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/sitios_catedras/electivas/102_infanto_juvenil/material/complejidad_morin.pdf

ii Alejandro Nadal. Mandelbrot, fractales y crisis financieras. La Jornada 20/10/2010 http://www.jornada.unam.mx/2010/10/20/index.php?section=opinion&article=030a1eco

iii Santa Fe Institute. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Santa_Fe_Institute

iv Eugenia Perona. Ciencias de la complejidad ¿La economía del S. XXI?. Universidad Nacional de Córdoba. Argentina. http://www.eco.unc.edu.ar/files/DeptoEconomiayFinanzas/SerieDocumdeTrab/DocN%C2%BA22.pdf

Principales empresas andaluzas por facturación y el problema de la sucursalización

En Andalucía y en particular Cádiz Capital y su provincia tenemos ya crónico el problema del paro. Muchas políticas y planes de empleo se ha puesto históricamente en práctica, mucho ha sido el dinero que ha llegado de la Unión Europea para tal fin. A pesar de ello seguimos con la misma tónica. Las estadísticas de desempleo son tajantes en Andalucía y particularmente en Cádiz. El titular de octubre no puede ser más impactante “Andalucía pierde 77.000 empleos en cuatro meses, el peor dato desde 2012”, con 13.123 cotizantes menos y 4.866parados más”.

Los datos de contratación son elocuentes nueve de cada diez contratos que se firman cada mes en Andalucía son temporales.

Las políticas activas de empleo son uno de los principales instrumentos que usan los gobiernos: Autonómicos, Diputaciones, Cámaras de Comercio, Sindicatos, Fomento de los Ayuntamientos… Cabe preguntarse si los “esfuerzos” de cada una de las instituciones se coordinaran ¿no darían mejores resultados?

Las conocidas como iniciativas de empleo local suelen utilizar la vía de la subvención a empresas que contratan desempleados o la financiación directa de la contratación temporal por parte de los ayuntamientos. Rara vez se publican los resultados de la evaluación y control del gasto. La evaluación de estas políticas públicas debería ser, cada vez más, una exigencia social, además de una necesidad política y de gestión de primera magnitud.

Asociado al empleo quizás tenga que ver cuales son las empresas existentes en Andalucía. Según los datos de Andalucía Económica, y mi elaboración propia, el ranking de facturación en 2018 por provincias de las cinco empresas más importantes son:

Leer artículo completo

Grandes empresas proponen reformar el Capitalismo

Las grandes empresas de los EEUU se encuentran muy cuestionadas por algunos escándalos empresariales, el aumento de beneficios mientras se deterioran los salarios, su responsabilidad en la crisis climática, la captura por los lobbies de congresistas y reguladores o por el creciente poder de las grandes empresas tecnológicas, lo que está provocando un creciente malestar ciudadano hacia un sistema codicioso que se aleja de su promesa de un futuro mejor para la humanidad.

Este malestar se está expresando en nuevas propuestas políticas, como las de los candidatos presidenciales por el Partido Demócrata Bernie Sander y Elisabeth Warren, que cuestionan algunas de las bases del capitalismo de las últimas décadas y exigen a las grandes empresas nuevos compromisos y contribuciones sociales.

Esto para la Economía del Bien Común, es como si el mismo Cristian Felber lo firmara, es una aceptación de que existe un problema, y que las grandes empresas ya al menos son consciente de que la sociedad pide un cambio. Es un paso importante.

Con este escenario la asociación Business Roundtable, un lobby empresarial que agrupa grandes empresas, como Apple, Amazon, Bank of América, BlackRock , Goldman Sachs, IBM, J P Morgan, Exxon, Ford, KPMG, PFIZER, que en su conjunto emplean a más de quince millones de trabajadores, emitió el 19 de agosto una declaración que supone un cambio radical de las motivaciones empresariales de las últimas décadas, dominadas por el único fin de maximizar los beneficios a corto plazo, para incluir también entre sus objetivos el bienestar de los clientes, trabajadores , proveedores, la protección del medio ambiente , en conclusión el apoyo de la sociedad.

En esta situación la prensa americana El Economist publica el veinte y dos de agosto un artículo en el que, tras reconocer que “el capitalismo” no funciona como debiera, opina que esta forma de capitalismo colectivo terminará haciendo más daño que bien por dos razones. Por una parte, porque los dirigentes empresariales no tienen legitimidad social para interpretar los intereses de la sociedad en su conjunto. Y por otro, porque esta forma de capitalismo colectivo es una amenaza para la prosperidad a largo plazo porque frena el cambio, ya que las empresas se encontrarían con restricciones para abandonar producciones obsoletas y reasignar capital y trabajo a nuevas actividades.

Por ello propugna, para que el capitalismo funcione mejor para todos, no hay que limitar la responsabilidad y el dinamismo de las empresas, sino mejorarlos, lo que requiere que los objetivos de las empresas no lo definan sus ejecutivos, sino sus propietarios, que en su mayoría estarán interesado en maximizar el valor de las empresas a largo plazo.

Continua… para ello es recomendable extender la propiedad de las empresas en la sociedad y favorecer la participación de los pequeños accionistas, participes en fondos de inversión y planes de pensiones en las decisiones empresariales en detrimento de los altos ejecutivos y los gestores de fondos.

Es aquí donde difiero yo , los propietarios y capitalistas inversores se sabe lo que pretenden , pero creen ustedes que el conjunto de inversores medianos y pequeños actores estarían dispuesto a renunciar a parte de la obtención de rentabilidad a sus inversiones a cambio de favorecer a la sociedad, ¿ seguro? , seguro que no.

De todas formas es interesante plantear el debate de necesidad de cambio, aunque parece ser que en España la declaración de Business Roundtable ha pasado casi desapercibida, es relevante para todo el mundo que las grandes empresas estadounidenses se hayan incorporado a un debate público alimentado por valores sociales emergentes, como los relacionados con el papel social y laboral de la mujer, la dignidad, el bienestar animal, los hábitos alimentarios o el cambio climático , valores que están cobrando relevancia por la inmediatez en que la reprobación pública , favorecida por las redes sociales, en la reputación de las empresas. Se hace camino al andar.

José Álvarez Portillo

Campo de energía EBC Cádiz

El final del Sistema

La realidad que nos envuelve desde hace años nos genera todo tipo de dudas sobre si lo que está sucediendo es otra crisis más del capitalismo, o si este sistema económico y social ha colapsado y está en desintegración.

Las sociedades han admitido una serie de paradigmas, para bien y para mal, que constituyen una especie de leyes naturales a las que los individuos difícilmente pueden sustraerse: religiosas, culturales, económicas,… El sistema neoliberal actual no es ajeno a ello y desde un principio se ha sustentado en paradigmas (verdades absolutas que no admiten discusión), que ha trasmitido como leyes naturales, y a las que ha dotado de una base científica como son las leyes de Newton.

Como ley natural, nos han inculcado el principio de “no hay otra alternativa”, desarrollando desde Adam Smith comparativas con las leyes newtonianas, como las de: “acción-reacción”, “movimiento continuo de un objeto si no se le opone ninguna fuerza”, etc…, las cuales sirven para justificar como leyes naturales los paradigmas de la “Oferta y la Demanda”, “actividad económica sin fin (crecimiento)”, etc…

Pero aquí surge como mínimo una pregunta, ¿cómo es posible que surjan crisis económicas (mal funcionamiento del sistema), si es una ley natural? En la Física si una ley no da respuesta a un solo acontecimiento, esa ley o deja de ser válida o se genera una nueva que dé respuesta a dichas condiciones particulares (Relatividad,…). ¿Sucede esto con la economía capitalista?, por supuesto que no.

Entremos en detalle analizando diferentes aspectos en los que los paradigmas del sistema neoliberal no dan respuesta, comenzando con un grave error de partida, que es la desconexión de la economía de la naturaleza, contemplando a ésta simplemente como una “externalidad”, lo cual es como mínimo incongruente. Hay numerosos economistas que analizan este aspecto relacionándolo con las leyes de la termodinámica (1ª y 2ª ley): “la energía total del universo es constante, y la entropía total aumenta continuamente”. Esto de forma resumida, nos indica que en los procesos económicos la energía consumida tiene un límite (solo tenemos un planeta), y que en estos movimientos si no hay realimentación negativa (actuaciones externas) vamos directamente hacia el caos.

Sobre el párrafo anterior hay infinidad de escritos que muestran la validez de dichos planteamientos, y dan muestra de la ceguera del sistema actual al respecto. Si analizamos algunos de los paradigmas del sistema capitalista: mercado, competencia,…, todos ellos son los que nos llevarían al éxito del sistema, pero la realidad suele ser otra muy diferente: monopolio-oligopolio, información privilegiada, …, este sistema que durante un tiempo ha servido para realizar grandes cambios sociales, actualmente está caduco y son necesarios nuevos modelos económicos y sociales que pongan su foco en las personas, sujeto principal de la sociedad, respetando sus derechos y aportando unos valores que sean los de la mayoría. Este planteamiento es el que Branko Milanovic entendía como una de las fuerzas benignas que a lo largo de la historia ha permitido reducir la desigualdad con justicia (equidad). La otra -fuerza maligna- nos lleva, por desgracia, al colapso y la destrucción.

Aprendamos de las enseñanzas de Milanovic, y aportemos lo que esté en nuestra mano para la consecución de un nuevo sistema económico y social, en el que la mayoría de las personas tengan cabida, y que dé respuesta a valores como solidaridad, justicia social, participación democrática, sostenibilidad ambiental,…, es nuestra única salida a un mundo sin valores.

J.M.Martín

Ayuntamientos inteligentes, éticos y participativos

Las nuevas Corporaciones locales que surgirán en las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo 2019 supondrá una imprescindible nueva forma de hacer política basada en mayor apertura, transparencia, participación y rendición de cuentas a la ciudadanía.

Imprescindible por que el quehacer diario de estas nuevas Corporaciones Locales viene determinado por el contexto nacional (legalidad vigente), europeo e internacional que vamos a vivir. Y conlleva la necesidad de tener claro los retos y desafíos a los que tendrán que enfrentarse su ciudadanía en este contexto de cambios profundos, inestabilidad, incertidumbres y posible reactivación de la desafección ciudadana. Además de disponer de la metodología y herramientas necesarias para enfrentarse a ellos.

Leer documento completo.